Proponen que en Alem se admitan edificios de hasta 4 pisos de altura


El Ejecutivo presentó un proyecto para modificar los indicadores urbanísticos de Alem. La iniciativa permite la construcción de edificios en esa arteria, así como sobre Irigoyen. Se apuntan a atraer inversiones que impacten en el comercio y promuevan un desarrollo “edilicio armónico”.

Se presentó un proyecto para la construcción de edificios de hasta 4 pisos de altura sobre la calle Leandro N. Alem, en el tramo comprendido entre Almafuerte y General Roca.

El gobierno municipal presentó un proyecto de ordenanza proponiendo autorizar la construcción de edificios de hasta 4 pisos de altura sobre la calle Leandro N. Alem, en el tramo comprendido entre Almafuerte y General Roca, y de hasta 3 pisos sobre una de las veredas de Bernardo de Irigoyen, entre Almafuerte y Primera Junta.

La iniciativa, si bien fue formalizada ayer ante el Concejo Deliberante, responde a una idea en la que que el Ejecutivo viene trabajando desde hace tiempo y que ya había sido explicitada por distintos funcionarios años atrás cuando durante la primera gestión del intendente Gustavo Pulti se comenzó a tratar de restringir la actividad nocturna y a alentar ofertas comerciales diurnas en todo ese sector de la ciudad.

Además de proponer la posibilidad de que se eleve la altura de las nuevas construcciones que se realicen sobre estas arterias, en el texto también se plantea modificar el listado de actividades comerciales admitidas para zona. Básicamente, se establece prohibir la radicación de algunos rubros actualmente permitidos y que de hecho no existen en el lugar, tales como gomerías, talleres mecánicos o lavaderos de autos.

No obstante, el eje central de la iniciativa se basa en una disposición que, en el caso de que sea aprobada, permitiría que sobre la calle Alem se construyan edificios de hasta 4 pisos de altura más una planta baja en ambas veredas. Esta posibilidad sólo está contemplada para el tramo que va desde Almafuerte hasta General Roca ya que allí es donde se concentra la mayor actividad comercial de la zona y donde existen inmuebles que -a juicio del Ejecutivo- podrían ser sustituidos por nuevas edificaciones que, además de albergar comercios, podrían contener viviendas multifamiliares y oficinas.

Uno de los objetivos del proyecto es el de lograr que la zona reciba inversiones que permitan reemplazar a muchos de los actuales establecimientos gastronómicos que desde hace décadas vienen siendo objeto de serios conflictos vecinales por la intensa actividad nocturna que protagonizan.

Un propósito concurrente

El otro propósito consiste en fomentar en la zona un desarrollo edilicio “armónico y consecuente” con su entorno más inmediato. En este sentido, entre los fundamentos del proyecto, se planteó que la implementación de esta iniciativa ayudaría a crear una “gradualidad” de las alturas edilicias “escalonando” las existentes en el frente costero de Playa Grande con las de las residencias unifamiliares ubicadas más allá de la calle Bernardo de Irigoyen.

Es por eso que la iniciativa, además de proponer la admisión de hasta 4 pisos sobre Alem, plantea la posibilidad de permitir que sobre la vereda impar de Bernardo de Irigoyen, entre Almafuerte y Primera Junta, también se eleve la altura de las nuevas edificaciones.

En este caso, el texto establece que se admitiría la construcción de hasta dos pisos y planta baja o bien de hasta 3 pisos, siempre y cuando la planta baja sea libre.

De este modo, el Ejecutivo pretende lograr que toda la zona sea objeto de nuevas inversiones que, al mismo tiempo, provoquen que la altura de los edificios se reduzca progresivamente desde la costa -donde existen torres de hasta 13 pisos- pasando por Alem hasta llegar a la vereda par de Irigoyen a partir de donde, tal como ocurre ahora, sólo se admitirán viviendas unifamiliares.

Prorrogan la vigencia de algunos estímulos para la construcción

El Concejo Deliberante convalidó ayer la prórroga por un año de un régimen de estímulo a las inversiones inmobiliarias, por el cual se seguirá admitiendo que en algunas zonas de la ciudad se realicen construcciones que excedan los límites actualmente fijados por el Código de Ordenamiento Territorial.

La norma, impulsada por el gobierno local, había sido sancionada por el Concejo el 14 de julio de 2011 por el plazo de un año y perdió vigencia el pasado 19 de julio, al cumplirse 12 meses desde la fecha de su promulgación.

La decisión de extender su vigencia fue promovida por el oficialismo y si bien contó con el apoyo de la mayoría de los concejales opositores, algunos de ellos reprocharon la demora del municipio en cumplir con el compromiso de realizar una reforma integral del COT, algo que estaba contemplado en el texto original.

La queja fue formulada por la concejal de la UCR y presidenta de la comisión de Obras del Concejo, Vilma Baragiola, quien hizo notar que en todo este tiempo no se cumplió con el artículo 9 del texto, que preveía la conformación de un “equipo técnico interdisciplinario” para realizar una actualización del COT.

La observación fue aceptada como válida por los concejales de Acción Marplatense, atento a que el artículo en cuestión establecía que la propuesta que formulara la citada comisión debía ser puesta a consideración del Concejo 60 días antes de que venciera el régimen promocional, cosa que nunca sucedió.

Objetivo no cumplido

La concejal oficialista Débora Marrero admitió que esta disposición no llegó a ser cumplida no obstante lo cual manifestó el compromiso de su bancada y del Ejecutivo de comenzar a trabajar en el tema.

Puntualmente, al extender la vigencia del régimen promocional, ayer los concejales permitieron que, por un nuevo plazo de un año, puedan ser realizadas edificaciones que superen los límites de altura y de ocupación de superficie ya establecidos en algunos sectores de la ciudad.

Uno de los objetivos consiste en lograr que estos incentivos “selectivos” contribuyan a que las inversiones inmobiliarias se establezcan en puntos específicos de la ciudad de “alta y media densidad poblacional” y no en barrios tradicionales ya consolidados, donde este tipo de emprendimientos generaron gran controversia durante los últimos años.

Los beneficios otorgados para la industria consisten en admitir que se ejecuten obras que superen hasta en un 30% la altura y la superficie en el áreas del centro y del macrocentro donde ya existen edificios de altura relativamente considerable y donde se supone que la aparición de nuevos inmuebles de estas características no producirían conflictos.

En tanto que en algunas zonas más alejadas se autorizó un incremento de los indicadores del 15% y del 10% respecto de lo permitido en el COT.

Ayer, el concejal Leandro Laserna (AM) recordó que este régimen de promoción fue impulsado luego de que, a partir de 2008 el Ejecutivo promoviera otras medidas para frenar el avance de nuevos edificios sobre barrios tradicionales en los que predominan casas bajas y para preservar inmuebles de valor patrimonial. como Chauvin, La Perla, Stella Maris o Villa Primera.

Según Laserna, así se le otorgó a la actividad la posibilidad de seguir desarrollándose en lugares alternativos,”sin afectar a barrios ya consolidados ni al patrimonio”.

Lo cierto es que todas estas reformas fueron establecidas en el marco de una transición que se esperaba concluyera de manera definitiva una vez que se encarara la actualización del COT, aún pendiente.

 

Fuente: diario la capital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: