El mercado inmobiliario sufrió una brusca caída en Mar del Plata


Las escrituraciones cayeron cerca del 50 por ciento en enero con respecto al mismo mes de 2012. El presidente del Colegio de Martilleros habló de una “desaceleración” de la actividad, y dijo que corre riesgo de paralizarse. También hay preocupación entre los escribanos. Aseguran que el principal problema es la gran brecha entre el dólar oficial y el paralelo.

El mercado inmobiliario local cayó fuerte en el primer mes del año con respecto al mismo período de 2012. “No hay un valor de referencia”, advierten martilleros y escribanos.

por Ramiro Melucci

El mercado inmobiliario vive momentos difíciles. Las restricciones para acceder al dólar, y sobre todo la acentuada brecha entre el billete oficial y el paralelo, se hacen sentir con fuerza en el sector: según un informe del Observatorio de Desarrollo Regional de la fundación Bolsa de Comercio, las escrituraciones cayeron en enero cerca del 50 por ciento en Mar del Plata.

El trabajo cita datos del Colegio de Escribanos bonaerense, que marcó que en el primer mes del año se realizaron apenas 294 operaciones inmobiliarias de compraventa, cuando en el mismo período del año pasado hubo 570.

“El arranque de 2013 fue catastrófico. Se ha perdido la referencia del valor de las propiedades”, dijo a LA CAPITAL el escribano Enrique Fernández Puentes. “Un departamento de un ambiente valía entre 40 y 60 mil dólares desde hacía 15 años. Y uno de dos, entre 50 y 70 mil. Hoy eso no existe más”, se quejó.

Según Fernández Puentes, como la gente no puede acceder al dólar, nadie sabe a cuánto comprar ni a cuánto vender una propiedad. “Entonces, el oferente se retira, el comprador no sabe lo que va a pagar y en consecuencia también se retira”, aseguró.

“Desaceleración”

El presidente del Colegio de Martilleros local, Miguel Angel Donsini, prefiere hablar de una “desaceleración del mercado”. Porque, a su entender, todavía está claro que “la mejor inversión sigue siendo el ladrillo”.

De todos modos, advierte que “en los últimos 60 o 90 días” las operaciones “se dificultaron más que nunca”. ¿El motivo? “El salto entre el dólar blanco y el blue es enorme. Hay una diferencia terrible”, dice.

Los propietarios, explica Donsini, siempre “acompañaron” el valor de sus inmuebles en dólares: “Aquel que tiene una propiedad y cree que vale 50 mil dólares, sigue pensando que vale 50 mil. ¿Y vale eso o menos? No lo sé”.

También menciona un dato elocuente: para comprar un monoambiente de 50 o 60 mil dólares, un profesional joven está necesitando alrededor de 75 sueldos, cuando antes lo compraba con 45. “Es una diferencia muy grande”, marca.

Pero aclara que esta “es una crisis con plata” y que todavía “no hay una paralización total” del mercado. “Creo que el problema grave es que no se sabe el precio. No lo sabe nadie. Es un período de incertidumbre”, califica.

Ante este panorama, las negociaciones entre vendedores y compradores son cada vez más duras. “El que tiene la propiedad no sabe si venderla y el que tiene los dólares no sabe si gastarlos”, resume Donsini, y subraya que las operaciones chicas “como las de lotes que cuestan entre 20 y 25 mil dólares” son las más frecuentes por falta de opciones de ahorro.

Reglas de juego

Ya en octubre del año pasado, la revista Real Estate, que edita el Centro de Constructores de Mar del Plata, lo alertaba: “El cambio en las reglas de juego que equilibraban la oferta y la demanda mantiene a todos los actores frente a una gran incertidumbre. Es lógica la reacción del sector ante un río revuelto por el sacudón por la obligada pesificación de la economía argentina”.

En ese escenario, los actores del mercado inmobiliario, “en su gran mayoría adversos al riesgo, quedan expectantes hasta que las cosas se aclaren y puedan tener certeza de cuáles son los resultados de operar”.

Cinco meses después, las certezas siguen sin aparecer. “El cambio en el mercado arrancó en octubre de 2011. Al principio teníamos la expectativa de que se podía revertir, pero de golpe vemos que los números caen y caen, y que los porcentajes son muy importantes”, opina Diego Del Valle, de Del Valle Estudio Inmobiliario.

“El primer inconveniente fue que se imponía una pesificación y teníamos que pensar en el peso como moneda. Después vimos que, para que esa pesificación fuera posible, se tenían que dar un par de situaciones para que la gente pudiera confiar en la moneda”, menciona.

El dólar paralelo es, a su criterio, “un problema grave”. “Entre junio y julio del año pasado acomodamos el valor en 5,50 y hoy estamos luchando con uno de 8 pesos”, diferencia. Como consecuencia, “la gente que quiere vender en pesos piensa en un dólar paralelo, y el que tiene los dólares para comprar no los está haciendo circular porque tiene miedo de desprenderse de ese billete y no recuperarlo”.

La inflación

Para Del Valle, el segundo problema es la inflación. “Cuando era de 10 o 15 por ciento, el mercado inmobiliario se movió. Hoy la inflación real es del 25 al 30 por ciento. Y si se suma esto a la brecha entre el dólar oficial y el paralelo, se desprende que no tenemos una unidad de valor económico que nos permita hacer ventas”, analiza.

Otra dificultad adicional que ve el martillero son los propios billetes. “¿Cómo se va a hacer una operación de cientos de miles de pesos con billetes de cien? Tendríamos que tener billetes de mil o de quinientos pesos. Hoy, una operación chica representa 400 mil pesos. Son diez kilos de billetes”, calcula.

Según el martillero, en los últimos 20 años nunca hubo en Mar del Plata tan pocas escrituraciones como en enero pasado. “Es alarmante para la ciudad que tenemos, con una estructura de las más importantes en el país en cuanto a la propiedad. Todos los que estamos en la comercialización o construcción tenemos que tratar que los diputados y senadores creen herramientas que nos permitan hacer frente esta situación”, pide.

Recuerda, de paso, que los créditos de 50 mil dólares que entregaba el Banco Provincia “permitieron a cerca de 200 inquilinos pasar a ser propietarios, con lo que significa eso para cualquier persona”. Pero mencionó que en enero “se realizaron solo 77 hipotecas en Mar del Plata”.

¿Cuáles podrían ser, ante este horizonte incierto, las posibles soluciones para reactivar el mercado? Fernández Puentes cree que es crucial que haya confianza en el Gobierno y la moneda nacional. Del Valle reclama “trabajar sobre la inflación, que el dólar paralelo no se dispare y que haya una política seria de créditos hipotecarios en pesos”.

Donsini considera que puede haber “varios tipos de dólar, lo que sería muy complicado, o uno que se regule en torno a los 6 pesos”.

Es que, al decir del presidente del Colegio de Martilleros, “hoy el mercado no es competitivo y hay una paralización en ciernes”.

Los números de enero reflejan el derrumbe

“De acuerdo a la información suministrada por el Colegio de Escribanos, el mercado inmobiliario continúa sin reacción”. Con esas palabras comienza el informe del observatorio de Desarrollo Regional de la fundación Bolsa de Comercio de Mar del Plata, que señala que en enero se escrituraron en la ciudad 294 operaciones de compraventa por un total de $ 69.102.374.

El dato representa una disminución interanual de 48,42% en el número de operaciones y de 44,54% en el monto involucrado. En enero de 2012, se escrituraron 570 operaciones por $ 124.596.439.

En comparación con diciembre de 2012, la caída es todavía mayor: del 79,54% en la cantidad de operaciones de compraventa escrituradas y de 74,38% en el monto total involucrado.

“De este modo –sostiene el trabajo– el inicio del año vuelve a reflejar la compleja situación que atraviesa el mercado inmobiliario en el marco de la restricción a la compra de moneda extranjera, tras un 2012 que ya había registrado caídas en la ciudad de 12,78% y 1,63% en el número de operaciones escrituradas (10.977) y el monto total involucrado en las mismas ($ 2050 millones), respectivamente”.

A nivel provincial se observa la misma tendencia. Durante enero, se escrituraron 3262 operaciones por $ 773.364.462, lo que implica una caída interanual de 38,98% en la cantidad de compras y ventas y de 38,98% en el monto.

El Partido de General Pueyrredon concentró en el primer mes del año el 9,01% del total de las escrituraciones que se hicieron en la provincia. El monto promedio de las operaciones fue de $ 235.042, un 7,53% más en relación con enero de 2012. Respecto a diciembre, el incremento llega al 25,21%.

Además, durante enero se registraron en la ciudad 77 hipotecas por $ 19.264.147. En este caso, la cantidad de operaciones cayeron 44,60% y el monto, 25,68%.

“Cabe recordar que durante 2012 se registraron en la ciudad 2035 hipotecas, alcanzando un incremento interanual de 10,24% en relación con las 1846 del año 2011, aunque la imposibilidad de convertir a dólares los montos originados en créditos para la vivienda a partir de noviembre revirtió la tendencia ascendente en el último bimestre del año”, aclara el informe.

En la provincia se realizaron en enero 1266 hipotecas por $ 553.747.001. Mar del Plata concentró el 6,08 por ciento del total de las operaciones.

Pero esta ciudad no es la única que muestra números en rojo. También hubo caídas significativas en la compraventa de inmuebles en Olavarría (31,91%), Necochea (30,26%) y Tandil (28,30%).

Las excepciones son Tres Arroyos (hubo un aumento de 12,5%), Bahía Blanca (1,64% más) y Balcarce, que no registró variaciones.

 

Fuente: diario la capital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: