Caracteristicas, requisistos del Credito ProCreAr. Programa Credito Argentino, del bicentenario para la vivienda unica y familiar.


Características del programa

  • 100.000 créditos para viviendas (2012-2013)
  • 400.000 personas beneficiadas
  • Sin un tope mínimo de ingresos
  • Personas entre 18 y 65 años
  • Gran impulso al empleo y la producción
  • Plazos de entre 20 y 30 años
  • Montos de hasta $350.000
  • La relación cuota-ingreso puede llegar al 40%
  • Las tasas irán del 2% al 14%, realmente muy bajas
  • Cada línea de crédito fue diseñada para que sea accesible y pueda saldarse en su totalidad
  • Dependiendo de cada línea de crédito, se podrá acceder con o sin terreno previo. El programa aspira a que todos tengan una casa moderna y confortable pensada para ser ampliada en un futuro
  • El Estado aportará 1.820 hectareas de tierras fiscales en todo el país, por lo que se hará un aprovechamiento inteligente de terrenos valiosos del Estado

Líneas de crédito

 Ingresos Familiares Netos Hasta $5.000,- De $5.001 a $10.000,- De $10.001 a $15.000,- De $15.001 a $20.000,- De $20.001 a $30.000,-
Con Terreno Sin Terreno Con Terreno Sin Terreno Con Terreno Sin Terreno Con Terreno Sin Terreno Sin Terreno
Tasa Fija TNA* (5 años) 2,00% 2,00% 7,00% 7,00% 10,00% 10,00% 11,00% 11,00% 14,00%
Tope Tasa Variable TNA* (ajusta por coeficiente de variación salarial a partir del 6° año) 4,00% 4,00% 13,75% 13,75% 15,00% 15,00% 16,00% 16,00% 18,00%
Plazo máximo (años) 30 30 20 20 20 20 20 20 20
Relación cuota ingreso 40,00% 40,00% 40,00% 40,00% 40,00% 40,00% 40,00% 40,00% 40,00%
Monto máximo $200.000,- $200.000,- $350.000,- $350.000,- $350.000,- $350.000,- $350.000,- $350.000,- $350.000,-
Gastos de administración 0,50% 0,50% 2,00% 2,00% 2,00% 2,00% 2,00% 2,00% 2,00%
Costo financiero total (TEA) 2,06% 2,06% 9,64% 9,65% 12,98% 13,00% 14,13% 14,15% 17,65%
Costo financiero total (TNA) 2,04% 2,05% 9,24% 9,25% 12,27% 12,29% 13,29% 13,31% 16,37%
Cuota total inicial para un crédito de $200.000 $749,- $744,- $1.920,- $1.871,- $2.345,- $2.260,- $2.497,- $2.397,- $2.830,-

*TNA: Tasa Nominal Anual

Requisitos y Documentación

Con Terreno

Requisitos generales:

  • Antigüedad laboral mínima: relación de dependencia: 1 año, independientes: 2 años.
  • Podrá sumar ingresos con su cónyuge o conviviente, se consideran salarios netos Salario Neto es aquel que percibe el trabajador efectivamente en mano, es decir, la suma de dinero que regularmente cobra por su trabajo y que resulta del total de sus haberes menos los descuentos de ley que debe retener el empleador (descuentos previsionales, tributarios, seguros, etc.)
  • Relación cuota ingreso de hasta el 40%, se consideran todas las obligaciones que tengan en el sistema financiero.
  • Sin antecedentes negativos en el sistema financiero.

Requisitos mínimos terreno y obra:

  • El valor del proyecto de obra no puede superar 4 veces el valor del terreno.
  • El terreno deberá estar ubicado en zona urbana o semi-urbana consolidada (con infraestructura de servicios y acceso a medios de transporte), sobre calle o camino trazado y con baja probabilidad de inundaciones.
  • El préstamo se otorga en un anticipo al momento de la hipoteca y desembolsos de acuerdo a cronograma de avances de obra que serán verificados por peritos técnicos designados por el Banco Hipotecario.

Documentación

Documentación personal:

  • D.N.I., L.C. o L.E. de los titulares.
  • Comprobante de un servicio a nombre del titular correspondiente al último período facturado.
  • Constancia de CUIL / CUIT.
  • Estado civil:
    • Casado: Libreta de Matrimonio.
    • Divorciado: Sentencia de divorcio.
    • Novios: Certificado de Convivencia o Contrato de alquiler a nombre de ambos titulares.

Documentación justificatoria de ingresos:

Para personas en relación de dependencia:
  • Últimos 6 recibos de sueldo, si los recibos son quincenales deberá presentar los que conforman el mes completo.
  • Certificado de empleo. En papel membretado, con la firma del cargo del firmante, certificada por entidad bancaria y los siguientes datos del empleado: nombre y apellido, tipo y N° de documento, CUIL, fecha de ingreso, cargo y/o función, tipo de contratación, remuneración mensual bruta y neta.
Para personas independientes:
    • Profesional: Matrícula profesional o título habilitante.
    • Comerciante: Habilitación municipal.
      • Comprobante de inicio de actividades frente a AFIP.
Régimen ganancias
      • Última declaración jurada de impuesto a las ganancias y comprobante de pago correspondiente. Si es rectificativa además deberá presentar la original.
Régimen monotributo
    • Comprobante de adhesión al monotributo.
    • Comprobantes de los pagos del monotributo de los últimos 3 meses o declaración y comprobantes de pago de ingresos brutos correspondientes a los últimos 12 meses.

Documentación de terreno y obra a realizar:

  • Fotocopia titulo de propiedad del terreno.
  • Comprobante de impuesto inmobiliario o municipal de la propiedad a tasar donde figure la nomenclatura catastral.
  • Reglamento de copropiedad o plano de subdivisión (solo para PH)
  • Boleta de depósito de los aportes del profesional interviniente que incluye la identificación de la obra.
  • Plano municipal aprobado / visado / registrado o en tramite (en caso de no contar con el plano aprobado al inicio del tramite el mismo deberá adjuntarse para la entrega del primer desembolso del dinero)
  • Planilla de computo y presupuesto (formularios que provee el banco para ser completado por un profesional)
  • Planilla de materiales a utilizar (formularios que provee el banco para ser completado por un profesional)
  • Planilla de cronograma de avance de obra (formularios que provee el banco para ser completado por un profesional)

Sin Terreno

Atención: PARA QUIENES NO TENGAN TERRENO, ES IMPORTANTE QUE LLENES EL FORMULARIO CON TODOS TUS DATOS PARA QUE NOS CONTACTEMOS A LA BREVEDAD Y ASÍ PODER BRINDARTE OPORTUNAMENTE UN TURNO EN EL BANCO HIPOTECARIO. PARA ESTOS CASOS, LOS PROYECTOS DE URBANIZACIÓN A DESARROLLAR, SERÁN COMUNICADOS CASO POR CASO Y LOS TIEMPOS DEPENDERÁN DE CADA PROYECTO EN PARTICULAR.

Para quienes no tienen terreno y califican, la adjudicación se realizará a través de sorteos de la Lotería Nacional. En estos casos, si no tenés terreno, accedés al crédito mediante proyectos de urbanización o a través de proyectos de constructores privados. En estos casos los tiempos dependerán de cada proyecto.

Para ingresos familiares inferiores a $5.000- con empresas constructoras, se desarrollarán obras de construcción de viviendas para acelerar los tiempos de realización, sin perder el objetivo principal de este programa de brindar viviendas moderna y confortable.

Para ingresos familiares superiores a $5.001- en conjunto con empresas constructoras, se propiciarán proyectos en terrenos con mayor valuación y se realizarán complejos urbanísticos. Una vez que se califica para el proyecto, se comenzará a pagar a modo de ahorro previo, durante 12 meses, un equivalente al valor del terreno. Una vez finalizada la obra, se comienza a pagar el crédito hipotecario de la casa. En algunos casos, se desarrollarán obras de mayor envergadura para aquellos que tengan mayores ingresos, a los cuales se les cobrará una tasa mayor, que dará una mayor rentabilidad. De este modo colaborarán con aquellos de menores ingresos.   Solicitar turno en:  https://servicioswww.anses.gov.ar/TurnosBancos.Site/Solicitante.aspx

Fuente: http://www.hipotecario.com.ar/ y Anses.gob.ar

Por qué no hay crédito hipotecario


“El ladrillo es el principal instrumento de ahorro de los hogares en el mundo. Mientras que sólo el decil más rico ahorra en instrumentos financieros, las clases medias acumulan riqueza mediante la compra de vivienda financiada por un préstamo hipotecario” señala el columnista. “Los hogares pobres no son la excepción: si son dueños de la tierra que ocupan, muchas veces acumulan en ladrillos y materiales con los que construyen y amplían”. En la Argentina, el mercado de hipotecas implosiona. Las viejas hipotecas se cancelan sin ser reemplazadas por otras nuevas.

PorEduardo Levy Yeyati Cippec Y Univ. Torcuato Di Tella.

En la Argentina, el mercado de hipotecas implosiona. Pasó de representar el 6% del PBI en 2001 –a expensas de una dolarización artificial inducida por la convertibilidad– a sólo el 1,5% del PBI en 2010. Y aún sigue comprimiéndose, a medida que las viejas hipotecas son canceladas sin ser reemplazadas por otras nuevas.

Este déficit se compensa, en parte, con la proliferación de fideicomisos inmobiliarios al costo (una suerte de plan rombo con el que el ahorrista junta a lo largo de dos a tres años el monto de una vivienda). Pero sólo los hogares con capital propio o con muy altos ingresos pueden acumular todo el valor de una propiedad en un período tan corto.

El resto de la clase media con capacidad de ahorro, desprovista de crédito y de instrumentos alternativos de protección contra la erosión inflacionaria, se ve obligada a “invertir” en bienes durables o en el banco, en ambos casos con rendimientos reales fuertemente negativos. Así, la falta de crédito condena a la clase media al desahorro permanente.

¿Por qué no hay crédito para la vivienda? Por un lado, la ausencia de una unidad de cuenta indexada a la inflación (fruto de la manipulación del IPC) hace que, en un contexto de inflación alta e incierta, los bancos cobren una tasa fija más alta.

Por el otro, bajo el sistema francés de cuota nominal fija, el cociente cuota-salario inicial es muy elevado de modo de compensar la erosión inflacionaria de la cuota fija a lo largo de la vida del préstamo –y excluye, así, a gran parte de la población que, con un crédito mejor proporcionado en el tiempo, tendría la necesaria capacidad de pago.

En principio, la indexación del préstamo a la inflación (mecanismo usual en hipotecas largas en países emergentes y desarrollados) permitiría bajar la tasa de interés y lograr un flujo de pagos más estable en términos de salario.

Sin embargo, el deudor argentino teme tomar deuda indexada por temor a un efecto tipo “circular 1050” que, en este caso, estaría asociado a desfasajes de la inflación por encima del salario. Sea o no fundado este temor, lo cierto es que la escasa demanda de hipotecas indexadas aún en el período previo a la intervención del INDEC sugiere que, para que la indexación solucione el problema hipotecario, es necesario ponerle un techo a la actualización por inflación.

Esta receta sencilla exige dos insumos, en el siguiente orden. Primero, un nuevo índice de inflación creíble que sirva de indexador (requisito de toda política antiinflacionaria bien encaminada). Segundo, un seguro contra la inflación .

¿Cómo funciona este seguro? El deudor hipotecario paga la tasa real negociada con el banco oferente, y su saldo se ajusta por el nuevo IPC. Si la diferencia entre este saldo ajustado y el que surge de ajustar por una inflación tope (determinada al momento de obtener el préstamo) es positiva, el deudor paga hasta el ajuste tope y el seguro paga al banco la diferencia.

Los topes de inflación se establecerían para cada período, en línea con las metas indicativas de inflación anunciadas con antelación por el Banco Central en el marco del programa monetario. Por ejemplo, si se anunciaran metas escalonadas del 15% y el 9% para los primeros dos años y del 5% de ahí en adelante, el préstamo hipotecario ajustaría sólo hasta esas cotas. Así, en el caso de que en el primer año la inflación minorista ascendiera al 20% y excediera las previsiones oficiales, el deudor abonaría el ajuste del 15% y el seguro se haría cargo del 5% restante.

El seguro sería ofrecido por el Gobierno (no por el Banco Central, para no comprometer su patrimonio), se combinaría con una hipoteca estándar otorgada por un banco comercial y sería fácilmente direccionable a grupos sociales y objetivos tradicionalmente desfinanciados, como por ejemplo, la compra de una primera vivienda que no exceda un monto límite.

Este esquema, una variante de un modelo que fue ensayado con éxito en Colombia en la última década y similar al programa Casa Joven propuesto recientemente por Ricardo Alfonsín, ofrece dos ventajas adicionales.

Primero, introduce incentivos para no exceder la meta de inflación, con un costo fiscal muy limitado (cero, en ausencia de sorpresas inflacionarias; de hecho, el seguro no constituye tanto un subsidio como una protección contra el riesgo de una “inflación confiscatoria”).

Segundo, promueve el mercado de préstamos indexados (a un IPC genuino) y facilita la securitización de estas hipotecas y su venta a inversores de largo plazo en el mercado secundario. De este modo, genera un instrumento de ahorro de los que no sobran en el sistema financiero local (particularmente útil para los ahorros previsionales, que hoy se descapitalizan invertidos en papeles públicos y depósitos bancarios con rendimientos reales negativos).

Además, estos nuevos instrumentos indexados podrían sustituir parcialmente la demanda de ladrillo para inversión, fenómeno que ha llevado a que el valor del metro cuadrado aumente más que el salario, encareciendo el acceso.

El ladrillo es más que el emblema de un sector generador de empleo: es el principal instrumento de ahorro de los hogares en todo el mundo. Mientras que sólo el decil más rico ahorra en instrumentos financieros, las clases medias acumulan riqueza mediante la compra de vivienda financiada por un préstamo hipotecario.

Los hogares pobres no son la excepción: aquellos que son dueños de la tierra que ocupan muchas veces acumulan en ladrillos y materiales con los que construyen y amplían su vivienda. Pero el acceso al techo de estos hogares requiere, entre otras cosas, un componente de subsidio mucho mayor al implícito en el seguro de inflación.

En última instancia, desde el punto de vista de la equidad, a la hora de optar por intervenciones públicas en el mercado de crédito, la hipoteca es la fórmula natural para contribuir a que la distribución progresiva del ingreso se convierta en distribución progresiva de la riqueza. El voto ladrillo es siempre preferible al voto LCD

Fuente: ieco.clarin.com

Los primeros créditos hipotecarios se entregarían dentro de un mes


Boudou afirmó que los primeros créditos se estarán empezando a entregar en Julio.

Por:  Inmuebles Clarín

Hace casi una semana fueron lanzados los créditos hipotecarios que presentó el Gobierno Nacional y que serán financiados con dinero de la la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) a través del Banco Hipotecario Nacional. Con una serie de condiciones que apuntan a la captación de la clase media estos créditos exigen que se gane como mínimo $2000 y que la cuota no supere el 40%, entre otras cosas.

El titular de la ANSES Amado Boudou afirmó en el día de hoy que los primeros créditos que serán entregados por el Gobierno demorarán aproximadamente un mes, siempre y cuando esté todo en condiciones, cumplan los requisitos y califiquen, y también confirmó que en dos días ya se habían recibido más de 1.500 solicitudes.

Asimismo El director por el Estado del Banco Hipotecario, Diego Bossio, puntualizó que en los primeros dos días de puesta en marcha de los créditos “ya se hicieron 1.415 solicitudes por 190 millones de pesos, y se iniciaron algunos expedientes”.

Esto muestra a las claras que los créditos quieren abarcar al sector más importante de la sociedad, y que se espera lograr que la clase media acceda a la vivienda, además de hacer crecer al negocio inmobiliario y de la construcción, dos pilares del crecimiento económico.

Fuente: inmuebles Clarin.com

Hipotecarios: el “quién es quién” del mercado y qué líneas de créditos ofrecen los principales bancos


Las entidades suman más propuestas para ganar el interés de los argentinos. Mantienen sus planes a tasa fija y a 20 años y esperan que en el 2011 se reactive la demanda. ¿Cuál es el pago mensual que debe afrontarse por cada $100.000 solicitados? Radiografía del sector

Por Guillermina Fossati MailiProfesional.com<!–Por Guillermina Fossati iProfesional.com–>

Hipotecarios: el "quién es quién" del mercado y qué líneas de créditos ofrecen los principales bancos

El recorrido de los argentinos por los diferentes bancos en busca de un préstamo para la vivienda se transformó en una constante entre todos aquellos que comparten el sueño de mejorar el inmueble en el que viven.

Sus expectativas no cambian con el paso del tiempo, aun en un mercado que presenta grandes dificultades para el acceso a este tipo de créditos y con propiedades cuyos precios continúan en ascenso, en particular en el segmento Premium.

Y hasta resulta curioso el hecho de que tales obstáculos no hagan bajar los brazos a ninguna de las partes. Los particulares siguen efectuando infinidad de consultas, pese a que no puedan avanzar en su concreción. Los bancos multiplican su oferta, lanzando al mercado líneas de financiamiento que -si se considera la inflación actual- resultan más que tentadoras.

Viviendas subsidiadas para trabajadores sindicalizados
En este contexto, la CGT apunta a motorizar el acceso a la vivienda para los trabajadores que estén dentro de convenio.

Y busca hacerlo a partir del mecanismo de fideicomisos, mediante el cual los gremios irán cediendo terrenos de su propiedad y el Banco Nación se ocupará de financiar no sólo a los beneficiarios sino, además, a la empresa constructora (hasta un 65%).

El plan es impulsado en forma conjunta por la Secretaría de Vivienda de la Nación, el Banco Nación y los Sindicatos.

La iniciativa se articula en:

• Un subsidio no reintegrable por parte del Estado del 35% del valor total de la unidad a construir.

• Más un crédito del Nación para financiar el 65% restante, cuyo plazo de cancelación será de 20 años.

Una de las características es que se fija un precio máximo para el metro cuadrado de construcción de 4.000 pesos.

Así, a modo de ejemplo, para el caso de una vivienda de 62 metros -cuyo costo trepa a unos $250.000- por el subsidio del 35% se reduce a unos 162.000 pesos.

El interesado aporta el 10% del valor total ($25.000) y puede cancelar los $137.000 restantes a 20 años. De este modo, la cuota mensual rondará los 1.600 pesos.

La misma será fija durante los tres primeros años y ajustable a partir del cuarto, pero con un tope vinculado a la evolución del salario.

En efecto, para el pago mensual al trabajador no podrá afectársele más de un 30% de su ingreso. Y es ahí donde se activa el tope salarial, es decir, en el caso de que la tasa se incremente más que la evolución de su ingreso.

Para dicho ajuste se considerará la tasa Badlar (la que pagan los bancos por plazos fijos superiores al millón de pesos) más tres puntos. Actualmente la misma se ubica en un 11% anual.

Asimismo, el ingreso para calificar debe promediar los 5.000 pesos.

A través de este programa habitacional se espera construir más de 170 mil casas en todo el país, según afirmó semanas atrás el director del Banco Nación, Fabián Ríos.

Líneas vigentes para la clase media
De acuerdo a un relevamiento realizado por iProfesional.com, el Banco Nación y el Ciudad son las dos entidades que mayor énfasis ponen en estas líneas de préstamos.

El Hipotecario es otro de los que se destaca y que cuenta con dos opciones, una de las cuales reemplaza a la tan exitosa y promocionada oferta lanzada en 2009 de la mano de la ANSES.

A estos bancos, que son los líderes, se suman las opciones que plantean algunos privados, como el BBVA Francés y el Santander, junto a otras entidades también privadas o provinciales que financian a largo plazo, pero con condiciones más duras.

El siguiente cuadro resume las líneas que propone cada entidad:


Tal como puede apreciarse, por cada $100.000 solicitados:

  • A 20 años (Banco Ciudad): el pago mensual asciende a los $1600 (tasa fija).
  • A 20 años (Banco Nación): el valor de cancelación es de unos $1.300 mensuales (tasa combinada).
  • A 10 años (Hipotecario): el pago mensual ronda los $1.800 (tasa fija).
  • A 12 años (Santander): a fin de cada mes deberá cancelarse $1.700 (tasa fija y vivienda permanente).

Banco Ciudad
Cuenta con tres líneas de Hipotecarios destinadas a viviendas.

  1. Ciudad Vivienda: está dirigida a la adquisición, refacción, ampliación y financiación, tanto para vivienda permanente y no permanente, en la Ciudad y provincia de Buenos Aires. Esta opción ofrece tres alternativas de tasas (fija, variable o combinada) y un monto de préstamo elevado, en comparación a los que se ofrecen en  el mercado ($750.000 o algo más de u$s180.000).
  2. Ciudad Vivienda Ahorro: esta línea es exclusiva para la adquisición de vivienda única, familiar y de ocupación permanente. Como requisito, para acceder el solicitante deberá hacer depósitos mensuales en forma previa, con el fin de acumular un monto de dinero, sobre el que obtendrá una tasa de interés similar a la de un plazo fijo. El plazo mínimo es de 15 meses para todos los planes. Hay ocho opciones con período de ahorro, en tanto que el máximo prestable es de unos 200.000 pesos (casi u$s50.000).
  3. Ciudad Social: es la línea más recientemente lanzada por la entidad y está destinada a la adquisición de viviendas o a la compra de terrenos de bajo costo. El objetivo de este plan es llegar a los sectores de menores recursos. Para acceder, el interesado deberá ir acumulando en una cuenta, por el término de seis meses, un valor similar a la cuota futura a pagar y luego conformar un “refuerzo de anticipo”. Estas sumas representan el 20% del valor de la unidad o lote que se desea adquirir. Cumplido estos pasos y aprobados los requisitos, el Banco otorga el 80% restante a un plazo de 12 o 15 años, bonificando los últimos 18 meses, si el particular registra buen cumplimiento. El máximo a prestar es de $100.000 (cais u$s25.000).

Banco Nación
La entidad cuenta con dos líneas activas: “Casa Propia” y “Mi casa”.

  1. Casa Propia: es una línea destinada a la adquisición de vivienda propia única, familiar y de ocupación permanente, o bien para cambiar la propiedad que ya posee el interesado. El monto máximo a otorgar es de $480.000 (u$s120.000) para adquisición y hasta $325.000 (u$s80.000) para el cambio de su unidad actual. En cualquier caso la asistencia crediticia estará limitada a propiedades que no superen los $600.000 (u$s150.000) para la compra. Este monto fue incrementado recientemente debido al alza en los precios de mercado. En este caso, “para un préstamo de $100.000 o u$s25.000, el interesado deberá justificar ingresos por unos 4.500 pesos”, explicaron desde la entidad.
  2. Mi casa: esta línea está destinada a financiar únicamente la adquisición, ampliación, refacción y terminación de vivienda propia, única, familiar y de ocupación permanente. Este préstamo cuenta con un plazo mayor (30 años) y ofrece hasta $360.000 (u$s90.000) para adquisición y $150.000 (u$s37.500) para ampliaciones o refacciones.

Banco Hipotecario
La entidad cuenta con dos líneas: una para aquellos empleados de organizaciones públicas o privadas que acrediten su sueldo en el banco, llamada Plan Sueldo, y otra que es la Línea Tradicional.

  1. Plan Sueldo: apunta a un plazo más corto, ya que sólo se extiende a 10 años. Por cada $100.000 el pago mensual ronda los 2.100 pesos (tasa fija). “Para un crédito destinado a la adquisición de vivienda, a 10 años, el monto prestado va desde los $69.000 -para lo cual el ingreso a demostrar debe ser de $3.000- hasta el monto máximo de $323.000 (u$s80.000), en cuyo caso se debe ganar unos 14.000 pesos aproximadamente”, explicaron desde el Hipotecario.
  2. Línea Tradicional: ofrece la cancelación a 20 años. En este caso, por cada $100.000 la cuota mensual es de uno $1.800. “Para obtener $256.000 para la adquisición, ampliación o refacción de la casa se debe pagar mensualmente poco más de $4.500. El ingreso también deberá ascender a los 14.000 pesos”, agregaron en la entidad.

Otras propuestas
BBVA Francés y Santander son, dentro de las entidades privadas, dos de las más activas.

El perfil del cliente al que apuntan es diferente al tradicional. Es decir, quienes tienen capacidad de ahorro y buen poder adquisitivo.

En promedio, para acceder a un préstamo de $250.000 (u$s62.500), se debe justificar un sueldo de $16.000 a 18.000 por mes.

Tal como explicaron fuentes de la entidad, el nivel de consultas y solicitudes para préstamos orientados a una segunda vivienda es bajo, ya que quienes cuentan con una primera suelen apuntar a la segunda con ahorros propios.

“La línea que recibe más consultas es la destinada a una primera unidad”, explicaron fuentes del Banco Francés.

“Con la tasación en mano de una propiedad valuada en $250.000 (u$s62.500) otorgamos préstamos del orden de los $100.000“, ejemplificaron desde el banco.

En el caso del Santander también cuenta con dos líneas, para la compra de vivienda permanente y no permanente, a 12 años, y con un monto máximo de $750.000 (única propiedad) y de $1.000.000 (segunda unidad).

La visión de directivos y desarrolladores
La falta de financiación hipotecaria accesible se convierte en una traba no sólo para las familias, sino también para los desarrolladores.

Según Jorge González, presidente de la desarrolladora Baressa, “sin crédito es difícil iniciar nuevos proyectos, especialmente cuando son desde pozo”.

Por otro lado, se exigen condiciones que, en la mayoría de los casos, son para edificios terminados y no para obras en desarrollo.

Gustavo Ortolá, miembro del comité ejecutivo de la Asociación Empresarios de la Vivienda, destacó el crecimiento en la compraventa pero, a la vez, hizo referencia a la baja participación de las operaciones apalancadas con préstamos, que en 2010 cayó a sólo el 6 por ciento.

El directivo se refirió puntualmente al grupo conformado por jóvenes profesionales, con o sin hijos, que quieren acceder al financiamiento bancario pero, o bien no califican o deben afrontar un pago mensual demasiado elevado.

“Si este segmento llegara a su primera casa permitiría que se genere un circuito mediante el cual otros propietarios le venderían su unidad y pasarían a una superior. Esa interacción sería clave para darle mayor dinamismo al mercado”, destacó Ortolá.

Desde la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) resaltaron, una vez más, que para abrir la puerta de la clase media se necesitan tasas más bajas, que no superen el 6 % (es decir, un tercio del nivel actual).

De este modo, destacan que por cada $100.000 solicitados el monto de devolución rondaría los $600 mensuales. Y señalan que los ingresos no deberían superar los $6.000 por mes.

Tiempo atrás, esta asociación presentó su propuesta a bancos y al Gobierno, con el objeto de hacer accesible los hipotecarios al sector de ingresos medios.

La iniciativa apunta a que la cuota resulte similar al costo de un alquiler.

La propuesta, elaborada por el experto Daniel Marcú, supone un mecanismo de ajuste de cuotas, de tal forma que las mismas suban por debajo de la variación del índice salarial.

Vale decir que si dicho indicador se incrementara un 20%, el pago mensual lo haría apenas un 15%.

De este modo, se generaría un efecto “licuación” en términos reales ya que, si bien las cancelaciones mensuales resultan más elevadas en términos nominales (y en pesos), disminuyen en proporción al incremento de los ingresos.

El otro pilar de la propuesta es la forma en cómo se fondea este mecanismo.

En este sentido, apunta a la “securitización” o conversión de estas acreencias en títulos comercializables en el mercado de capitales.

La iniciativa, que ya tuvo un guiño de los principales bancos privados, sigue bajo análisis del Banco Central y de la Comisión Nacional de Valores.

El mercado hoy
La realidad de la Argentina hace que muchas entidades prefieran ser cautas en el crédito a largo plazo y opten por canalizar sus esfuerzos en los préstamos al consumo, que actualmente cautivan a la mayoría de los argentinos.

Según Rosendo Fraga, director de Nueva Mayoría, la situación de los interesados es también la que pone límites a la oferta.

“La baja participación del sector bancario en la solución del problema de la vivienda quizás se explique por el hecho de que aproximadamente cuatro de cada cinco personas que sufren déficit habitacional, no cuentan con las condiciones mínimas para acceder a un crédito. Respecto a los dos millones de personas que sí pueden hacerlo, quizás los bancos tengan hoy destinos más rentables para invertir los fondos”, explicó Fraga.

En el banco Hipotecario resaltaron otro aspecto. “Para que el crédito destinado a la vivienda crezca en forma sostenida, es imprescindible el incremento del ahorro a largo plazo en moneda local”, señalaron desde la entidad

fuente: iprofesional.com

Créditos hipotecarios: anunciarán nueva línea a tasa fija y a 12 años de plazo, ciudad de Buenos Aires


Tras el anuncio del Banco Nación, ahora es el turno del Ciudad. En este caso, el atractivo radicará en que la cuota mensual será constante todo el período. Así, las entidades públicas confirman su rol de ser quienes definan el crédito de largo plazo. ¿Cuál será el pago mensual?. Características

 

Créditos hipotecarios: anunciarán nueva línea a tasa fija y a 12 años de plazo <!– ­
–>

  

La oferta de créditos hipotecarios se multiplica. Y por cada nueva línea que anuncian las entidades se genera una “fiebre de consultas”, que no hace más que reafirmar el interés de los argentinos en cambiar su vivienda actual, refaccionarla o adquirir su primer techo. 

<!– 

–>  

Luego, son pocas las operaciones que terminan apalancándose con el dinero aportado por los bancos. Menos de un 10%, sobre el total de transacciones de compraventa.

Sucede que, por un lado, no todos los interesados están en condiciones de calificar, en base a la relación cuota-ingresos declarados. Pero por el otro, aún cumplimentando tal requisito, observan que los pagos mensuales pueden resultar muy costosos y difíciles de afrontar. 

Las entidades saben de esta realidad. Entienden que, si bien hay un mercado cautivo enorme, para capitalizarlo deben afinar el lápiz con los requisitos y con los montos de cancelación mensual. También son conscientes de que el “imán” indiscutido es la tasa fija. 

El primer anuncio de relevancia lo había dado el Banco Hipotecario el año pasado, beneficiado por los fondos aportados por la ANSES. 

Luego las entidades públicas respondieron multiplicando su oferta, es decir, presentando nuevas líneas de créditos. 

Todo indica que éstas serán las que “marquen la cancha” y las condiciones de los préstamos a largo plazo en la Argentina. Sin ir más lejos, ya aglutinan el 60% de los créditos hipotecarios que otorga todo el sistema financiero. 

Banco Nación hizo su parte semanas atrás, al anunciar el plan “Casa Propia”, destinado a financiar la compra de una primera vivienda, de ocupación permanente, que no supere los $450.000 (aproximadamente 116.000 dólares). 

Apenas fue dada a conocer la propuesta, la cantidad de consultas hicieron “explotar” los teléfonos y centros de atención, siendo más de 27.000 las recibidas, en apenas 4 días. 

Uno de sus atractivos radica en que el monto de financiamiento se extiende hasta el 80% del valor del inmueble (Hasta el momento sólo se cubría hasta el 70%), con lo cual, los fondos a aportar por el interesado se reducen al 20%. 

La tasa será fija sólo los 3 primeros años (TNA 12,75%) y variable en los 17 restantes (tasa BADLAR + 4,5%). 

Cabe resaltar que la BADLAR es aquella tasa que pagan los bancos para depósitos superiores al millón de pesos, que actualmente se ubica en valores cercanos al 9%, aunque en años anteriores llegó a estar en el doble o más de ese valor. 

Otro de los atractivos viene dado porque se le fija un tope a la actualización de la cuota, ya que el incremento de ésta no podrá superar el índice de variación de salarios nivel general que publica el INDEC (por ejemplo, el de febrero 2010-2009, último dato disponible, fue del 17 %).  

En caso que el interesado aspire a lograr un crédito de u$s48.000 (80% del valor de una propiedad de u$s60.000) deberá demostrar que sus ingresos superan los 8.000 pesos. 

Si, en cambio, apunta a obtener el monto máximo prestable, u$s92.000 (80% del valor de una unidad de $450.000), en este caso su ingreso deberá estar por encima de los 15.000 pesos. 

A pesar de este limitante, marcado por el elevado nivel exigido, desde la entidad se muestran confiados en concretar entre 15.000 y 20.000 operaciones, en una primera etapa. 

Así, por cada $100.000 solicitados el interesado deberá cancelar mensualmente $1.300 fijos durante los primeros 36 meses, para luego pasar a la modalidad variable. 

Próximo anuncio
Concientes del temor que infunde en la sociedad el tomar deuda de largo plazo a tasa variable, en los próximos días, otra entidad de peso saldrá al ruedo, con una línea de hipotecarios de por sí atractiva. 

Será a tasa fija para todo el período, 12 años, y vendrá de la mano del Banco Ciudad.

Según confirmaron a iProfesional.com, la misma será del 17,5% (TNA) y por cada $100.000 solicitados el interesado deberá pagar por mes $1.700 fijos, de aquí al 2022. 

Vale decir, la cuota es $400 más elevada que en el caso de los tres primeros años del Nación, pero ofrece la tranquilidad de que se mantendrá invariable durante todo el plazo de cancelación, que además es menor. 

“Además del atractivo que de por sí genera la tasa fija, este plazo facilitará el acceso a los mayores de 40 años. Vemos que en muchos casos podrían ser padres que quieren ayudar a sus hijos a comprar su primera vivienda”, comentaron directivos de la entidad que ultiman los detalles para hacer la presentación oficial. 

“También hay gente que, dadas las sucesivas crisis económicas que ha sufrido el país, recién pasados los 40 años tienen la posibilidad de acceder a la vivienda propia y son posibles candidatos a esta línea”, agregaron. 

El por qué de la iniciativa
Desde el Ciudad explicaron a iProfesional.com que esta nueva línea, que será anunciada en los próximos días, busca capitalizar un mercado cautivo muy grande de gente que se muestra interesada en acceder a su primera vivienda. 

Dentro de ese grupo hay mucha gente que cuenta con ahorros y apuntan al ladrillo, en el actual contexto de dólar estancado y de pocas alternativas de inversión. 

Desde el Ciudad observan con suma atención no sólo cómo ha crecido el número de consultas, sino que los otorgamientos, en estos últimos meses,

aumentaron 50 por ciento.

  

  

“En casa matriz se triplicaron las consultas. Esto, sin haber lanzado siquiera la campaña publicitaria de las líneas ya vigentes, “Ciudad Ahorro” y “Ciudad Vivienda”, explicaron fuentes del Ciudad a iProfesional.com.

Ciudad Vivienda
Es una de las opciones que están vigentes en el banco. 

El plan consiste en una tasa fija a 20 años y la cuota a pagar es de $1.600 por cada $100.000 solicitados. 

Como ingrediente se bonifican las últimas 36 cuotas del crédito a aquellos que no hayan registrado atrasos, durante todo el lapso de cancelación. La tasa nominal es del 18% y el costo financiero total del 20 por ciento. 

Y como las “expectativas hipotecarias” son alentadoras de cara al futuro, la entidad buscará ampliar esta propuesta. 

En efecto, además del lanzamiento de la línea 12 años tasa fija, el Ciudad avanzará en mejorar las condiciones de esta línea de crédito. Así: 

  • Aumentará el monto máximo de préstamo de $500.000 a $750.000 para convertirse en la entidad que preste el mayor monto.
  • Elevará la financiación del valor del inmueble del 70% al 75%.

Un aspecto clave de esta línea es que no sólo se otorga a quienes buscan comprar su primera propiedad sino, además, a aquellos que ya cuentan con una vivienda única y quieran adquirir una nueva, o refaccionar la actual. 

Vale decir, aplica para la adquisición, ampliación, refacción y financiación sobre vivienda permanente y no permanente, incluida la compra de unidades usadas

Ciudad Ahorro
Esta otra línea está destinada a la adquisición de vivienda propia, única, familiar y de ocupación permanente

Opera como un sistema de ahorro previo, mediante el cual el interesado va depositando dinero en una cuenta del banco hasta llegar a un determinado monto. 

Cumplimentada esta etapa, se le abre las puertas para hacerse de un préstamo hipotecario, sin tener que demostrar un ingreso mínimo.

En esta línea: 

  • El aporte mensual deberá realizarse durante 15 meses, con opción de extenderlo a 10 más.
  • Si apunta a obtener un crédito de $150.000 el pago mínimo deberá ser de $2.100 mensuales.
  • Si en cambio aspira a hacerse de $250.000 deberá elevar dicho aporte a $3.500.
  • A partir de esto accede a un hipotecario cuyo costo financiero total es del 18% anual y el plazo de cancelación de 20 años, con tasa variable.

Hipotecario
El Hipotecario completa el podio, siendo el tercer banco en otorgamientos. En este caso, cuenta con las ofertas para construcción y compra de vivienda nueva, mientras que se eliminó la línea para financiar la adquisición de una usada. 

En caso de un crédito de u$s50.000 ($195.000) a 240 meses, la cuota es de $2.700 y el ingreso familiar requerido de 6.500 pesos. 

Si el monto se reduce a $100.000 la cuota se achica a un promedio de 1.500 pesos. 

Desde la entidad confirmaron a iProfesional.com que ya se llevan escrituradas más de 3.400 viviendas. 

Otras propuestas
Además de las entidades públicas, los bancos privados también salieron a ofrecer créditos a largo plazo con tasa fija. 

El primero fue el BBVA Francés, con tasa fija a 15 años para la adquisición de primera vivienda. Ofrece hasta $500.000 (CFT 22%), y financiar hasta el 60% del valor de la unidad. 

El Santander también tiene su propuesta, pero limitada a cinco años. El máximo que ofrece es de $300.000 (CFT 18%), y la cuota promedio es de 2.500 pesos. 

Limitante
Más allá del alto interés que los créditos hipotecarios generan en la sociedad, las condiciones de acceso ponen un límite a la demanda. 

Quien tiene interés en embarcarse en un crédito cercano a los u$s50.000 deberá demostrar primero que sus ingresos rondan los $8.000, siendo esto un fuerte condicionante para gran parte de la población. 

En el caso de aquellos que alquilan, las cuotas hipotecarias suelen duplicar al valor de la locación, lo que hace casi imposible que los inquilinos puedan pasar a tener su techo propio. 

Los expertos señalan que la llave para que la clase media pueda acceder a gran escala a los hipotecarios es llegar a prestar a una tasa de entre 5% y 8%. Es decir, la mitad de las ofrecidas actualmente por las entidades públicas. Pero el actual contexto inflacionario lo hace impensable. 

Aun así, se observan nuevas propuestas que intentan ir mejorando las vigentes. Representan un avance y motorizan el interés de los argentinos. Se va por buen camino. Aunque aún falte recorrer un gran trecho. 

Guillermina Fossati
© iProfesional.com 

Acceder a créditos hipotecarios es cada vez más difícil


 Mínimamente se necesita una cuota hipotecaria de entre $3.300 y $4.200.

Por:  Inmuebles Clarín

En la actualidad la posibilidad de comprarse un departamento o una casa es muy remota. Muchas personas que pueden acceder al alquiler de una propiedad quisieran comprarse su vivienda propia, pero la mayoría no puede hacerlo debido a los grandes costos que se deben afrontar.

Para poner un ejemplo tipo, alguien que alquila un departamento de tres ambientes paga alrededor de $1.550 de alquiler, dejándole al propietario del departamento una renta anual del 6%. En cambio si uno desea comprarse un departamento de 3 ambientes deberá desembolsar 80.000 dólares, de los cuales si se pide un crédito deberán ponerse 24.000 en efectivo.

Ese es el primer problema que surge a la hora de comprar un departamento, y luego también se encuentra el inconveniente de hacerle frente a la cuota del crédito hipotecario que en el Banco Ciudad ronda los $3.300 y en el Banco Hipotecario la cuota es cercana a los $4.200, teniendo necesariamente que poseer un ingreso de mínimo $13.000 por grupo familiar.

Según los expertos en inmuebles es muy difícil acceder a la vivienda propia por un lado por la falta de crédito hipotecario accesible al común de la gente, ya que las tasas de interés tendrían que ser de un 8 o un 9% y no de un 19 a 20% que hay hoy en día. Además también está el tema de la inflación que consume más rápido el salario de las personas, aunque señalan que actualmente los precios de los alquileres están amesetados.

fuente: inmuebles clarin.com