El costo de la construcción trepó casi un 4% durante el mes pasado


Así lo reveló el INDEC, en comparación con abril. El capítulo de Mano de obra presentó los mayores aumentos, seguido por Gastos generales y Materiales

El costo de la construcción trepó casi un 4% durante el mes pasado <!– ­
–>

El costo de la construcción trepó casi un 4% en mayo, en relación al mes anterior, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Según el documento difundido por el organismo estadístico, “el Nivel General del Índice del Costo de la Construcción en el Gran Buenos Aires, en el mes de mayo de 2010 con respecto al mes pasado, registró una variación positiva del 3,8 por ciento“.

Esta suba fue impulsada mayormente por el incremento del capítulo de Mano de obra (6,5 por ciento). Otros rubros que mostraron incrementos fueron el de Gastos generales (3,6%) y el de Materiales (1 por ciento).

En el análisis por ítem de obra se observan subas en Estructura (5,8%), Albañilería (5,3%) y Otros trabajos y gastos (4,2%), agregó el INDEC.

Dentro del capítulo Materiales, en el mes de mayo con respecto al mes anterior, los mayores aumentos se presentaron en Griferías y llaves de paso (4,9%); Artículos sanitarios de loza (4,3%) y Caños y accesorios de hierro (3 por ciento).

Asimismo, los principales descensos se produjeron en Vidrios (-1,1%); Artefactos de iluminación y portero eléctrico (-0,4%) y Ladrillos y otros productos cerámicos (-0,1 por ciento).

fuente: infobae.com

Anuncios

Piden que se suspenda la construcción de torres en Punta Mogotes hasta la elaboración de un nuevo COT


Piden que se suspenda la construcción de torres en Punta Mogotes hasta la elaboración de un nuevo COT
Vecinos de Punta Mogotes le solicitaron al intendente Pulti que hasta tanto no se avance en la modificación del Código de Ordenamiento Territorial (COT), se suspenda toda construcción en altura en el cordón costero de la zona sur, como así también el trámite y otorgamiento de permisos de obra en ese sector.

Además, pidieron una ordenanza que tenga como fin la preservación del el patrimonio urbano marplatense.

A través de una nota enviada al Jefe Comunal, un vecino de Punta Mogotes, Jorge Tesán, solicitó que hasta que se sancione una nueva ordenanza en relación al Código de Ordenamiento Territorial “se suspenda toda construcción en altura en dicho barrio, en la zona aludida por el proyecto del concejal Rizzi, como así también el trámite y otorgamiento de permisos de construcción en la misma zona”.

“Ante la situación por todos conocida acerca de un proyecto de ordenanza firmado por el concejal Fernando Rizzi, que propone la modificación del COT en el sector costero de Punta Mogotes a fin de levantar allí edificios a una altura no especificada en el propio proyecto, resistido por los vecinos del barrio y por la ciudadanía toda y ante la existencia de obras en altura en la zona que se llevan a cabo merced a una interpretación amagada de los códigos, al hacerse de una serie de ventajas, premios, y distintas normativas que, como un parche a la legislación original la desvirtúan; observamos que las construcciones actuales, si están en marcha al momento de sancionarse la nueva normativa, y consideran que esta ha generado ventajas respecto a lo ya construido, tal vez pidan acogerse a las nuevas disposiciones, construyendo más pisos de lo estipulado inicialmente, con el consiguiente perjuicio al barrio, a su identidad y a la ciudadanía toda”, expresó.

Asimismo, sostuvo que “si la nueva ordenanza pone en desventaja a las nuevas construcciones respecto a las que están en curso, los constructores de estas nuevas obras tal vez pidan excepciones a la nueva legislación, o ventajas, o incentivos que les permitan alcanzar la cota de lo ya construido, generando una nueva confusión y aventajamiento sobre las normas”, por lo que insistió en la necesidad de suspender las obras en la costa del sur de la ciudad.

PRESERVACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Por otra parte, Tesán se hizo eco de la “preocupación suscitada en distintos sectores de la ciudad que observan como a diario se otorgan permisos para demoler casas y propiedades de interés patrimonial y de raigambre histórica en Mar del Plata, que identifican a la ciudad en todo el país, que le dan su personalidad y carácter y que la han llevado a erigirse como la meca turística de la Argentina toda”.

En ese marco, considerando que “la inclusión de la opinión del propietario al momento de declarar una propiedad ‘de interés patrimonial’ llevará a que en poco tiempo ya no contemos con propiedades históricas”, promovió que “se suspenda todo permiso para desafectar a una propiedad de su calidad ‘de interés patrimonial’ así como las demoliciones en curso o por realizarse”.

Por último, propuso conformar “un concejo de vecinos a razón de uno por sociedad de fomento que, junto a un concejal por el oficialismo y uno por la oposición, elaboren en un plazo que podría ser de tres meses, un proyecto de ordenanza que preserve el patrimonio urbano marplatense”, para lo cual “podría tomarse como modelo las distintas legislaciones que rigen al respecto en varios países europeos”.

.
AUTOR / FUENTE: Luciana Acosta

EDIFICIOS EN LAS NUBES ¿Boom o “bun” inmobiliario?, actividad inmobiliaria en Mar del Plata. ACTUALIDAD


EDIFICIOS EN LAS NUBES ¿Boom o “bun” inmobiliario?

// 23.05.2010 | En Mar del Plata hay más de doscientos edificios en construcción, y una cantidad similar aprobada y lista para empezar a ser ejecutada. Pese a esa alta oferta, el valor del metro cuadrado está igual que en Palermo o Caballito. Algunos hablan de “burbuja inmobiliaria”, otros de “neblina inmobiliaria”. ¿Qué hay detrás de esta historia?

Hay incertidumbre y confusión en el mercado inmobiliario local. Se ve mucha actividad, y eso es bueno. Se notan nuevas unidades habitacionales, pero los precios se encarecen en lugar de reducirse, en contra de cualquier “ley de la economía”. Se aprecian coquetos edificios; algunos, vacíos hasta en un 90%. No se sabe, ciertamente, si la situación va a estallar como un efecto de valor o como un petardo en Navidad. Pero sí se sabe que tarde o temprano el sector inmobiliario local tendrá un impacto fuerte sobre la comunidad.

Datos importantes

En la actualidad, hay doscientos edificios en construcción y otro tanto con planos aprobados o en vías de lograrlo en el corto plazo. Los precios están por las nubes. Salimos a recorrer y supimos que un departamento en zona no costera a estrenar cuesta u$s 2.000 el metro cuadrado (IVA incluido), mientras que en la costa los precios van de los u$s 2.700 hasta los u$s 4.000. Allí se pueden comercializar unidades tipo piso o semipiso, desde 105 hasta 270 metros cuadrados. Por lo tanto, algunos departamentos orillan el millón de dólares.
Para este trabajo fueron consultados varios referentes del sector inmobiliario, del área de la construcción y de las cámaras empresariales de la ciudad. Algunos prefirieron mantener su identidad en reserva, otros autorizaron amablemente la mención. Hubo quienes afirmaron categóricamente nuestros datos; otros intentaron manipularlos, con el afán de negar o desalentar que se difundan, como si lo real no estuviera a la vista de todos.
Lo primero que se puede agregar es que los precios mencionados están, en apariencia, fuera de escala. En esto coinciden todos, pero los valores están ahí, basta con que el asesor inmobiliario empiece a afinar el lápiz para conocerlos. De hecho, pasó que algunos operadores inmobiliarios, generalmente los que tienen mayor experiencia y trayectoria, manifestaron con inquietud en charlas privadas que “la situación del mercado inmobiliario marplatense podría derivar en un serio problema, con consecuencias económicas y sociales graves”.

Primera persona

Desde CAMECO, el vicepresidente Héctor Domínguez reconoció que la entidad ha recogido la preocupación de varios de sus asociados. También ha realizado una consulta entre diferentes martilleros locales, advirtiendo que la mayoría coincide en que “los precios de las propiedades no guardan lógica”. De hecho, Domínguez explicó que “un departamento en Palermo o Caballito, en la Capital Federal, tiene valores del 15% al 20% menores a los de las zonas no costeras marplatenses”.
El precio de construcción para un departamento de gama media puede rondar los u$s 700 y llegar a los u$s 1.000 con el terreno incorporado. Luego se vende por encima de los u$s 1.500, y en ocasiones llega a los u$s 2.000 cuando tiene vista al frente. El martillero Alejandro Acámpora coincidió en que “el precio del metro cuadrado de construcción es correcto, al igual que con la suma del componente ’terreno’”. El secretario de la UCIP, Blas Taladrid, también coincidió en que “el precio de construcción es correcto”, aunque reflexionó que “el valor de venta resulta elevado”. No obstante, alcanza con preguntar a diferentes inmobiliarias para notar que los precios están en esos rangos.
Para Domínguez, la consecuencia es lógica: “suben los precios del metro cuadrado de los departamentos a estrenar, eso impulsa el valor de locales comerciales y oficinas y termina arrastrando el resto de los precios”. Frente a esto, algunos admiten que se produce una situación particular: la demanda es limitada, circunscribiéndose a inversores, por lo que se está volviendo virtualmente imposible que la gente del común acceda a una propiedad. Asimismo, los valores elevados afectan el precio de los alquileres. Así se abre un nuevo escenario, donde abundan las rescisiones de contratos de alquiler, tanto de viviendas como comerciales, por imposibilidad de pago de los inquilinos.

A la espera

Claramente se advierte que hay edificios terminados desde hace uno o dos años que todavía no han logrado venderse por completo; esto implica una evidente falta de demanda y un incipiente proceso especulativo. Si a eso se le agrega que en algún momento se terminarán de construir los 200 edificios en ejecución, cuando eso ocurra puede que se genere una brusca caída de valores ante la sobreoferta, o una drástica paralización de las obras en curso y desactivación de proyectos aún no iniciados. Esto último puede causar graves consecuencias sociales para la ciudad, por la fuerte disminución en la mano de obra ocupada en el sector, tanto de constructoras como de proveedores de insumos; sumando, entonces, los problemas que deriven de tal situación.

u$s 4.000 el m2

Para Acámpora, en “Argentina no existe una burbuja inmobiliaria”. Algo parecido piensa su colega Diego del Valle, aunque rescata que existe una “neblina inmobiliaria” y que “luego que se disipe el panorama, quienes hayan apostado en este contexto saldrán gananciosos”. Ambos afirman que “todo se hace a pulmón con capitales propios, palpables, no hay apoyatura crediticia alguna, oficial o privada. Tanto el que construye como el que compra lo hace con dineros propios, ahorros”.
Pero el solo hecho de mencionar “u$s 4.000 el metro cuadrado” abre la polémica y aparecen las explicaciones. Acampora aclaró que “algunos, por querer ganarle a la inflación, miran un poco más lejos y con perspectivas de venta a largo plazo”. Y consideró que “es imposible competir con Puerto Madero o con otros tradicionales barrios residenciales de Buenos Aires, ya que u$s 4.000 no resiste ningún análisis. No hay mercado local para eso”.
Por su parte, Del Valle relativizó el precio del metro cuadrado a u$s 2.000 en zonas no costeras, y lo ubicó en u$s 1.500. Aunque también aclaró que “exceptuado lo que va al consumidor ABC1, en este segmento sí hablás de u$s 1.500 a u$s 2.000”. Al mismo tiempo admitió que “en edificios de una conocida empresa constructora se pagan entre u$s 2.700 y u$s 4.000 el metro cuadrado sobre la costa”.
Otra mirada aportó Eduardo Vaccari. Si bien no reconoció el fondo de la cuestión y no coincidió con la posibilidad de una burbuja local, dio una lista interesante: para edificios nuevos de calidad estándar, el precio del metro cuadrado arranca en u$s 1.200 sin IVA y sin vista al mar, y llega a los u$s 2.200 sin IVA con vista al mar y cuanto más cerca de la costa se ubiquen. Al sumarle el IVA se ve que terminan en una franja de u$s 1.450 hasta u$s 2.660 por metro cuadrado. En el caso de las propiedades de calidad superior, los valores oscilan entre los u$s 1.500 sin vista al mar y sin IVA, y los u$s 3.200 para los que están más cerca de la costa. En definitiva, la franja con IVA incorporado se ubica entre u$s 1.800 y u$s 3.870.

En definitiva

En este contexto se refuerza la idea inicial del trabajo: mucha construcción, precios demasiado caros, poco crédito para acceder a esos valores y pocos consumidores que puedan optar por mudarse a una de esas propiedades.
En Mar del Plata hay dos segmentos bien definidos a los cuales se destinan los metros cuadrados de hábitat: el segmento ABC1 para el que pueda llegar a pagar estos valores; y el segmento desplazado del sistema, para el cual el Gobierno otorga vivienda por medio del Plan Federal de Viviendas.
En el medio, profesionales, comerciantes, pequeños empresarios y trabajadores, todos aquellos que dependen de un crédito hipotecario. Esos están en problemas: no hay financiación posible porque los valores están por las nubes y los salarios no alcanzan para justificar un ingreso acorde al precio de venta del inmueble.
Si esto no es una burbuja, entonces la ilusión de la casa propia está muy lejos todavía.

 por Matías Frati

fuente: noticiasyprotagonistas.com

Mar del Plata vive el boom de la construcción y ya falta mano de obra calificada


El crecimiento de la actividad está motorizado por las obras públicas y privadas. El sector mueve millones de pesos y es el más dinámico para generar empleo. El auge parece no tener techo.

Las construcciones de edificios crecen a gran ritmo en la ciudad.»Las construcciones de edificios crecen a gran ritmo en la ciudad.

El dato es elocuente: no hay desocupados en el gremio de la construcción. La industria creció fuertemente en lo que va del año -motorizada tanto por la obra pública como por la privada- y se convirtió en el sector más dinámico para generar empleo. El boom de la actividad parece, por ahora, no tener techo.
El sector mueve millones de pesos y ya se habla de cifras récord. Por estos días se torna difícil conseguir un albañil para un trabajo doméstico y las obras no paran de crecer en Mar del Plata. El auge se dio, en gran medida, en la costa, Güemes, Alem y Sierra de los Padres, entre otros lugares, donde se están construyendo cada vez más casas y departamentos.
“Tenemos ocupación plena”, dijo a LA CAPITAL Jorge Trujillo, secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), un gremio con más de 8 mil afiliados. Y admitió que falta mano de obra calificada, una necesidad que intenta paliar con una escuela de capacitación a la que concurren 500 alumnos. Además, hay otros 400 en lista de espera para hacer el curso que les permita aprender el oficio.
“La industria atraviesa un momento excelente -destacó Trujillo-. Los capitales están viniendo a la ciudad, hay obras importantes en marcha y muchas más se van a empezar a realizar en las próximas semanas. Por eso, las perspectivas son muy buenas”.
El gremialista resaltó la construcción de 1.084 viviendas en Mar del Plata, un anuncio reciente que hizo el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Luis Alberto Bontempo, en una recorrida por la obra del Colector Noroeste. “En la Uocra va a ocupar a más de 100 trabajadores”, estimó.
La inversión del proyecto, que estará finalizado en un año, asciende a 113 millones de pesos que aportará el Gobierno. Las viviendas serán construidas en terrenos cedidos por la Comuna y luego adjudicadas a 11 mil personas que se inscribieron en los registros municipales. “Es una gran noticia para el sector”, celebró Trujillo.
Los operadores inmobiliarios resumen en una frase el repunte de la actividad: “Mar del Plata es la alternativa viable a Buenos Aires, porque con la misma calidad y equipamiento, los costos son más bajos y ofrece calidad de vida”.
Para Patricio Gerbi, presidente de la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción, el aumento de las obras es notorio. “La gente prefiere comprar departamentos en vez de tener la plata en el banco”, explicó. Y aseguró que el ritmo de la industria será sostenido a lo largo del año. “Estamos en un momento estable, contrariamente con lo que pasa en otros sectores”, añadió.
En la misma línea, Norberto Cánepa, presidente del Centro de Constructores, consideró que el nivel de la actividad es aceptable. “Hay muchos inversores interesados en la ciudad”, aseguró. Pero admitió que hay asignaturas pendientes y cuestionó al gobierno local. “Mar del Plata carece de obras de gran envergadura”, sostuvo.
Aunque todavía se está lejos de los 920.000 metros cuadrados que se construyeron en 1977, la recuperación es significativa. El auge se dio en la obra pública pero también en la privada, impulsada por los sectores de mayor poder adquisitivo y concentrada en los barrios más exclusivos.
“El sector tiene un crecimiento muy sólido. Hay mucha inversión genuina, no especulativa. Mucha gente transfirió sus ahorros financieros a los ladrillos y eso se nota”, coinciden en los gremios. Y creen que el repunte será sustentable en el tiempo. “Nada hace prever que el actual proceso se frene”, insistieron. En ese sentido, explicaron que una obra tiene un plazo promedio de construcción de 18 meses, “es decir que lo que comienza hoy se termina en un año y medio de actividad continua”.
El crecimiento de la industria impacta directamente en la generación de fuentes de trabajo. “Hoy podemos decir con satisfacción que estamos prácticamente con plena ocupación”, afirmaron en los sindicatos.
El nivel de empleo en el segmento de más de 500 trabajadores aumentó un 4,8% comparado con enero de 2009. Pero no sólo eso: la construcción residencial creció por sexto mes consecutivo. Y el Indice de Costo de la Construcción (ICC) -elaborado por el Indec- mostró en febrero un alza del 0,7% con respecto al mes anterior. Esta suba fue la mayor de los últimos cuatro meses y duplicó la relevada en igual período del año pasado.
Desde la salida de la convertibilidad, la construcción se erigió en uno de los motores del crecimiento de la economía, tanto por el impulso de la obra pública como la creación de grandes emprendimientos inmobiliarios turísticos.
El efecto expansivo del sector no llega sólo a los ladrillos y el cemento. La actividad se refleja también desde el sector del vidrio hasta la siderurgia, pasando por cerámicos, plásticos, automotriz y hasta las finanzas.

Aumento de salarios

Según el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), los salarios siguen aumentando. En enero registraron una suba del 12% en relación al mismo período de 2009. Mientras que hace cuatro años el 66,9% de los trabajadores percibía remuneraciones por debajo de los $ 900 mensuales, ahora ese segmento representa sólo el 19% del total de los empleados. En cambio, en los estratos superiores, si en el 2006 el 3,4% estaba por encima de los $ 2000, hoy asciende al 39,2%.
Los mayores incrementos de sueldos se registraron en las empresas que tienen entre 200 y 299 trabajadores. La suba fue de un 26% en relación a enero del año anterior. También hubo aumentos en las firmas de entre 100 y 199 empleados (17% en el período) y en las compañías más grandes -las que superan las 500 personas- donde los salarios crecieron un 16%.

“Bajaron los casos de obreros accidentados”

Pese a que los obreros están expuestos en su trabajo a una gran variedad de riesgos y peligros, “los accidentes disminuyeron” en la industria de la construcción. Lo dijo Carlos Nisenbaum, integrante de la comisión directiva del Colegio de Ingenieros de Mar del Plata.
“Antes había un vacío legal en la actividad. Pero desde la implementación de un decreto, las cosas cambiaron radicalmente y se avanzó mucho en el tema”, sostuvo Nisenbaum.
Los especialistas reclaman la implementación de una política de seguridad e higiene en obras de construcción, lo que -afirman- constituiría una herramienta que ayudaría a disminuir aún más los índices de accidentes, controlar y evitar los riesgos mediante la identificación de los peligros que hay en cada etapa de la obra.
Trabajar en la prevención -dicen- y no en la reparación de los daños, mejora el ambiente laboral y la calidad de vida del trabajador. “Bajar la cantidad de siniestros constituye uno de los primeros aspectos a tener en cuenta cuando hablamos de certificaciones de calidad”, coinciden.

Fuente:  Diario La capital

Está asegurada la construcción de otras 1.084 viviendas sociales


Serán levantadas en 11 puntos diferentes que fueron contemplados en 4 licitaciones que llevó adelante el Enosur. El intendente Pulti quedó habilitado para firmar los contratos de adjudicación de las obras.

La ejecución del Colector ocupa a alrededor de un centenar y medio de trabajadores de la construcción.»La ejecución del Colector ocupa a alrededor de un centenar y medio de trabajadores de la construcción.

Durante la visita que efectuaron ayer el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Luis Bontempo, y el intendente municipal, Gustavo Pulti, a uno de los sectores en los que se construye el Colector del Noroeste (Leguizamón y 25 de Mayo), el funcionario nacional afirmó que “le estamos haciendo entrega al intendente de la no objeción financiera por 1.084 viviendas que ya fueron licitadas y que, en el término que marca la ley, se deberán empezar a construir; el monto inicial de la inversión es de 113 millones de pesos”, señaló.
Dijo luego que “en las próximas horas van a estar ingresando al Municipio alrededor de 3 millones de pesos destinados a la última etapa de obras de bacheo y tomado de juntas; todo esto es posible porque existe un modelo de país, de ahorro interno, de desendeudamiento y de inversión pública que, orientado a la inclusión social, nos permite ir cumpliendo con la deuda interna que existe con los habitantes de la Argentina, que durante 30 años, hasta 2003, se vieron privados de inversiones públicas”, señaló.
En cuanto al avance de las obras del Colector del Noroeste manifestó que “estamos muy satisfechos ya que se está concretando una obra de infraestructura central que fue prometida muchas veces y a la cual hay que mirar ahora ya que, una vez que se termine, no va a estar más a la vista”.
Cabe acotar que la obra, para la cual se fijó un presupuesto de 50 millones de pesos, plantea la construcción de tres conductos: uno por la calle Bradley, otro por Leguizamón y el restante por Fermín Errea; una vez terminada, quedará resuelto el problema de las inundaciones que sufren aproximadamente 100 mil vecinos que viven en el sector noroeste de la ciudad.

El intendente, agradecido

Acerca de la construcción de nuevas viviendas, Gustavo Pulti, por su parte, dijo que “para poder adjudicar las obras, que fueron contempladas en un proceso licitatorio que llevó adelante el Enosur, hacía falta contar con la no objeción financiera de parte del Estado Nacional; los trabajos van a iniciarse una vez que se firmen los contratos correspondientes”, sostuvo.
Posteriormente, tras comentar que “en los últimos 18 meses entregamos más de 500 viviendas y tenemos la expectativa de llegar a 700 en lo que resta del año”, afirmó que “de este modo estamos dando respuestas a la gran necesidad que en ese sentido hay en Mar del Plata; este respaldo financiero, que forma parte de los Planes Federales de Vivienda, nos garantiza que vamos a poder tener continuidad en los trabajos; es algo que agradecemos, reconocemos y por lo cual manifestamos nuestra satisfacción”, señaló.
En cuanto a los destinatarios de las futuras viviendas tras señalar que “son unidades de interés social que financia la Nación” dijo que “hay un reglamento que garantiza la más absoluta transparencia”.
Acerca del Colector del Noroeste, tras recordar que “la construcción empezó en abril de 2008”, dijo que actualmente “ya está ejecutada en un 67%; lo que falta va a llevar hasta abril o mayo del año que viene; se trata de una obra muy importante, anhelada durante muchos años por los marplatenses y financiada por el Gobierno nacional, que, además de haber generado numerosos puestos de trabajo, va a evitar inundaciones en 18 barrios del oeste del partido que sufren ese tipo de problemas cuando llueve con intensidad”.-

Características

* Las futuras viviendas, que serán construidas en terrenos cedidos por la Comuna, van a ser distribuidas entre las 11 mil personas que oportunamente se inscribieron en los registros municipales.

* Como otras veces, se dará prioridad a personas con discapacidad, a mayores con enfermedades crónicas y a madres solteras que tengan muchos hijos y sufran necesidades socioeconómicas.

* Designados los beneficiarios, los listados se publicarán en los diarios locales. Después, según lo establece el reglamento, se necesitará la aprobación del Concejo Deliberante.

* La construcción de las viviendas, que demandará alrededor de 12 meses, requerirá una inversión inicial de 113 millones de pesos por parte del Gobierno nacional.

* Los beneficiarios, que podrán financiarlas hasta en 30 años, deberán pagar un interés que oscilará entre el 0% y el 4% anual. Las cuotas mensuales serán de alrededor de $ 150.-

La Uocra tiene plena ocupación

El secretario general de la seccional local de la Uocra, dijo ayer que, “en el ámbito de General Pueyrredon, actualmente el gremio registra plena ocupación”.
Al ser consultado por LA CAPITAL, César Trujillo señaló que “gracias a las obras públicas y privadas que se están ejecutando, especialmente éstas últimas, todos los que conocen el oficio, tienen la suerte de tener trabajo; cuando una obra se termina, la gente de inmediato se ubica en otra nueva”, destacó. Acerca del avance del Colector del Noroeste, sostuvo que “se trata de una obra largamente esperada por los marplatenses que viven en sectores con problemas de inundación y que, gracias a los gobiernos nacional y municipal, está en marcha; en el caso de nuestro gremio -añadió- ocupa a un centenar y medio de trabajadores”. En cuanto a los haberes que perciben los obreros de la construcción, tras señalar que “estamos en negociaciones paritarias”, afirmó que “ya obtuvimos un aumento a cuenta; sin contar las horas extras, un ayudante está ganando alrededor de 2.600 pesos mensuales; un oficial entre 3.500 y 4.000 y, en caso de ser especializado, más que eso”.
Finalmente, luego de señalar que “contamos con una Escuela de Capacitación a la que actualmente concurren unos 500 alumnos” dijo que “otros 400 están en lista de espera aguardando el momento de realizar los cursos que permiten aprender el oficio”.-

fuente: diario la capital

La construcción de viviendas se mantiene a niveles sostenidos


La construcción de viviendas se mantiene a niveles sostenidos

En 2009 fueron autorizados casi 131 mil metros cuadrados. En lo que va de 2010 se extendieron permisos para desarrollar 769 viviendas residenciales.

Pese a haber sufrido un retroceso a causa de la crisis económica internacional desatada en 2008, la construcción de viviendas en Mar del Plata se mantiene a un ritmo sostenido, motorizada en la mayoría de los casos por inversores reticentes a recurrir al crédito bancario para financiarse y que eligen a los “ladrillos” como refugio para sus ahorros.
Si bien se está lejos de alcanzar las cifras de los años de mayor bonanza económica del país, como fueron 2006 y 2007, los datos de la Dirección de Obras Privadas del municipio confirman lo que cualquier vecino de Mar del Plata puede comprobar con sus propios ojos, sobre todo, en barrios aledaños a la zona céntrica.
Hoy existen en marcha numerosos proyectos inmobiliarios, especialmente edificios, que comenzaron a modificar el paisaje de barrios tradicionalmente ocupados por casas bajas.
Las cifras más recientes elaboradas por la comuna a las que tuvo acceso LA CAPITAL indican que en 2009 -en cuyo transcurso fue aprobada la mayor parte de los proyectos que están siendo ejecutados- se extendieron permisos para desarrollar 769 obras residenciales.
De ellas, 560 correspondieron a viviendas unifamiliares y las 209 restantes a multifamiliares, entre las que figuran complejos, dúplex y edificios horizontales. Esto significa que en total, fueron autorizados casi 131 mil metros cuadrados para la construcción de viviendas en la ciudad durante 2009, convirtiéndose en obras actualmente visibles.
Para el secretario de Planeamiento Urbano de la comuna, José Luis Castorina, en esta época pueden encontrarse algunos rasgos distintivos respecto de cómo se desarrollaba el negocio de la construcción en Mar del Plata en años anteriores como en 2005, 2006 ó 2007. A diferencia de lo que ocurría en aquel momento, si bien la costa sigue siendo un punto atractivo, se advierte que el mayor caudal de inversiones se dirige al macrocentro y a algunos barrios bien ubicados, como La Perla, las inmediaciones del Hospital Materno o Chauvín. Otra zona muy activa en este aspecto es la que se ubica entre la vieja terminal de micros y la calle Güemes, donde en estos momentos existen unos 15 edificios residenciales en plena etapa de obra.
Se trata de sectores de mediana densidad en los que está autorizada la construcción en altura, pero donde durante décadas predominaron los chalets y las casas bajas. Hoy ese paisaje está cambiando bruscamente con la aparición de edificios de entre 5 y 6 pisos, que también tienen ciertas diferencias respecto de los que se construían hasta hacía pocos años.
Las nuevas obras de propiedad horizontal que se ejecutan en estos barrios ya no privilegian tanto la incorporación de amenities -como piletas de natación, gimnasios o play rooms- como sí sucedía y aún ocurre en el caso de los edificios más próximos a la costa. Para Castorina esto sucede porque la mayoría de estos emprendimientos está dirigida a marplatenses que buscan una vivienda permanente y se sabe que en la ciudad “no existe un mercado lo suficientemente amplio como para aceptar el incremento de las expensas” por la existencia de esta clase de servicios extras.

Perfil de inversores

Tanto en el sector público como en el privado hay coincidencia en que quienes motorizan hoy el negocio de la construcción son personas que poseen un excedente de dinero y que no recurren a los bancos para tomar crédito ni para depositar sus ahorros. Se trata muchas veces de grupos de profesionales -en ocasiones hasta de amigos- con buenos ingresos que se asocian para invertir en la construcción o que le aportan su capital a empresas constructoras para que lleven adelante algún proyecto.
Esto les permite obtener una ganancia o convertirse en usuarios finales de propiedades a estrenar al costo.
Según Castorina, desde el punto de vista legal, en la ciudad existen algunas condiciones que son aprovechadas por los inversores, como la posibilidad de construir un piso más cumpliendo con el requisito de estilizar el edificio dejando libres las medianeras y la planta baja. Así, desde el punto de vista urbanístico se trata de lograr un conjunto edilicio más armónico y se le da la chance al constructor de sumar más unidades de departamentos para mejorar su rentabilidad. Además existen zonas especialmente promocionadas, como la calle Alem entre O’Higgins y Paso, donde hoy existen varios proyectos en marcha.
Para el martillero Miguel Angel Valencia es evidente que por estos días en Mar del Plata existe “una gran cantidad de obras en ejecución” y aseguró que “hay un buen nivel de comercialización” pese a que los niveles de venta “no son todo lo fluido que desearíamos”.
En su opinión el mercado suele mostrarse sensible a los vaivenes del país, al punto que cada vez que existen conflictos políticos de alta resonancia la demanda “se retrae de manera muy clara”.
Por caso, en los días en los que las disputas entre la dirigencia política parecen aquietarse, es cuando se concreta el mayor caudal de ventas. Valencia coincidió en que a diferencia de lo que sucedía hasta hacía poco tiempo, en la actualidad la inversión inmobiliaria para vivienda “está más esparcida por toda la ciudad”. Y explicó que de acuerdo a la zona, se perciben diferencias respecto del público. “En el caso de los edificios cercanos al centro, la mayor demanda la ejercen los marplatenses. Pero cuando nos acercamos a la costa la tendencia cambia radicalmente y nos encontramos con que el 60% ó 70% de los clientes son personas de otras ciudades”, explicó.

Proyectos controvertidos

El negocio inmobiliario genera en algunos sectores de Mar del Plata tensiones que en la actualidad, están en pleno proceso de resolución. Un caso emblemático se relaciona con el proyecto para construir un edificio de 18 pisos en Güemes y la costa, rechazado por los vecinos de la zona que iniciaron una demanda judicial oponiéndose al avance de la obra.
La actual gestión municipal tuvo claras opiniones en contra de este emprendimiento, autorizado durante la intendencia de Daniel Katz. Pero en concreto no adoptó ninguna decisión a la espera de que haya un fallo firme de la Justicia.
Otro proyecto controvertido es el que está previsto para la esquina de Garay y la costa, donde está planeada la construcción de otro edificio Maral. La iniciativa fue planteada en el Concejo Deliberante donde no prosperó, por lo que los inversores iniciaron un nuevo trámite por otra vía, recurriendo al Consejo de Inversiones que integran funcionarios del Ejecutivo. Ese organismo deberá dar una opinión sobre la propuesta y eventualmente sugerir de qué manera podría ser autorizada la obra. Por estos días el Concejo Deliberante fue escenario de algunas discusiones respecto de un proyecto de ordenanza del concejal radical Fernando Rizzi, destinado a fomentar la construcción de edificios de altura en la bahía de Punta Mogotes. Para el edil, con esta medida se orientaría a los inversores hacia una zona que requiere un desarrollo urbanístico que no afectaría a las playas. Pero algunos vecinos de la zona se mostraron disconformes con la idea.

fuente: diario la capital

En Punta Mogotes se oponen a construcción de torres


En Punta Mogotes se oponen a construcción de torres

Cuestionan el proyecto de un concejal y solicitan que se consulte a los vecinos.

<!–

–>

Cantidad de palabras 496 palabras Tiempo de lectura Lectura en 2.1′ Imprimir Imprimir Enviar por mail Enviar Aumentar tama�o Disminuir tama�o Cambiar tamaño

2010-03-14 17:39:31 

No es la primera vez que se impulsa este negocio inmobiliario en esa zona sur de la costa marplatense. Ahora es un proyecto del concejal Fernando Rizzi (UCR) que reavida la idea y la preocupación de los vecinos de Punta Mogotes.

Jorge Tesán, vecino de esa residencial zona de Mar del Plata, envió una nota donde brinda una serie de cuestionamientos a la iniciativa que se encuentra en pleno análisis de comisiones en el Concejo Deliberante.

“El concejal establece en forma muy dudosa en sus fundamentaciones que como en ese sector (la Bahía de Punta Mogotes, desde la calle Vértiz hasta la calle Castro Barros) ya se permite la construcción de seis o siete pisos, en nada perjudicaría al barrio que éstos tengan más pisos. Parece que para el concejal seis es igual a doce o trece, o tal vez más”, manifestó.

El vecino consignó que el proyecto hace mención a tres tipos de construcciones: Edificios “entre medianeras”, es decir, cuya construcción abarca de medianera a medianera del terreno; Edificios de “semiperímetro libre”, en los que la construcción deja un espacio entre ésta y una de las medianeras, y edificios “de perímetro libre”, que son los que dejan espacios entre las medianeras.

Sobre este último, Tesán manifestó que “el concejal Rizzi dice en su escrito, que garantizan una `mayor estética barrial y una mejor calidad habitacional´, sin que entendamos porqué deberíamos creer su consideración subjetiva. Claro, el concejal Rizzi no dice que este tipo de edificios permite vistas a los cuatro costados de la construcción, lo cual se traduce en dinero al momento de venderlos”, añadió.

Para este vecino, este tipo de construcciones (que pueden llegar a tener hasta una altura de veinte pisos) afectará a los balnearios producto del impacto de lo que se denomina el “cono de sombra”.

“Sin contar con los perjuicios que puedan ocasionarse a la flora y fauna de la Reserva del Puerto, incluida en la traza que menciona la ordenanza. Hoy en día, alrededor de las 17.30, el cono de sombra de un edificio de 40 metros de altura daría un cono de sombra de 135 metros”, especificó.

Tras dejar en claro que se oponen a la construcción de torres en el barrio, Tesán recalcó que Punta Mogotes “es un capital turístico con construcciones añosas que deberían tener algún tipo de protección patrimonial, en lugar de pensarse en su destrucción, cuya costa acaso esté descuidada por la escasa –y tal vez deliberada- intervención municipal que se resuelve comenzando esta intervención, en lugar de mostrarse siempre tan esquiva al momento de asistirnos o pensar en planes para edificar viviendas a las miles de familias marplatenses que no las poseen”.

“Si quieren mejorar ese sector, ¿porqué no se consulta a los vecinos? ¿estaría mal pensar en aprovechar allí los grandes espacios para poner escuelas primarias (la escuela 14 del barrio lo agradecería), secundarias, aulas para universidades, oficinas municipales que descentralicen la administración, salas de primeros auxilios y todo aquello de lo que los funcionarios municipales suelen mostrar orgullo?”, se preguntó.

fuente: puntonoticias

Este año, la construcción se recuperará de la mano de las viviendas y los proyectos viales


 
 
 La construcción privada y la obra pública alientan este año la recuperación de la industria de la construcción, proyecta un informe del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

En el capítulo de perspectivas, del informe sobre construcción y mercado inmobiliario, la casa de altos estudios indica que “los indicadores disponibles señalan que, con lentitud, se va en camino de reconstituir los anteriores niveles de la construcción privada de la mano de viviendas y proyectos viales”.

El escrito sostiene que la robustez de esta tendencia dependerá, visto el escaso dinamismo del mercado de crédito hipotecario, de la evolución que adquiera el grado de confianza de los inversores, los cuales en el corto plazo se volcarían preferentemente por inversiones de mayor liquidez.

Consecuentemente, al menos durante los primeros meses de 2010, los precios inmobiliarios continuarían creciendo a tasas más bajas que las observadas hasta 2008, tal como en 2009.

La inversión pública -en especial en infraestructura vial- dependerá básicamente del sesgo que adquiera la política económica en materia de gasto público.

Las ventas de asfalto al mercado interno, impulsadas por la obra vial, crecieron en el año 2009 cerca de 9,1 por ciento, en la comparación con 2008.

La crisis económica internacional impactó en el sector de la construcción en el 2009 y según cifras del Indec, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción arrojó una baja anual de 2,5 por ciento.

Según el informe de la UADE, al retornar las tasas de crecimiento positivas en las economías mundiales, unido a los mayores precios de las materias primas, se debería configurar un escenario también de crecimiento para el país, acompañado por la inversión privada en construcciones.

Esta reacción no será acelerada debido, primero, a que deberá atravesar la etapa de recomposición de la liquidez y solvencia financiera para luego pasar a la concreción de los distintos proyectos.
 
 
.
AUTOR / FUENTE: TELAM

Estudian la construcción de edificios de hasta 12 pisos en la bahía de Punta Mogotes


Dentro del Plan Estratégico se están haciendo estudios de impacto ambiental en ciertos sectores de la ciudad. Las miradas apuntan a desarrollar la franja costera en el norte y sur de la ciudad. Pretenden construir edificios “de jerarquía”.

Empresarios de la construcción, martilleros y referentes inmobiliarios y el poder político de Mar del Plata parecen encaminarse hacia el consenso para fomentar la construcción de edificios de categoría en parte de la franja costera de la bahía de Punta Mogotes.
En el marco del Plan Estratégico se están desarrollando estudios de evaluación, impacto ambiental y de la infraestructura (existente y necesaria para las modificaciones apuntadas) de posibles sitios o zonas con potencial de desarrollo. La mira está puesta en dos partes de la franja costera: el norte, de Plaza España hacia Camet, y el Sur, de Mogotes hacia el Faro.
De avanzar el proyecto, se pretende impulsar la construcción de edificios de aproximadamente 12 pisos y de 40 metros de altura en el sector comprendido por Avenida de los Trabajadores (ex Martínez de Hoz) entre Vértiz, frente a la reserva ecológica, y calle Castro Barros, un poco al sur de la mitad de la bahía, donde -aseguran- no se proyectaría cono de sombra sobre la playa. Serían aproximadamente 12 calles sobre la costa, quedando fuera de la iniciativa otras 17, hasta Mario Bravo, también pertenecientes a este barrio.
Para ello, además del consenso, sería menester modificar la categorización del barrio en el Código de Ordenamiento Territorial (COT), que actualmente es de Residencial 3 y permite edificaciones de hasta 6 ó 7 pisos, a Residencial 2.

Diversas opiniones

LA CAPITAL consultó a especialistas y encontró muestras de apoyo y también a vecinos, quienes vertieron opiniones a favor y en contra. Las objeciones tienen que ver con las dudas acerca de la infraestructura actual del barrio en función del impacto que supondrían las nuevas construcciones, la inseguridad actual -hay robos a comercios y viviendas particulares- y el temor a que cambie la fisonomía de Mogotes, por el aumento de la densidad poblacional.

La opinión de los vecinos

Washington Piriz, referente de la Asociación de Fomento Punta Mogotes, opinó sobre el proyecto de construcción de edificios más altos en la bahía: “Tenemos antecedentes de que no es lo mejor, porque proyectan conos de sombra. También entendemos todo lo relacionado con la promoción de la zona en cuanto a permitir edificios de jerarquía. Aunque hasta ahora nadie se acercó a informarnos o consultarnos”.
También añadió: “Pienso que esta iniciativa debe estar acompañada de estudios sobre qué tipo de impacto va a generar, a favor o en contra”.
Por su parte, Lorena, integrante de la comisión directiva de la entidad, agregó: “El barrio está en continuo crecimiento. No es de tres meses como antes. Hay una población estable estimada entre 50 y 80 mil personas. Toda la zona sur depende bastante de Mogotes”.
Piriz manifestó: “El Plan Estratégico es un espacio muy importante y quizás por la ausencia de las organizaciones sociales está copado por sectores empresarios. Hay que recordar que la extensión de las concesiones en el complejo de balnearios se fundamentó en tres ejes temáticos: el del viento, con molinos; la Plaza del Agua; y el del sol, con conciertos al aire libre. De eso no se hizo ni se sabe nada. Todos los espacios tienen intereses en pugna y en el plan también debe involucrarse a la comunidad”.

Preocupación

“(El proyecto) podría ser positivo siempre y cuando la infraestructura se modifique, que haya más cloacas y más y mejores frecuencias de micros y taxis. Si eso cambia, aparte de ser una posibilidad inmobiliaria, podría acompañar el crecimiento del barrio”, señaló Ana, del tradicional comercio El Pato.
“No estoy oponiéndome al cambio, pero creo necesarias ciertas limitaciones. Mar del Plata se caracteriza por tener muy buenos arquitectos y muy malos urbanistas. Por ejemplo, si considera ciertos edificios en sí mismos, son preciosos; si los ve como postales por el entorno, son un horror”, añadió esta comerciante.
“Honestamente, como marplatense, creo que el barrio sufriría un enorme impacto ambiental y visual y este proyecto, me da la sensación, es para que ganen ciertas personas que hacen operaciones inmobiliarias. No quiero una ciudad de cemento; hacen falta más espacios verdes y proteger la zona de arena, que está desapareciendo”, señaló Enrique Rodríguez, encargado de un local de fabricación y venta de medialunas.
“El barrio crece en población estable y turistas pero faltan comercios y organismos administrativos”, añadió.
“Si bien los posibles edificios no van a proyectar sombra, los chalets ubicados atrás tendrán una pared y no verán más la playa. Pienso que hasta 4 ó 5 pisos está bien; más no”, consignó Roberto Gómez, encargado de un hotel ubicado sobre la costa.
Mónica, encargada de un local de venta de canastería, señaló: “No sé si el barrio da para hacer edificios tan altos, me parece que no. No existe suficiente infraestructura y hay inseguridad”.

Antecedentes de la iniciativa

Hace aproximadamente un año, la nueva Cámara de Empresarios de Punta Mogotes y el Sur presentó el Plan Urbano y esgrimió las razones para impulsar cambios exclusivamente en parte de la bahía. El proyecto fue respaldado por el bloque de la UCR en el Concejo, donde el edil Fernando Rizzi presentó una propuesta en sintonía con lo que sostienen los empresarios.
“Mar del Plata presenta en muchas de sus zonas emprendimientos edilicios que están transformando su morfología urbana y espacialidad ambiental. En muchos casos los efectos son negativos, dado que se acude a procesos de densificación poblacional, cambio de las fisonomías de barrios tradicionales marplatenses y alteración del asoleamiento. Sin embargo existen otros sectores donde resulta positivo orientar la inversión hacia edificios multifamiliares, porque no generan efectos no deseados y además conllevan la necesidad de un proceso de renovación urbana que los jerarquice como áreas de desarrollo inmobiliario y urbano. Uno de ellos, sin duda es parte del arco de la bahía de Punta Mogotes”.
El presidente de la cámara, Fernando Carobino, considera que el proyecto dinamizaría el frente costero, “sin afectar las características que se presentan hacia el interior del barrio”.
Uno de los argumentos esgrimidos por quienes impulsan el proyecto es “sacar a Punta Mogotes del estado de postergación en el que se encuentra”.

Los operadores están de acuerdo

El proyecto de construcción de edificios en la bahía de Punta Mogotes atrae la atención de diversos actores. Miguel Angel Donsini, titular del Colegio de Martilleros, tiene una inmobiliaria en la zona. En su carácter de agente comercial, opinó: “Me parece excelente. Hay consenso general de cambiar aspectos urbanos de la ciudad. La idea es crecer hacia el sur para aprovechar la franja costera, ya que no tiene contaminación de agua ni cono de sombra. Es un excelente sector para vivienda permanente, plaza adecuada para edificios de público ABC1, que hace rato no se construyen ahí. La zona está un poco postergada”.
Por su parte, Fernando Carobino, titular de la cámara empresaria del sur, enumeró los requisitos que son necesarios en edificios de jerarquía: “Vista plena al mar, cochera, quincho, piscina y seguridad”. Y añadió: “Siete pisos -lo que permite el COT actualmente- no justifican la inversión. El proyecto sería sólo en la costa, no modificaría la estructura del barrio hacia dentro. No creo que haya inconvenientes porque hay servicios e infraestructura suficiente”.
Por su parte, Pablo Rescia, coordinador del Plan Estratégico, señaló: “Estamos estudiando áreas con infraestructuras que podrían absorber más capacidad edilicia. Punta Mogotes tiene valor agregado por su situación paisajística y ambiental. La idea es dejar consolidado en el COT la posibilidad de elevar (en promedio) el 30 por ciento los valores de construcción”. “En el plan -añadió- hacemos estudios de impacto en sectores y zonas, para niveles residenciales medio y alto. La idea es crecer 10, 15 ó 30 por ciento la construcción en ciertos lugares, para aliviar otros”.
Crecer hacia dentro, no en extensión, tal como se plantea dentro del marco del “Plan de Gestión Territorial”.
“Hay muchos barrios con bajo tejido residencial, pero la intención no es doblar la densidad, sino buscar el equilibrio. Punta Mogotes es de baja densidad hacia dentro”, observó Rescia.
“En el plan se estudian sectores y se verifica el impacto que la nueva densidad tendría. O sea, hay que cerciorarse que se hagan todos los estudios, lo más detallado posible, de lugares con densidad media a baja”, consignó el coordinador del Plan Estratégico.
Por su parte, el presidente del Honorable Concejo Deliberante, Marcelo Artime (arquitecto de profesión), opinó: “Existe la necesidad de generar lugares atractivos, con inversiones en propiedad horizontal. Hacia el sur hay una potencialidad importante, por la vista al mar, las playas, la escasa densidad poblacional y el hecho de que no haya conos de sombra. Estoy de acuerdo con la iniciativa. De todos modos son procesos muy cuidadosos porque afectan a 50 años al futuro. Hay que ver qué impactos generan, que no alteren el medio ambiente, se debe manejar el tema técnicamente”. Asimismo, apuntó uno de los pasos necesarios es la consulta a los vecinos. “Cuando la idea esté firme lo haremos”, adelantó.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: