Impulsan un plan para recuperar tres edificios emblemáticos de la ciudad


Impulsan un plan para recuperar tres edificios emblemáticos de la ciudad

9:05 | Se trata del Château Frontenac, el Hurlingham y el Royal. La propuesta incluye otorgar a cada edificio indicadores especiales que permitan incrementos del FOT. También habría una flexibilización de usos complementarios, siempre que no afecten el barrio ni el uso de los valores patrimoniales.

El Château Frontenac ubicado en la esquina de Alvear y Bolívar.

El Château Frontenac ubicado en la esquina de Alvear y Bolívar.

Recuperar tres edificios emblemáticos de Mar del Plata que desde años se encuentran en estado de abandono es el objetivo de un plan de promoción de inversiones que está siendo impulsado por el presidente del Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon, Marcelo Artime.

El objetivo del actual titular del cuerpo deliberativo es recuperar para la ciudad los edificios donde históricamente funcionaron los hoteles Royal -diagonal Alberdi y Santa Fe-, Hurlingham -Boulevard Marítimo Peralta Ramos entre Pellegrini y Bernardo de Irigoyen- y Château Frontenac -Alvear y Bolívar-.

En los tres casos, los edificios están cerrados, afectados por un notable proceso de deterioro y fueron puestos en venta por sus actuales propietarios. Otro denominador común es que durante los últimos meses hubo potenciales inversores que se mostraron interesados en ellos, aunque hasta ahora no se concretó ninguna operación.

Es por ello que Artime consideró que el actual “es el momento adecuado para que la Municipalidad se muestre proactiva, intervenga y utilice las herramientas que tiene a su alcance para hacer esas operaciones lo más tentadoras posibles para los inversores, tanto nacionales como internacionales”.

En este sentido, el actual titular del Concejo Deliberante local recalcó que los mencionados “son tres edificios claves de la ciudad, tanto por sus dimensiones como por el sector donde están ubicados, y su actual estado de deterioro no sólo implica la existencia de una capacidad de construcción ociosa sino también produce un perjuicio en el entorno urbanístico, lo cual es claramente negativo en una ciudad turística como Mar del Plata”.

En cuanto al proyecto, Artime especificó que el municipio tiene a su alcance por lo menos dos herramientas para incentivar estos procesos. La primera, dijo, es otorgarles a los inmuebles en cuestión indicadores urbanísticos que permitan su rehabilitación en el marco de una ecuación económica redituable.

De esta manera, el proyecto propone otorgar a los tres edificios indicadores especiales que permitan incrementos del FOT hasta el 30% en tanto que deja “sujeta a estudio” la posibilidad de alturas superiores a las permitidas en cada distrito, referenciándolas en el tejido urbano existente en su entorno. También se propone la flexibilización de usos complementarios que no afecten el barrio ni el uso de los valores patrimoniales.

Al respecto cabe puntualizar que en el caso del Château Frontenac se incentiva la restauración del edificio original en tanto que en el Hurlingham se incentiva su reciclaje y refuncionalización. En el caso del Royal no hay construcciones de valor arquitectónico, sólo el hotel original.

Asimismo Artime explicó que los incentivos del proyecto apuntan a la preservación del patrimonio entendiéndolo como “bien supremo”. Así las cosas, se privilegian los usos de hotel por sobre los de vivienda multifamiliar, aunque esta última opción no se descarta. “Lo importante es recuperarlos”, reflexionó Artime.

La otra línea de acción propuesta por el titular del Concejo consiste en motorizar desde el propio Ejecutivo municipal la realización de reuniones entre los actuales propietarios y potenciales inversores. “Creemos que tenemos las herramientas necesarias para ejercer como un nexo eficiente entre unos y otros, principalmente porque somos parte interesada: la ciudad entera se beneficiaría”, reflexionó Artime.

Cabe consignar que los tres establecimientos tienen su situación jurídica resuelta y pueden ser vendidos sin inconvenientes.

 

Algunos datos

 

Cada uno de los edificios a los que apunta el proyecto tiene características singulares, relacionadas con el desarrollo político, social y urbanístico de la ciudad.

En el caso del hotel Hurlingham, se trata de un edificio cuyo estilo arquitectónico se inscribe en el denominado “movimiento moderno” y que durante las primeras décadas del siglo XX fue uno de los preferidos de las clases altas que veraneaban en la ciudad.

La tendencia se prolongó hasta la década del ?40, cuando la política de turismo social implementada por el gobierno peronista provocó que distintos gremios nacionales compraran cerca de 30 hoteles en Mar del Plata, en un fenómeno que el especialista inglés en historia del turismo, John Walton, calificó como “único en el mundo”.

Entre los hoteles involucrados por esta política figuró el Hurlingham, que en 1948 fue adquirido por la Federación de Empleados de Comercio y Servicios, cuyo secretario general era Angel Borlenghi, también ministro del Interior del general Perón. Esto lo convirtió en un caso emblemático por lo cual siempre se lo mencionó como el “primer hotel sindical de Mar del Plata”, aun cuando había algunos casos anteriores.

Ubicado en Boulevard Marítimo Peralta Ramos 4063 con salida a la calle Gascón, el inmueble posee un lote de 1.936 metros cuadrados. En 1992 Faecys se lo vendió a un privado y allí empezó su decadencia.

Otro de los hoteles adquiridos por gremios fue el Royal, ubicado en diagonal Alberdi 2455. El edificio fue comprado en 1966 por la Unión Obrera Metalúrgica -UOM-, cuyo secretario general era Augusto Timoteo Vandor. El gremio inició una ambiciosa obra pero la misma quedó detenida a partir del asesinato de Vandor.

El tercer caso contemplado por el proyecto de Artime es el del Château Frontenac, ubicado en Alvear 2010, entre Colón y Moreno. Denominado originalmente como “Villa Kelmis”, su construcción data de 1912 y fue realizada por Adán Gandolfi a pedido de sus propietarios, Antonio Leloir y su esposa Adela Unzué de Leloir. El edificio recibió diversas ampliaciones hasta 1920, con la intervención sucesiva de los profesionales Alula Baldassarini y Alejandro Bustillo. En el año 1960 se construyeron dos cuerpos de habitaciones linderos al edificio original sobre las calles Alvear y Moreno.

Según el historiador Roberto Barilli, la arquitectura del Château Frontenac combina dos estilos bien diferenciados: desde el más puro renacimiento español hasta el colonial y el genuinamente francés. Por estas y otras razones el edificio fue declarado de interés patrimonial por la Municipalidad de General Pueyrredon.

 

fuente: diario la capital

2 comentarios sobre “Impulsan un plan para recuperar tres edificios emblemáticos de la ciudad

Agrega el tuyo

  1. Pude observar, durante años como se lo fue destruyendo, de forma deliberada. Vanamente recurro al municipio a denunciar que en la parte principal, sobre el techo, se a formado, una piscina, debido que estan bloqueadas la salida de agua, corriendo serio riesgo de derrumbarse por el peso. Ningun area de la municipalidad, contempla formalmente esta denuncia, ya que se me niega, el numero de reclamo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: