TEMPORADA 2013 El cepo al dólar ya apura los precios del próximo verano, el proximo martes 18 de Septiembre se comunicara por el Colegio de Martilleros de Mar del Plata


En la Costa ya hay reservas en inmobiliarias, cuando antes arrancaban en octubre. Y aumentos de al menos el 20%. Esperan recibir a buena parte de los turistas que se iban a Brasil o Punta del Este.

PorGuillermo Villarreal
Mar del Plata. Corresponsal

Es difícil saber si se impondrán mayores restricciones a la compra de moneda extranjera, pero el límite al que llegó en estos días el cepo cambiario bastó para que muchas familias, acortando trayectos y obviamente pensando en pesos, ya tengan resuelto el destino de sus próximas vacaciones. En algunas localidades de la Costa Atlántica se adelantó el período de consultas sobre las tarifas de alquileres: ya están, al menos, un 20% más caros. Y por primera vez se cerraron contratos en septiembre, la mayoría en Pinamar, cuando lo habitual era que eso sucediera a mediados de octubre.

Algunos clientes aventajados que consultan por mail la oferta de las inmobiliarias pinamarenses son los que habitualmente elegían destinos en el exterior, donde las vacaciones, con pesos argentinos serán más caras. Y habrá otras trabas: en Chile por ejemplo, los operadores anunciaron que no recibirán pesos argentinos.

El panorama deparará una demanda mayor en la Costa Atlántica, que recibirá una buena cantidad de aquellos que esta temporada no viajarán a las playas de Brasil, de Uruguay o de Chile, y la perspectiva de una temporada local muy exitosa está latente. Pero también, el temor a que los operadores de turismo equivoquen el número y fijen porcentajes finales de aumentos más altos de los esperados.

Por lo menos un mes antes que otros años, las cámaras empresarias del sector darán a conocer cuadros tarifarios estimativos para la temporada. Los concesionarios de balnearios de Mar del Plata las revelarán hoy: el incremento irá del 17 al 22% de un año a otro. Habrá carpas desde los $ 6.800 a los $ 12.500 por toda la temporada; para enero, algunos balnearios pedirán unos 3 mil la quincena, y por ahora no se sabe cuánto habrá que pagar por un día.

Los agentes inmobiliarios marplatenses también anticiparán sus números, pero por ahora no hay nada oficial. En voz baja, aseguran que remarcarán los alquileres de temporada un 20%, aunque se sabe que a medida que se acerquen los días calientes del verano el número se irá para arriba. “Dependerá del mercado, ahí entra en juego la oferta y la demanda”, sostienen.

“Vamos a buscar que sea un poco menos de lo que la gente tuvo de aumento de sueldo en el año, así pagará lo mismo que el año anterior”, dijo sin especificar cifras el presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, Miguel Angel Donsini.

También está el temor de los propietarios a alquilar ya y perder dinero. “Algunos todavía no dicen cuánto pretenden aumentar. Es que por la inflación, prefieren esperar un poco más”, explicó un operador de la calle Rodríguez Peña, en Playa Grande.

En Pinamar el cuadro es diferente. Parece ser el destino elegido por los que este año no saldrán del país. “Le alquilamos a clientes de todos los años, y por las dificultades para conseguir dólares también a gente que veraneaba en Punta del Este”, reconoció Walter, ejecutivo de cuentas del estudio inmobiliario Albanese. “Nunca había pasado, hace siete años que trabajo en esto: tenemos consultas desde junio y ya hicimos algunos contratos”, contó. El promedio de los aumentos es del 20% ciento, pero “hay pedidos puntuales del 30%”, dijo. En su sitio de Internet, algunos precios están publicados: por un departamento de 60 metros cuadrados, cerca de la playa, para la segunda quincena de enero, piden 7 mil pesos, y por un chalé de 150 metros cubiertos, 19 mil pesos por el mismo período. Balmoral Propiedades también publica tarifas: 50 mil pesos por enero en un lujoso chalé de tres dormitorios.

“Ya tenemos alquileres concretados. La mayoría de los propietarios aceptó un 15% de aumento, pero hay quienes pretenden un 25%. Esto no se nota tanto en el alquiler de un departamento, sino en una casa de 100 mil pesos. En dólares, obviamente, no tenemos nada publicado”, explicaron desde Balmoral.

No sólo Brasil y Uruguay pueden verse perjudicados el próximo verano por el cepo al dólar. En la región central de Chile, el turismo argentino significa el 38% de la ocupación del verano. Cada año se forman largas colas y esperas de hasta nueve horas en el cruce de Los Libertadores, entre Mendoza y la ciudad chilena de Los Andes, hacia las playas del Pacífico. Esta temporada es aún una incógnita.

Los mendocinos, que en su mayoría optan por las playas chilenas por la cercanía (350 kilómetros) y por los menores costos, están consultando precios y reciben la confirmación de que no se recibirán pesos argentinos ni tarjetas para pagar los alquileres. “Sólo dólares y en pesos chilenos”, informan desde las inmobiliarias trasandinas, y los que, presos del cepo cambiario, lleven pesos argentinos y quieran cambiarlos, recibirán al menos un 30 por ciento menos que la cotización oficial. Lo que no se altera son los valores de los alquileres, ya que Chile no ha tenido inflación.

Un departamento en Reñaca (Viña del Mar), de dos dormitorios, cocina, comedor y un baño costará $ 50.000 chilenos por día, –U$S 100–, igual que en enero de 2012. Sin embargo, en los hechos, su precio será más caro debido a la caída del peso argentino.

 

Colaboró: Roxana Badaloni

Mar del Plata tiene un 80 por ciento de reservas


El fin de semana largo se siente en La Feliz. Los precios de los departamentos para el verano.

Las reservas hoteleras para el fin de semana largo que ya se inició alcanzan el 80 por ciento en Mar del Plata, informaron fuentes de esos sectores turísticos.La gerente de la Asociación Gastronómica Hotelera Silvia Cerchiara dijo que “según nuestro sondeo y hasta el momento la ocupación hotelera supera el 80% y puede que entre hoy y mañana (por este jueves y viernes) se incremente aún más” y pronosticó “un fin de semana largo muy bueno”.

Cerchiara señaló que “esta es la época del año en que todos los alojamientos empiezan a funcionar muy bien”, y manifestó que “la reserva en los hoteles de 5 estrellas supera el 90%; los de 4 y 3 estrellas promedian el 70% y los gremiales y los de 2 estrellas rondan el 40%”.

“La gente ya no llega tanto por demanda espontánea porque usan mucho el correo electrónico para reservar y garantizarse una plaza”, explicó la empresaria.

En tanto, el presidente del Colegio de Martilleros, Miguel Ángel Donsini, informó que el nivel del alquiler de casas y departamentos “llegan al 40% y esperamos de aquí a fin de año llegar a un 70% de operaciones de alquiler para enero”.

Para Donsini, esa cifra “es posible porque las consultas son importantes y de hecho las inmobiliarias trabajan bastante vía mail, y durante el fin de semana de fines de noviembre muchas personas se llevaron para analizar informes de alquiler”.

Precios

En Mar del Plata hay unas 50.000 propiedades disponibles para alquilar durante el verano, cuyo precio para un monoambiente es de entre $ 1.500 y $ 3.000 por una quincena, entre $ 2.000 y $ 4.000 para un departamento de 2 ambientes y entre $ 3.000 y $ 9.000 para uno de tres ambientes.

Donsini explicó que “no haber alterado los valores de las propiedades respecto de la temporada anterior habilitó a que muchas familiares vuelvan a elegir a Mar del Plata como destino accesible, recreativo y para todas las edades y bolsillos”.

Por su parte, el operador de la terminal de ómnibus Daniel Tornaroli, de la empresa El Cóndor, informó que “tuvimos que agregar 50 servicios adicionales a los más de 30 que cubren habitualmente el tramo comprendido entre Buenos Aires y Mar del Plata”, y señaló que la mayor afluencia se dio “durante la madrugada”.

En tanto, desde La Plata “vendrán 17 unidades, 10 de los servicios regulares y 7 añadidas en respuesta a la mayor demanda”.

En comparación a lo sucedido en el marco del feriado correspondiente al Día de la Soberanía, en noviembre último, Tornaroli aseguró que “este será mucho mejor, por lo menos así lo vaticinan las reservas que, en nuestro rubro, han sido superiores en un 25 por ciento”.

Remarcó que “lo más interesante es que muchos de los que arriban ya se quedarán en la ciudad para comenzar a disfrutar de sus vacaciones”.

 

Fuente: http://www.noticiasnet.com.ar

El auge inmobiliario argentino terminó, para no bajar los precios?


Sanz y Ordoqui
inmobiliaria mar del plata

by Contando Estrelas

Terminó el boom inmobiliario argentino, ¿por qué no bajan los precios? 04 de mayo 2009 En enero de 2006 decidí buscar una vivienda para adquirir. No contaba con mucho dinero ahorrado, y ni siquiera tenía aún la aprobación de un crédito bancario para tal aventura. Créanme que la búsqueda se transformó realmente en una aventura, ya que mientras me encontraba en proceso de investigación (una búsqueda que duró más de seis meses viendo más de cien casas), los precios de las mismas aumentaban sin pausa.

Por suerte, en julio de este año pude encontrar la casa adecuada y luego de poco más de tres meses, en el mes de noviembre había finalizado con la aprobación del crédito bancario y cerrado la compra. Estaba convencido de que los precios de las viviendas seguirían con su fuerte tendencia ascendente no sólo por el contexto inflacionario que vivía Argentina, sino por la fuerte demanda que observaba el sector, y no me equivoqué. Hoy la vivienda que adquirí se encuentra en un valor de casi 2,5 veces lo que pagué.

Después de la crisis que decretara el final del modelo de convertibilidad en Argentina, el sector inmobiliario argentino experimentó un boom que claramente finalizó hace algunos meses atrás. Este sector fue uno de los primeros que se recuperó tras la crisis de 2002 y su lógica, entre otros motivos, estuvo determinada por las consecuencias de lo que se conoció como el “corralón financiero” que limitaba los retiros de depósitos del sistema financiero local. Hoy el mercado inmobiliario argentino, la realidad parece ser totalmente diferente, en parte por los efectos de la crisis externa (si bien en Argentina el tema de la crisis subprime no estuvo presente, si los efectos sobre la economía real del deterioro global se están haciendo sentir), pero también, por la incertidumbre interna que vive la economía y que está provocando que los argentinos prefieran refugiarse en el dólar antes que los ladrillos. Según “Diario Hoy” dos de las causas principales que han provocado el derrumbe inmobiliario es el miedo que provoca la crisis económica, y los discursos políticos apocalípticos-como el de Néstor Kirchner, ex presidente argentino que sigue operando políticamente. El gobierno ha hecho su parte al añadir incertidumbre al contexto económico, al afirmar que si sale derrotado en las elecciones legislativas, lo que viene para el país no es más que el caos. Los números del mercado inmobiliario en la mayor parte de los principales centros urbanos del país hablan por sí solos. Según un informe del Colegio de Escribanos Buenos Aires, durante el primer trimestre de este año el movimiento de compra-venta de inmuebles en la provincia de Buenos Aires cayó un 49%. En la Capital Federal, las ventas de inmuebles se desplomaron un 53,5% (aunque según afirman los especialistas del sector, en marzo se comenzó a observar una cierta recuperación), alcanzando su menor nivel desde el mes de febrero de 2002. En la ciudad de Mar del Plata, la caída en las ventas fue del 41,7% al final del primer trimestre del año. Lo que puede resultar extraño en la situación del mercado inmobiliario, es que mientras la demanda se retrae, los precios no muestran un comportamiento hacia la baja. Esta situación tiene una explicación y se vincula al contexto: con la gran incertidumbre que se vive en la economía local, vender un inmueble sin tener un destino claro para el dinero derivado de esta operación, aparece como una apuesta altamente arriesgada que sólo están dispuestos a aceptar aquellos que se encuentran en una situación de necesidad. Un claro reflejo de lo que ocurre en el sector inmobiliario lo ofrece el sector de la construcción que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en el mes de marzo volvieron a contraer un 2,4% en su indicador desestacionalizado, manteniendo las expectativas hacia la baja para los próximos meses. Lamentablemente, siempre que uno hace referencia al Indec, en el último tiempo debe hablar de dudas en la calidad de la información. Y este no es el caso ya que desde el sector privado se sostiene que la contracción del sector es mayor y llega al 17,8% en términos interanuales (según el índice Construya, elaborado por 12 compañías líderes del sector).

Los empresarios inmobiliarios, aún están esperando ver al menos un solo dólar proveniente del plan de blanqueo de capitales lanzado por el gobierno argentino. Esto lo afirma el propio titular de la Cámara Argentina Inmobiliaria, Néstor Walenten quien aseguró que desde que entró en vigencia la normativa de blanqueo de capitales, las operaciones realizadas con fondos provenientes desde el extranjero fueron “casi nulo”.

Realmente suena hasta risueño pensar que un plan así pudiera lograr algún tipo de resultados ya que: a quien se le ocurriría llevar los capitales a la argentina en este contexto tan volátil e incierto provocado principalmente por la ceguera en la conducción de la política económica? La realidad muestra que los dólares siguen saliendo del país sin intenciones de volver (al menos por un largo período).

Los problemas en el mercado inmobiliario local responden a varios factores, uno de ellos es la falta de financiación. La falta de crédito hipotecario ha sido un problema constante en el mercado inmobiliario y se agravó en este momento de crisis. Creo que soy uno de los pocos afortunados en haber accedido a la financiación bancaria. Los bancos no quieren otorgar préstamos hipotecarios, pero tampoco pretenden demandar las familias. La falta de crédito hipotecario será un problema que se notará con mayor nitidez cuando surjan signos de recuperación en el sector. La debilidad de la demanda del sector, se profundiza por la decisión de aquellos que cuentan con unos ahorros de mirar hacia el dólar. Es que la altísima probabilidad de que la moneda estadounidense continúe con su tendencia alcista hace que muchos ahorradores se vuelquen hacia esta moneda ya que en episodios anteriores fue un muy buen refugio para los ahorros de los argentinos. El mercado inmobiliario en Argentina está atravesando un período de depresión, que se mantendrá sin dudas al menos hasta que transcurran las elecciones legislativas y se vaya aclarando el contexto local (ello a pesar de que se mencionen signos de recuperación en el último mes). Pero esto no asegurará que se podrá divisar una recuperación a posteriori, sino que habrá que esperar también a cómo evolucione la crisis de la economía global. Puede hacer algo el gobierno para ayudar a recuperar el sector? Claramente sí, y eso que puede hacer es buscar ofrecer estabilidad y predictibilidad al contexto económico local. Hay todavía una importante demanda potencial en el sector que está a la espera de saber qué puede llegar a pasar con la economía argentina y principalmente con sus propias finanzas.

Fuente: http://www.pysnnoticias.com/

Aumentos en las propiedades: Almagro ya es más caro que Miami


5 JUN 2011 00:55h

UN MERCADO SOSTENIDO POR INVERSORES

Aseguran que los precios no bajarán mientras las materias primas sigan en alza.

PorNatalia Muscatelli
nmuscatelli@clarin.com

En Palermo Soho, hay un edificio terminado, a US$ 1.950 el metro cuadrado, que no puede ser vendido. Al lado, hay otro proyecto inmobiliario que se está comercializando “desde el pozo” a razón de US$ 2.300 que está prácticamente comercializado.

¿Cuál es la lógica del mercado inmobiliario hoy? En el segundo caso, “la gente compra en cuotas, con la expectativa de ganarle a la inflación y de que esa propiedad siga subiendo”, explican los empresarios del sector. Sin embargo, los precios de los inmuebles hoy están tocando un techo histórico.

Barrios como Almagro, por ejemplo, tiene propiedades más caras que algunas zonas de Miami.

Y hay otros lugares de Buenos Aires tan costosos como Manhattan o como Madrid.

“El punto es: si cada vez menos gente puede comprar una vivienda, ¿por qué los precios siguen subiendo? ¿Qué posibilidades hay de que se esté conformando una burbuja que estalle ante un cambio del escenario económico?, es la pregunta del millón.

En este sentido, la primera advertencia la hizo, hace poco, el Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando señaló que “el mercado inmobiliario en América del Sur está sufriendo un peligroso recalentamiento ”.

En el caso de la Argentina, el peligro no vendría, sin dudas, por el lado del nivel de endeudamiento que es muy bajo: apenas el 6% de las operaciones se hace con créditos hipotecarios. Sin embargo, el organismo advirtió que “el alto precio de los commodities está derivando en una compra excesiva de propiedades que no se podrá sostener una vez que el ciclo de los granos empiece a declinar”.

Al respecto, las opiniones difieren: “ Los precios no van a bajar.

Es más, van a seguir subiendo porque el país va a seguir creciendo apalancado por la soja y el resto de los commodities ”, explica Damián Tabakman, analista del mercado. Y agrega que “la vocación de los inversores por salir de los activos financieros para refugiarse en aquellos ‘reales’ como los ladrillos, es muy fuerte”. De todas maneras “es cierto que los precios en el mercado local están insólitamente caros y que, mientras en Estados Unidos o en Europa siguen bajando, acá siguen subiendo ”, aclara.

En España, los valores se desplomaron un 25% debido a la crisis y en Estados Unidos, hay propiedades que bajaron entre 50 y 80% agrega Germán Gomez Picasso, analista de Reporte Inmobiliario.

Los precios más atractivos en plazas como Miami, especialmente en las unidades a estrenar, están atrayendo a inversores locales. “Hay un flujo interesante de argentinos que no quieren estar líquidos y aprovechan los precios en Estados Unidos que están, en algunos casos, por debajo del costo”, dice Sergio Soldati, dueño de la inmobiliaria que comercializa propiedades en el exterior.

De todas maneras, según Daniel Obetko, director comercial de la misma inmobiliaria, “hay inmuebles en Buenos Aires que están sobrevaluados” pero se trata de las unidades más caras del mercado. El resto, “no está insólitamente caro”, insiste.

“Sólo es probable que los precios encuentren un techo o se ameseten”, por ejemplo, tras las elecciones . Sin embargo, este modelo que, según el FMI estaría en riesgo, “no se va a agotar por ahora”, según el empresario.

“Estamos viviendo un proceso de revalorización de lo que la Argentina produce y quienes tienen excedentes para comprar propiedades, por ejemplo, la gente del campo, está comprando afuera y también en el mercado local. “Porque, en definitiva, y sobre todo después de la crisis bancaria del 2001, la gente sigue pensando que el ladrillo es la mejor forma de preservar su capital”, opinó.

fuente: Clarin.com

Mar del Plata, con sol de verano Ayer, con 25°, muchos se metieron en el mar. Para hoy se esperan lluvias.


Mar del Plata, con sol de verano Ayer, con 25°, muchos se metieron en el mar. Para hoy se esperan lluvias.

21/11/10

Ayer, con 25°, muchos se metieron en el mar. Para hoy se esperan lluvias.

PorGuillermo Villarreal
Mar Del Plata. Corresponsal

Ocurrió lo inesperado en Mar del Plata. Nadie auguró semejante afluencia de público, con tránsito intenso en las rutas de acceso y hoteles completos, y tampoco se esperaba un día como el de ayer, sin una nube y viento suave del norte con una máxima de 25 grados. Aunque para hoy, el pronóstico anuncia lluvias y tormentas. El último fin de semana largo del año dejó conformes a locales y visitantes, y aquí los resultados ya se leen como una proyección de lo que puede ocurrir este verano.

Por lo pronto, la postal de la costa ayer fue como si se tratara de uno de esos días calientes. Estacionamientos completos y pocos lugares para estacionar en las calles, grupos andando con reposeras bajo el brazo y bolsos playeros hacia la costa y el refrescante e inevitable baño en el mar.

A las cuatro de la tarde, por el puesto de la Policía Vial en la autovía 2, todavía continuaban ingresando vehículos a ritmo sostenido. Luego, aunque más pausado, siguieron llegando turistas. “Ahora está más calmado, pero siguen los ingresos. El pico se dio al mediodía”, contó una agente del puesto caminero. Esta vez no se contabilizaron ingresos por minuto, pero un dato del peaje da la pauta del entusiasmo con el que se emprendió viaje hacia Mar del Plata: sólo entre las 8 y las 10 de la mañana, habían cruzado poco más de 4.700 vehículos por Samborombón. Entre ellos micros, y todos con pasaje completo.

Las empresas de ómnibus de larga distancia agregaron servicios adicionales a medida que la demanda crecía. Empresas que habitualmente trabajan con 20 servicios diarios, lo hicieron con 32 ayer y el viernes. Igual que en verano, quien no se anticipó y no compró el ticket para el regreso, tendrá dificultades. En las boleterías de la nueva terminal de San Juan y Luro informaron ayer que ya venden pasajes para volver el martes, como en Tony Tur.

A media tarde, cuando la temperatura bajó (no mucho: a las 19 hacía 21 grados), la gente pobló el centro y las inmobiliarias. “Pero yo tuve gente en la oficina todo el día, consultando, queriendo ver propiedades”, contó un martillero de la calle Corrientes. El presidente de los agentes inmobiliarios, Miguel Donsini, estimó “sin contar lo que ocurra de aquí al martes”, que “ya hay un 40 por ciento de reservas de alquileres de temporada”. Mar del Plata cuenta con unas 50 mil propiedades que se alquilan en verano, con unas 325 camas.

Las plazas de los hoteles de mayor categoría fueron las primeras en completarse ayer. Los operadores entendían que el 90 por ciento de las casi 56 mil camas se vendieron este fin de semana. “Fue creciendo el interés en la semana y hoy el hotel está completo”, comentaron en la conserjería del Hotel Presidente. La misma respuesta daban ayer en los hoteles de 3, 4 y 5 estrellas.

El primer fin de semana largo por el feriado del Día de la Soberanía, y el último del año, rompió todos los pronósticos. Hasta el del servicio meteorológico, que para ayer anunciaba chaparrones y tormentas.

fuente: clarin.com

Alquileres de 24 meses: se toman señas y reservas, la oferta de alquileres crecieron un 30%.


ALQUILERES www.alquiler24meses.com.ar

Se toman señas y reservas

// 13.06.2010 | Los alquileres crecieron un 30% en lo que va del año. Los precios se mantienen estables, por las mejoras en la relación a la oferta y la demanda. Más propietarios están decidiendo al alquiler volcar propiedades que antes eran exclusivamente para la venta; ahora escuchan propuestas de locación.

La importante cantidad de propiedades terminadas que se vuelcan al mercado de locaciones mejoró la relación entre oferta y demanda. Esto permitió que los valores obtenidos se mantuvieran relativamente estables con respecto al año anterior.
Algunos inquilinos se dan el lujo de “estrenar” unidades habitacionales. Sin embargo, esto también hace que los precios queden altos para algunas familias. Un inconveniente al que se enfrenta el sector es la falta de garantías sólidas. A pesar de todo, las inmobiliarias coinciden en que se vive un “buen año” en materia de negocios de alquileres.
En el mes de mayo se registró un 30% más de alquileres para viviendas, lo que sostiene una de las patas del negocio de las inmobiliarias en la ciudad. El mismo porcentaje se registra en el período enero-mayo, siempre en comparación con los mismos periodos del año 2009.

Precios estables

Algunos dividen las aguas como “muy bueno para los inquilinos” y “bueno para las inmobiliarias y los propietarios”. La explicación se basa en la cuestión de precios: “este año los valores se incrementaron a razón del 15% al 20%, y el año pasado subían del 20% al 30%”, dijo el martillero Diego del Valle. Por su parte, Alejandro Acámpora explicó que “en términos generales, la situación anda bien, aunque todavía la oferta no alcanza a cubrir la demanda”.
Una característica que ambos notan es que entre este año y el anterior “se incrementó la cantidad de viviendas ofrecidas en alquiler, la gente está volviendo a ofrecer sus inmuebles para este tipo de servicio”.
Esto hizo, sin dudas, “que los valores obtenidos se mantengan estables en comparación con lo que se venía negociando”, según enfatizó el martillero Diego del Valle.

Dinámica comercial

Consultados los dos profesionales acerca de cómo observan la dinámica del sector en lo que va del año, ambos arrojaron impresiones positivas.
Del Valle hizo una aclaración: “es bueno porque tenemos una demanda muy sostenida y siempre en crecimiento”. Y agregó: “un elemento que venimos siguiendo de cerca tiene que ver con el boom de la construcción; a raíz de la cantidad de edificios en construcción, todos los meses hay nuevas unidades que se suman a la oferta, ingresando al circuito de la locación”.
Por su parte, Acámpora también se mostró optimista en la reflexión acerca de la evolución del negocio inmobiliario de alquiler, pero tuvo sus reparos en un tema clave como las garantías: “así como en el caso de las ventas no contamos con una poderosa herramienta de créditos hipotecarios accesibles, en alquileres a muchísima gente le cuesta conseguir una garantía sólida”.
Un aspecto favorable que entrega el nuevo escenario marplatense es que, en muchos casos, los inquilinos se encuentran ante la inmejorable oportunidad de estrenar una propiedad, merced a la importante aparición de nuevos departamentos o casas que se construyen “como inversión”.
Del Valle opinó que “sin dudas, esto es mejorar la calidad de vida”. Además indicó que “el inquilino, actualmente, tiene muchas opciones, lo que le permite la discusión en toda negociación siempre con criterio”.

Entre oferta y demanda

En cuanto a la relación oferta y demanda, consultamos a ambos profesionales de la ciudad acerca de la evolución del mercado de alquileres en los últimos meses.
En síntesis, puede concluirse que hay mayor oferta en relación al 2009, ya que casi todo lo que se ha construido y se está construyendo va destinado, en gran parte, a la oferta de locaciones. Por una cuestión lógica de la economía, este crecimiento en la oferta, acompañado por más calidad de construcción, permite una cierta estabilidad en los valores de alquiler. Como se sabe, en el caso de los alquileres los valores siempre van muy relacionados con la solución de la ecuación importante “oferta y demanda”.
El contexto de los últimos meses ha obligado a muchos propietarios, que tenían sus inmuebles sólo para la venta, a escuchar ofertas de locación. Frente a esta coyuntura, el mercado ha respondido de manera interesante, con una demanda constante. Tanto Acámpora como Del Valle resaltaron lo que inevitablemente se advierte: “en Mar del Plata, mucha gente invierte en inmuebles para destinarlos a renta”.
En cuanto a lo que busca el mercado, hay similitud en las opiniones generalizadas de las inmobiliarias locales. Carlos Bañón, martillero de nuestra ciudad, también advirtió que “se buscan muchas propiedades pequeñas o de hasta tres ambientes”, pero agregó que “es difícil conseguir inmuebles con tres habitaciones”. Es que la demanda del mercado parece estar situada en propiedades pequeñas pero con cierta comodidad y funcionalidad, como el garage o el patio.
Evidentemente, también hay una explicación alrededor del público que busca estas comodidades, pues se marcan perfiles muy claros. Por un lado, la individualidad, en los casos de aquellas personas que se independizan de sus padres, los que rompen sus vínculos conyugales y los adultos mayores que dejan la casa y van en búsqueda de la seguridad de un departamento. Por otro lado, el grupo familiar que inicia su tránsito, el que tiene uno o dos hijos y busca mejor calidad de vida, sobre todo pensando en niños pequeños.

Contrastes

Mientras en Mar del Plata las ventas de materiales de construcción se mantienen firmes en lo que va del año, en el resto del país los datos de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland muestran una segunda caída mensual consecutiva.
En los corralones de la ciudad, coinciden en que están trabajando bien, a pesar de que saben que mayo y junio son meses de repliegue. En el resto del país, las ventas bajaron con respecto a abril, pero siguen recuperándose en la comparación interanual.
Según testimonios recogidos entre las empresas locales, las ventas son coincidentes con los niveles de construcción que registra nuestra ciudad. Quizás por eso aquí no se noten tan claramente las disminuciones que se observan en otras partes del país.
A priori, y según los testimonios de dos especialistas en la materia, las operaciones locales se mantuvieron estables. Al respecto, Pedro Rizzo, titular de la empresa Rizzo Revestimientos, dijo que “el mes (mayo) cerró bien, siempre con buena afluencia de público y precios accesibles para que los clientes puedan elegir y llevar de todo”. Por su parte, Juan José Anastasía, del corralón A Tu Casa, explicó que “las ventas van mejorando paulatinamente y eso es un aspecto positivo, para que la actividad mantenga niveles aceptables de operaciones”.
Pero en el contexto nacional las ventas de cemento anotaron su segunda baja mensual consecutiva, ya que las fábricas despacharon 797.176 toneladas en mayo, lo que representó una baja mensual de 6,2% y, al mismo tiempo, una suba interanual de 8,0%.
Según datos de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP), los despachos totalizaron 771.257 toneladas destinadas al consumo interno, 5,9% menos que en abril pero un 6,0% arriba de las colocaciones de mayo de 2009. En abril, los despachos totales de cemento habían bajado un 5,5% respecto del mes previo.
De esta manera, en los primeros cinco meses de 2010 los despachos de cemento sumaron 4.025.844 toneladas, 7,9% más que en el mismo lapso de 2009; mientras el consumo doméstico evidenció una suba de 6,55%, hasta 3.887.105 toneladas.
A lo largo del año pasado los despachos totales de cemento bajaron 4,15%, a 9.449.176 toneladas, producto del impacto de la crisis global. Para este año, AFCP proyecta colocar 9.836.000 de toneladas.

Matías Frati por

Fuente: noticiasyprotagonistas.com

Consejos básicos para invertir en inmuebles


www.sanzyordoqui.com.ar

Terminó la ola de las oportunidades fáciles, pero los precios no bajan

Florencia Donovan
LA NACION

Los inmuebles son, desde hace tiempo, una de las reservas de valor más elegidas por los argentinos. La prueba está en que, si bien en 2009 la compraventa de departamentos sufrió una leve desaceleración, en ningún momento aflojaron los precios. Y, según coinciden los expertos, difícil será que la tendencia se revierta.

José Rozados, director de Reporte Inmobiliario, explica que se debe a que la mayoría de quienes compran sin crédito en la Capital Federal lo hacen como resguardo de valor, para obtener una renta con el alquiler, por lo que no tienen una “necesidad imperiosa” de salir de la inversión.

Quienes piensen invertir en inmuebles deben saber que no es fácil encontrar grandes oportunidades, como pudo haber sucedido después de la devaluación y hasta el año 2006-2007. Hoy, el inversor debe estar informado y tener un conocimiento más profundo del mercado si quiere hacer un buen negocio.

Así, según dice Rozados, ya no hay que buscar tanto por zona o barrio, sino por nichos de oportunidades. “Hay que ver los valores de reposición (cuánto saldría construir en esa zona sumado el costo de la tierra). Todo lo que pueda obtenerse por debajo o igual a ese valor conviene”, indica el experto, que advierte que “ni con la tierra regalada se podría construir hoy por menos de US$ 1300 el m2”.

Claro que existen ciertos barrios que, si bien son los más caros, también son los que mejor funcionaron en todas las crisis, resguardando el valor de la inversión y, además, facilitando la salida de la inversión. Estos son los casos de Recoleta, Belgrano y Palermo. “En las zonas premium, las apreciaciones de los inmuebles pueden superar a la inflación. También cuando uno quiere salir de la inversión es más fácil. Vender un departamento en Recoleta puede llevar 30 días, contra 60 o 90 de Villa Urquiza”, explica Jorge Toselli, presidente de JT Inmobiliaria. Toselli señala además que mientras que el alquiler anual promedio en Capital puede ser en torno al 5% del valor del inmueble, en los mejores barrios llega al 7 por ciento.

También hay barrios que se benefician del “efecto derrame” de las zonas más premium. Entre los de mayor potencial, los expertos incluyen a Almagro, Parque Patricios, Núñez, Villa Urquiza, Villa Crespo y Chacarita. Siempre, aclara Toselli, los departamentos de menos dimensiones -uno, dos o tres ambientes- son más fáciles de vender y de alquilar.

Una opción para quienes no tienen todo el cash para invertir, pero sí tienen buenos ingresos mensuales, son las inversiones de pozo, la mayor de ellas, a través de fideicomisos. Ricardo Theller, investigador del Instituto de Economía de la UADE, dice que cuando se compra en el pozo se debe mirar la reputación del desarrollador y, además, aconseja ir a ver otros edificios que ya haya realizado, para ver la calidad de la obra.

Los fideicomisos suelen exigir que el inversor pague de entrada entre 20 y 30% del valor del inmueble, y luego financia en cuotas a un plazo promedio de tres años. Las cuotas pueden ser en pesos o en dólares; las primeras suelen ajustarse por el índice de precios de la construcción.

mibolsillo@lanacion.com.ar

Cuáles son los barrios porteños más caros y más baratos para comprar un departamento


Según un informe al que accedió lanacion.com, los metros cuadrados más costosos para viviendas pueden encontrarse en Recoleta, Palermo y Belgrano; Boedo, Flores y Saavedra, entre los más accesibles; siguen las alzas generales de precios

 

Miércoles 21 de abril de 2010 | 09:25 (actualizado a las 12:27)

FOTO
Cuáles son los barrios porteños más caros y más baratos para comprar un departamento 
Foto: Mauro Rizzi

En medio de una creciente inflación, el comunmente denominado “ladrillo” se convirtió en unas de las mejores inversiones, pero también en una buena manera de ahorrar. Sin financiamiento accesible para todos, ni público ni privado, y con precios ascendentes en el sector inmobiliario, la vivienda propia sigue estando fuera del alcance de muchos argentinos.   

En ese contexto, el último informe sobre el sector -con precios de febrero- del Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) estimó que los precios de los metros cuadrados (M2) de los departamentos nuevos y usados de la Capital Federal siguen en una tendencia ascendente.   

Entre los barrios relevados por los especialistas de la UADE, los de mayor precio promedio del M2, tanto en el segmento de departamentos nuevos como usados fueron, Recoleta, Palermo y Belgrano. Los valores de los departamentos nuevos rondan entre los US$ 2335 y los US$ 2043.   

“Cabe destacar que, según las estimaciones del Instituto, el valor promedio simple de oferta del M2 para el conjunto de barrios relevados [Recoleta, Palermo, Belgrano, Nuñez, Villa Devoto, Barracas, Almagro, Villa Urquiza, Caballito, Villa del Parque y Boedo] es US$1787 para los departamentos nuevos y US$1750 para los usados”, indicó el documento.   

Según el informe, en la comparación entre diciembre último y febrero, el valor del M2 a estrenar cayó un 1,5% en Recoleta, “ajuste que podría derivarse de cambios en el portafolio de inmuebles ofertados”. No obstante, en Palermo, Belgrano y Núñez los precios de las edificaciones en la misma condición crecieron entre un 0,9% y un 1,1%. Algo similar ocurrió en los restantes barrios, en los que se registraron leves subas.   

“En materia de departamentos usados, la mayoría de los barrios observados experimentaron aumentos en sus precios respecto del relevamiento de diciembre pasado. Por ejemplo: Recoleta creció 1,6% y Belgrano lo hizo en un 1,7%”, estimó el documento de la UADE.   

La financiación. La semana pasada, la presidenta Cristina Kirchner relanzó la línea de créditos hipotecarios “Casa Propia”, la mejor oferta en el sistema financiero, pero con requisitos que aún alejan a muchos argentinos de la posibilidad de acceder a su primera vivienda. De esta manera, se sumó al financiamiento ofrecido por el Banco Ciudad y el Banco Hipotecario (aunque este último ya cerró su ventanilla de préstamos).   

El préstamo será con una tasa fija de un 12,75% en los primeros tres años y luego se convertirá en variable el resto de los años. Ajustará de acuerdo a la tasa Badlar -la que rige como promedio para los depósitos de más de un millón de pesos- más 4,5 puntos. Para fijar un techo a la volátil Badlar tendrá un tope dado por el índice de salarios que elabora el cuestionado Indec.  Elaborado por la sección de Economía de lanacion.com Fuente: diario La Nacion.

El día de playa se adapta a cualquier economía familiar. Precios para todos los bolsillos en La Feliz MAR DEL PLATA


 (Enviados especiales).- Veranear en Mar del Plata, como en cualquier destino de la costa, ubica el epicentro del descanso en la playa. Ya sea alquilando una carpa con todas sus comodidades o tirando una toalla cerca de la orilla para asentar campamento, la periódica visita al mar está en la agenda de todo turista. Los números oficiales indican un aumento del 15 por ciento en relación a la temporada anterior, más allá de que en el sector inmobiliario se habla de un precio similar en cuanto al valor de los alquileres de departamentos. En el rubro donde se advierte un alza sensible es en el gastronómico, donde por ejemplo “el vino y el pescado han sido los productos que más incrementaron sus valores”, cuenta Fernando, titular del tradicional restaurante City (de Alberti y Arenales). En esa zona, el traslado de la terminal, lejos de constituir un problema “es algo que nos favorece porque se generará otro movimiento, muchos más rentable para los comercios”. Es indispensable, entonces, afilar el lápiz y empezar a hacer cálculos para delinear el presupuesto necesario para esta actividad sagrada que, como en todos los casos, también ofrece un abanico que se adapta a todos los bolsillos. Un regio día de playa depende de la actitud, la compañía y el entusiasmo de cada turista y no del poder adquisitivo. Es así que, con 3,20 pesos para el viaje ida y vuelta en colectivo (sólo se puede viajar con tarjetas que se venden y recargan en los kioscos), más las provisiones indispensables para el mate (con un paquete de bizcochos), un mazo de cartas para el truco o los dados para la generala, uno puede tirarse sobre el toallón cerca del mar y disfrutar de un día a pleno. La pelota puede incorporarse siempre y cuando haya disponibilidad en la mochila. Ahora bien, si uno quiere empezar a darse unos gustos, la cosa empieza a cambiar. La docena de churros al paso del churrero, se ubica en los 10 pesos; propuesta que aparece más tentadora que los saludables choclos que en esta temporada han trepado hasta los 8 pesos, mientras que los panchos (extra large) se valúan en 8 pesos. La lata de gaseosa, en ese recorrido, no baja de los 5 pesos. Waffles a 6 y licuados a 8, ya forman parte de excesos lujosos, lo mismo que un clericot (30 de sidra y 45 de champagne) destinados al festejo tras una noche gloriosa en el casino. Alquilar una carpa con capacidad para seis personas por todo enero en el Parador B-12 o en Ulises, los más caros de Punta Mogotes, cuesta 4.000 pesos (a razón de 22 pesos diarios por cabeza). Y en estos balnearios los servicios incluyen pileta de natación, vestuarios, gabinetes, clases de gimnasia, entretenimientos para los más chicos y, en el caso del B-12, sauna, hidromasaje, baño finlandés y canchas de fútbol y tenis. “Nosotros subimos los precios del alquiler de carpas -cuenta Augusto Digiovanni, titular del ya legendario Balneario Doce de Mogotes- pero igual hemos vista desbordada nuestra capacidad. Lo que habla de una muy buena temporada en cuanto a la afluencia de público y su consumo”. No ocurre lo mismo en Playa Grande donde el servicio es menor pero el precio del alquiler mensual de una carpa trepa a los 5.000 pesos. Y ya si uno encara para el lado del Sur, el Complejo La Reserva, que con su bosque se transforma en uno de los puntos más vistosos y naturalmente atractivos de la franja costera, tiene precios selectivos que trepan hasta los 14.000 pesos mensuales (con el estacionamiento incluido). En cambio, un poco más al Sur, hay balnearios desprovistos de servicios mínimos como el vestuario (para la ducha pos-playa) que igualmente tienen una oferta mensual elevada que alcanza los 4.000 pesos. Por último, no hay que desatender el tema del almuerzo de rigor para los que van temprano a la playa. De hecho, todo aquel que alquiló carpa (por día, quincena o mes) es obvio que buscará aprovechar íntegramente la jornada por lo que alrededor de las diez de la mañana la gente empieza a llegar y, la mayoría, lo hace con su vianda que, en ocasiones llega hasta la heladerita con la bebida, empanadas, tartas, sandwiches o distintos recursos que, los más acaudalados reemplazan almorzando en los restaurantes de cada complejo en valores que no bajan de los 50 pesos por cabeza.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: