Posteado por: rodrimdq | 17 febrero 2013

Estadías más cortas, menos gastos y una nueva forma de hacer turismo


Un enero que no superó las expectativas y un febrero que sorprendió por la afluencia de visitantes en el fin de semana largo de Carnavales, son algunas de las características principales del balance de la actual temporada de verano en Mar del Plata. El sector gastronómico fue el más castigado.

Contrariamente a lo que se suponía, el mejor fin de semana de la temporada se dio en febrero.

por Marcelo Pasetti

twitter: @marcelopasetti

Cuando culmine febrero y se analice lo sucedido en la temporada estival marplatense -aunque hay buenas expectativas para lo que pueda llegar a suceder en Semana Santa, a fines de marzo- se determinará que hubo entre 4 y 6 por ciento menos de turistas, que se reforzó la masiva llegada de visitantes exclusivamente los fines de semana, que cayó la cantidad de días de permanencia de las familias y que por primera vez un período de febrero -como el que pasó- supera a enero a la hora de contabilizar los arribos. Asimismo, la ocupación hotelera fue casi un 10 por ciento menor que en el verano anterior, mientras que se mantuvieron los distintos niveles de procedencia de los turistas, estableciéndose que sólo el 14 por ciento pertenece a visitantes de otras provincias argentinas -excluida Buenos Aires- siendo de apenas el 1 por ciento el porcentaje correspondiente a extranjeros.

Mientras que en materia de espectáculos, la temporada teatral cerrará con un 20 por ciento menos de entradas vendidas -como lo deslizó el empresario Carlos Rottemberg, un especialista en materia de números-, la gastronomía también mostró un retroceso de casi el 20 por ciento comparado con la temporada pasada.

El 20 por ciento de caída es el guarismo en el que coinciden empresarios teatrales, propietarios de restaurantes, taxistas y concesionarios de balnearios. Sin embargo, hay sectores que no sintieron cambios, e incluso aseguran que tuvieron una temporada mejor que la anterior. Concretamente, es el caso de pizzerías, rotiserías y supermercados y almacenes cercanos a los balnearios y en el microcentro. “La gente cuidó el peso. Comió menos en restaurantes y más en su casa o en la playa”, expresó uno de esos comerciantes. Se vendieron más gaseosas familiares en supermercados y almacenes que el año pasado y menos en restaurantes. También se incrementó la venta de fiambres y pizzas, de acuerdo a un sondeo realizado por LA CAPITAL, lo cual confirma aquello del cuidado del bolsillo por parte de los visitantes.

En este terreno, mientras los taxistas indicaban que realizaron un 20 por ciento menos de viajes que el año pasado, desde la empresa de micros que recorre toda la costa, desde Santa Clara del Mar hasta Playa Serena, se puntualizaba que expendieron la misma cantidad de boletos que el verano anterior.

No obstante, representantes de distintos sectores comerciales admiten que “las recaudaciones fueron similares al año anterior, pero hay que tener en cuenta que la inflación fue de cerca del 25 por ciento. Así, la caída es del 25 por ciento”, coincidieron en expresar.

A la hora de analizar escuetamente lo sucedido, los representantes de distintos sectores turísticos admiten que “cambió la modalidad de hacer turismo en la Argentina por la gran cantidad de feriados y fines de semana largo”, lo cual se reiterará a lo largo del presente año. “Mar del Plata va a volver a explotar en Semana Santa, cuando se junte con el feriado por Malvinas. Va a ser una semana similar a la del verano. Lo puedo firmar”, confió un reconocido empresario inmobiliario.

Mientras algunos aducen que la sorpresiva caída de visitantes en enero fue de la mano del mal tiempo, otros prefieren apuntar a la existencia de otros atractivos turísticos, como el litoral, el sur, e incluso los cruceros, especialmente a Brasil. “Paradójicamente toda la costa sufrió una caída en cuanto al número de turistas. Toda la costa atlántica, Uruguay y hasta Brasil cayeron, lo que no sucedió en otros destinos nacionales, como el sur, e internacionales como Miami, donde el tema del dólar y la utilización de la tarjeta de crédito invitaron a viajar a miles de argentinos estableciéndose seguramente un nuevo récord”, alegó el propietario de una agencia de turismo.

En este sentido, sorprendió un dato conocido hace pocas horas. Los argentinos gastaron en exterior, con tarjeta de crédito, 220 millones de dólares en enero, contra 80 del mismo mes del año anterior. Casi tres veces más. Ni siquiera el recargo del 15 por ciento frenó el repunte (ver aparte). “Paradójicamente, la mayoría de los restaurantes marplatenses no aceptan tarjeta de crédito”, se quejó un representante del directorio del Emtur.

“El buen tiempo trae gente. Cuando ven que se vienen seis o siete días de calor, se sube al auto o al micro y se viene. Febrero es la prueba. Estoy convencido que eso es así”, enfatizó Rottemberg, quien aclara que lejos de quejarse ya hay que trabajar para la próxima temporada y en tal sentido anunció que está en plenas negociaciones para que en diciembre próximo estrenen aquí figuras de la talla de Adrián Suar y Guillermo Francella, Antonio Gasalla o la vuelta de Julio Chávez, quien está haciendo su primera temporada en la ciudad con “La Cabra”.

“Me confirmó este fin de semana lo que vengo diciendo del clima de enero. Apenas dijeron que serían días de playa, explotó toda la costa. En enero fueron sólo 7 días de mar en el mes. Hace años que no ocurría tener una semana de febrero mejor que cualquiera de enero. Se notó en toda la ciudad, en cualquier rubro, y obviamente en los teatros también”, señaló.

En este tema coincide Pablo Fernández, titular del Ente Municipal de Turismo. “En el hecho de las vacaciones cortas o escapadas, el clima tiene una fuerte incidencia porque la gente sabe hoy con anticipación cuáles son las perspectivas climáticas y ello incide a la hora de decidir si tomarse esa escapada en ese momento o postergarla un poco al aguardo de tener una mejor perspectiva climática. Esta fue una de las cosas que más impactaron en la primera quincena de enero”.

Pese a todo, no hay ningún otro centro turístico argentino que se acerque a lo que es Mar del Plata como receptor de turismo. En enero arribaron 1.400.000 turistas. Y el reciente cierre con el fin de semana largo de Carnaval, con 283.560 visitantes, volvió a generar optimismo en los operadores turísticos. “No es casual que cuando la cosa cambia a favor, empiezan a aparecer los proyectos para el año siguiente”, reseñó Rottemberg, para adelantar que “algunas compañías exitosas de Carlos Paz ya están buscando sala para Semana Santa en Mar del Plata. Además se confirma que “La dama de negro” hará el mes de marzo de corrida y que Fátima Florez estará en Semana Santa en el Provincial marca un signo de la mejora de la temporada”.

Diciembre, con dos fines de semana puente

Diciembre tuvo un movimiento turístico marcado especialmente en los fines de semana puente de Navidad y Año Nuevo. Los arribos totales del fin de semana puente del 24 y 25 de diciembre de 2012 (desde el jueves al domingo), fueron de 114.979. Si bien el año anterior no fue fin de semana largo, si se compara hubo un 68,6 por ciento más de turistas que en la Navidad de 2011. La ocupación hotelera global fue del 40,59 por ciento, con un total de 19.367 plazas ocupadas, es decir, un 23,79 por ciento más que el año anterior, según datos extraoficiales a los que pudo acceder LA CAPITAL.

Para Fin de Año, se estableció que los arribos del fin de semana (desde el jueves 27 al domingo 30), fueron de 210.977 personas. Si se compara con el mismo fin de semana del 2001, del miércoles 28 al sábado 31, que es cuando también se dio el mayor flujo de arribos, la diferencia fue de un 9,30 por ciento más de arribos.

“Se refuerza así la tendencia que se viene dando desde hace algunos años de pasar las fiestas en Mar del Plata, ya que el fin de semana anterior se habían registrado 115 mil arribos”, expresó un vocero del Ente Municipal de Turismo. Lo cierto fue que el último diciembre Mar del Plata recibió a 797.665 turistas, contra 821.611 de 2011, casi un 3 por ciento menos.

La caída de enero

Históricamente, enero es el mes con mayúscula de la temporada. En pocos días se concentran los principales recitales, partidos de fútbol, actos políticos y campañas publicitarias y de promoción de las principales empresas argentinas. En el primer mes del año, cualquier marplatense caminando las calles podía determinar qué lejos estaban de cumplirse los optimistas vaticinios de las autoridades del sector turístico locales, provinciales y nacionales, quienes allá por noviembre y diciembre coincidían en señalar que arribarían más visitantes que el verano pasado.

“Veías los restaurantes, las playas y los paseos tradicionales y, salvo algunos fines de semana, especialmente el del sábado 19 de enero cuando jugaron Boca y River, dio el recital gratuito Axel, se hizo la velada de la Sinfónica en Playa Grande y se cerraba la Fiesta de los Pescadores, entre otras cosas, no parecía alta temporada”, señalaron desde la cámara que agrupa a los martilleros locales.

Para el Ente Municipal de Turismo, la baja de visitantes fue de casi el 4 por ciento, lo que no parece coincidir con lo visto a simple vista. Lo cierto fue que durante enero, se registró un total de 1.405.772 arribos, es decir, un 3,97 por ciento menos que el mismo período de 2012. En tanto, sumados los arribos de diciembre 2012 y enero 2013, se llega a un total de 2,203.437 turistas, un 3,59 por ciento menos que la temporada anterior.

En cuanto a los turistas estables, se estima un promedio de 282.874, lo que da un total de 8.769.085 pernoctaciones, es decir, un 10,10 por ciento menos que en enero de 2012.

En tanto, pudo establecerse que respecto a la estadía promedio, se estimó en 6,24 noches, un 6,39 por ciento menos que en 2012.

En cuanto a la ocupación hotelera, fue de un global de 69,56 por ciento, es decir, 1.207.598 pernoctaciones en hoteles, un 9,71 por ciento menos que en 2012.

El gasto promedio fue de 275,98 pesos, en el cual se incluyen las erogaciones relativas a transporte de aproximación, alojamiento, comidas y recreaciones realizadas por los turistas. Si no se cuenta el transporte de aproximación a la ciudad, el gasto asciende a 235,20 pesos. El gasto promedio en 2012 fue de 225,81 pesos, registrándose esta temporada un aumento del 22,22 por ciento.

La caída también se registró en la hotelería. Los hoteles de 5 estrellas tuvieron una ocupación de 66,79 por ciento en enero de 2013 contra 71,92 por ciento de enero de 2012. Los de 4 estrellas, 76,30 por ciento contra 83,21 por ciento del verano anterior, los apart 68,48 por ciento este año contra 73,72 por ciento del año anterior, los de 3 estrellas 73,76 por ciento contra 77,59 por ciento, los de 2 estrellas 68,84 por ciento contra 78,04 por ciento, y los de 1 estrella 56,54 por ciento contra 66,95 por ciento. Asimismo, los hoteles gremiales tuvieron una ocupación del 75,41 por ciento, contra 79,25 por ciento de 2012 y los hostels 66,80 por ciento contra 75,97 por ciento. En todas las categorías se produjeron caídas importantes, salvo en los hoteles de 3 estrellas (4,94 por ciento menos) y los hoteles gremiales (4,84 por ciento menos). En este contexto debe señalarse que Mar del Plata ofreció 56.003 plazas hoteleras en enero, ocupándose, en promedio, por día, 38.955, poco menos que el 70 por ciento.

Asimismo, de acuerdo a estudios realizados, se determinó que la mayor cantidad de turistas arribados a Mar del Plata, el 45,26 lo hizo desde el Gran Buenos Aires, y el 26,01 por ciento de la Capital Federal. El 13,67 por ciento lo hizo del resto de la provincia de Buenos Aires, el 14,03 por ciento del resto del país y un 1,02 por ciento del exterior.

Brillantes carnavales

El fin de semana largo de los Carnavales fue el mejor de la temporada, coinciden en señalar representantes de los distintos sectores turísticos. Los arribos totales del fin de semana largo (desde el jueves al domingo) fueron de 283.560 turistas, es decir, 0,68 por ciento más que en 2012, comparando con el fin de semana largo de Carnaval, del jueves 16 al domingo 19 de febrero de 2012. Febrero así comienza a equiparar y “mejorar” los guarismos finales. En tal sentido, el acumulado del 1 al 10 de febrero de 2013 es de 544.447 turistas, un 20,19 por ciento más que en 2012. Se debe tener en cuenta que por razones de calendario, los datos del año pasado no incluyen los arribos de Carnavales (que fueron en la segunda quincena de febrero). Además, el año pasado hubo un fin de semana largo, el 27 de febrero, que no habrá este año. El pasado fin de semana largo, la ocupación hotelera global fue del 94,61 por ciento, con un promedio diario de plazas ocupadas de 52.984, es decir, un 0,18 por ciento más plazas ocupadas que en los Carnavales del año pasado, siendo un porcentaje superior al fin de semana tope del mes de enero de 2013.

Sin embargo, el fin de semana que estamos transitando marcaría el final de la temporada ya que el 25 de febrero comienzan las clases. De todos modos, todas las miradas apuntan a lo que pueda suceder en Semana Santa. Los últimos días de marzo se unirán con las celebraciones por el aniversario de Malvinas. “Se va a dar una semana prácticamente de inactividad. Son vacaciones extras y ya hay consultas en distintos hoteles de la ciudad para alojarse en esos días”, se indicó.

“El año pasado -comentó Pablo Fernández, titular del Emtur- crecimos en cantidad de ingresos turísticos a Mar del Plata y en los meses donde se creció más fue en los de invierno. Por eso hay que empezar a analizar los guarismos y ver el turismo como un hecho anual, porque seguramente en el futuro esa va a ser la mejor forma de evaluar el resultado turístico de la ciudad”.

Como nunca, se cuidó el bolsillo

Las respuestas son coincidentes. Los turistas cuidaron el peso más que nunca. Y en tal sentido, quienes más sufrieron las consecuencias fueron los restaurantes. “Mucha gente prefirió alquilar la carpa sólo por un par de días, ir una o dos veces al restaurante y optar por un solo teatro. Se cuidó cada peso”, coincidieron en destacar representantes de distintos sectores.

Y en tal sentido, mientras propietarios de algunos restaurantes señalaban que hubo fuertes caídas en las ventas -en muchos de esos lugares inexplicablemente no se aceptan tarjetas de crédito- otros representantes del sector gastronómico planteaban un panorama totalmente opuesto.

“Yo vendí un 30 por ciento más que el año pasado. Un 30 por ciento más de tickets”, sorprendió el propietario de una conocida y tradicional pizzería céntrica, donde, por ejemplo, una tarta de atún cuesta 45 pesos pudiendo comer tres personas.

En una rotisería de la zona de La Perla, frente a los balnearios, conocida por el gran tamaño de sus sándwiches de milanesa, también admitieron los responsables que a la hora del balance cierran con igual y hasta más ventas que el verano pasado. Allí un pollo al spiedo con papas fritas cuesta 70 pesos, una tortilla 20 pesos, 5 pesos la empanada, 30 pesos un sándwich de lomito completo y 40 pesos las rabas. Siempre hay cola. “El sábado con mi esposa comimos una picada con cervezas en un restaurante a cuatro cuadras de acá y gastamos 180 pesos. Con esa plata acá compramos comida para cuatro días”, se sinceró Alberto, un turista de Ramos Mejía.

“La gente comió más que nunca en el departamento, y a la playa se llevó el pan, el fiambre y la gaseosa”, se indicó en otro almacén costero. Y parece ser real.

Una empresa líder, distribuidora de gaseosas de Mar del Plata, vendió este verano un 17 por ciento más de bebidas familiares en supermercados y almacenes. En cambio, tuvo una caída del 3 por ciento en las ventas a restaurantes y bares.

“Se vendió más fiambre y comida rápida. Prepizzas, mozzarella, paleta y queso fueron los productos más vendidos. Más que el año pasado. Cayeron los fiambres más caros, aumentaron las ventas de los más económicos. Febrero nos sorprendió a todos. No esperábamos que se vendiera tanto ya que siempre se apuesta a enero. En dinero facturamos un 5 por ciento más que el año pasado”, graficó el titular de una cadena distribuidora de fiambres de Mar del Plata.

En otro aspecto, otro dato avala el tema del cuidado de cada centavo. Mientras los taxistas dicen que trabajaron un 20 por ciento menos que el año pasado, una de las máximas autoridades de la empresa de transporte que recorre la costa, desde Santa Clara hasta Playa Serena, dijo que vendieron la misma cantidad de boletos que el verano anterior.

 

Fuente: diario la capital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: