Posteado por: rodrimdq | 26 mayo 2012

Sin mercado, ¿puede haber precios?


En concreto

Sin mercado, ¿puede haber precios?

Por Adriana Anzillotti | LA NACION

Twitter: @aanzillotti    |
Las noticias de la semana desalientan hasta el más optimista y en verdad cada vez son menos porque la realidad golpea a los ciudadanos. Y el sector inmobiliario no está exento de esta coyuntura. Los números son elocuentes: las escrituras reflejan una caída y lo mismo sucede con la cantidad de permisos para construir, de modo que no sólo este momento es crítico, sino que se advierte y anticipa un difícil segundo semestre y más incertidumbre respecto de 2013 (con muchos nubarrones en el horizonte encima de un año electoral). Planificar una obra exige mucha anticipación y las condiciones actuales lo que menos consiguen es incentivar a los desarrolladores/inversores locales para construir. Lo que implica, además, menos puestos de trabajo en la construcción, que es madre de industrias y generadora de mano de obra.

Mientras la pelea política subió de tono y se podría decir que está disimuladamente al rojo vivo, con inflación mediante y un dólar paralelo que pasó la barrera de los 6 pesos, el panorama se ha vuelto sumamente complejo. Escasea la yerba en las góndolas, pero mucho más preocupante es que falten insumos para la medicina y remedios, mientras el dólar sigue trepando…, ¿hasta dónde? ¿O acaso es una devaluación encubierta?

El mercado se frenó básicamente por las restricciones cambiarias. Pero nada positivo viene de las decisiones ajenas al propio mercado: nada puede determinarlo más que sus propias variables. De ese delicado balanceo entre la oferta y la demanda surge el precio. A mayor libertad para ese equilibrio, mejores resultados para su fluidez.

La libertad (obviamente en el sentido más amplio y en todos los aspectos de la vida como un valor supremo del hombre), pero en este caso contractual aplicada al mercado de alquileres, permite que este segmento fluya y se afiance la necesidad de negociar entre locadores y locatarios en busca de resultados que beneficien a las partes. Cualquier intromisión externa no hace más que sofocar este estilo de consensuar logrado después de muchos traspiés y no sólo en lo referido a la vivienda, sino también en los contratos comerciales.

Pero si se vuelve al dólar, protagonista total de estos días, la pregunta es si la suba continúa, ¿cómo afecta esto a los precios de las propiedades? Ni comprar ni vender… Entonces no hay mercado y si no lo hay, ¿puede haber precios?

Las dudas arrecian mientras que los bolsillos enflaquecen y la preocupación de cómo esta situación actual de la economía puede afectar a las empresas y los puestos de trabajo sigue en alza. ¿Quién despejará estas incógnitas?.

 

Anuncios
Posteado por: rodrimdq | 26 mayo 2012

La falta de dólares El mercado, en pausa


El cepo cambiario llevó a un amesetamiento de las operaciones, con vendedores que quitan sus propiedades de la oferta y compradores que no pueden acceder a la moneda extranjera; se estima una caída del 11% para el primer cuatrimestre

Por Diego Cuneo  | LA NACION

 

Las medidas tomadas por el Gobierno en las últimas semanas sobre el mercado financiero, no hicieron más que oscurecer un panorama que ya de por sí aparecía como sombrío para la actividad inmobiliaria. Es que la desaceleración que se produjo como consecuencia de la fiscalización de la compraventa de moneda extranjera impuesta a fines de octubre último se amplificó luego con más restricciones, y llegó a un punto de máximo retraimiento con la decisión de los últimos días de casi bloquear el acceso a los dólares. Así, el llamado cerrojo o cepo cambiario está impactando muy fuerte en el ámbito de propiedades usadas o terminadas.

La situación es clara: ante la imposibilidad de concretar operaciones en dólares, los vendedores retiran sus propiedades de la oferta o sólo realizan la transacción si se les ofrecen billetes norteamericanos. Los compradores, en tanto, se encuentran con trabas casi imposibles de superar para acceder a los dólares al precio oficial o deben pagar casi un 30% más recurriendo al mercado paralelo, en una transacción que, por otra parte, es ilegal; en resumen: no tienen qué ni cómo comprar.

Así se llegó a un amesetamiento de la actividad. E incertidumbre es la palabra que más se escucha por estos días entre operadores y desarrolladores. “El mercado está resentido porque, históricamente, cualquier elemento de control o de ajuste lo afecta, y eso impacta directamente sobre el sector”, graficó Miguel Camps, titular de la Asociación de Empresarios de la Vivienda.

“La actividad está completamente retraída. Para dar un ejemplo, en lo que es la ciudad de Buenos Aires en el primer cuatrimestre de este año las operaciones tuvieron una caída del 11% respecto de igual período de 2011, mientras que la cantidad de permisos de obra disminuyó un 38%, cifras que se suman a la mengua que se venía evidenciando en el último trimestre de 2011. Con lo cual, si seguimos con este ritmo, seguramente dentro de un año o año y medio vamos a tener escasez de oferta por la falta de unidades para la venta”, amplió Néstor Walenten, titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina. En coincidencia, Gabriela Goldzer, de la firma Ocampo Propiedades, detalló: “Desde hace mucho tiempo, el valor de las propiedades en la Argentina se expresa en dólares, por lo tanto es el patrón de referencia que define el precio en este mercado. Como el dólar es también la moneda en la cual se ahorra para la compra de bienes importantes como son las propiedades, el cepo cambiario introdujo en el mercado inmobiliario una fuerte incertidumbre que frena y lentifica muchas operaciones”.

Roberto Tizado, titular de Tizado Propiedades, manifestó: “El cepo cambiario está complicando las operaciones de las propiedades entre particulares”. Y sumó otro punto desalentador: la imposibilidad de acceder a créditos hipotecarios. “Hoy, la operatoria crediticia está más restringida y casi todos los pedidos de préstamos salen rechazados. Entonces podríamos decir que no hay créditos, no se consiguen dólares y la cotización del dólar se pacta en cada operación”, dijo.

Las alternativas, pocas

Sin embargo hay coincidencia también en que la actividad se mueve en determinados ámbitos puntuales.

Ariel Wasserman, uno de los directores de la firma BW Group, detalló: “En momentos de incertidumbre la gente que aún tiene dólares sigue apostando por la propiedad como refugio de valor. El panorama actual impone nuevas estrategias, y los desarrolladores debemos encontrar vías alternativas para satisfacer la demanda. En este momento hay dos opciones: obras terminada o proyectos en pozo. Nosotros estamos recibiendo consultas de inversores y clientes que quieren comprar propiedades en pesos, y las alternativas dependen básicamente de esas dos variables: si es una obra terminada, no se pueden aceptar pesos al valor del dólar oficial porque el cerrojo es total y el constructor no puede comprar dólares con esos pesos (hay que tener en cuenta que la obra fue construida y financiada en dólares), entonces una de las posibilidades es tomar los pesos al valor del dólar paralelo. Sin embargo es un buen momento para comprar una propiedad desde el pozo, porque si bien hay una parte que se paga en dólares (y para esto muchos utilizan sus ahorros), el resto podrá financiarse en pesos. El constructor puede utilizar los pesos para pagar gran parte de la construcción, entonces ya no hacen falta los dólares”.

Tizado coincidió: “Algunos desarrollistas están empezando a aceptar pesos sobre todo en las obras que están en construcción, ya que usan esos pesos para pagar salarios e insumos de la construcción”.

Camps sumó otra posibilidad, los fideicomisos al costo y en pesos: “El fideicomiso, tal como lo encaramos desde la AEV desde que lo establecimos como sistema en 2003, es una herramienta honesta y eficaz. Y de alguna forma, ante este panorama, nos premia, porque permite el pago al costo (excepto por la parte del terreno) de todo lo que se refiere a la construcción. O sea, los desarrolladores reciben los pesos y con esos pesos pueden pagar el material por adelantado y también hacer frente a los costos de obra y los contratos con los proveedores rápidamente. Hoy no hay una forma más equitativa para las partes que la del fideicomiso. Algunos optan por los dólares, pero los que tomaron a dólar oficial hoy se encuentran con que la inflación y la suba de costos se empiezan a guiar por el dólar paralelo, y entonces se encuentran con problemas”, dijo.

Goldszer se mostró de acuerdo: “Creemos que es un buen momento para comprar una propiedad en una obra en pozo, porque si bien hay una parte que se paga en dólares (y para esto muchos utilizan sus ahorros en dólares), el resto podrá financiarse en pesos. El constructor puede utilizar los pesos para pagar gran parte de la construcción, entonces ya no hacen falta los dólares”.

Cómo sigue

Claro que surge el interrogante de qué sucederá en el futuro. Al respecto, Tizado dijo: “A corto plazo, la situación seguirá siendo complicada, pero en el mediano seguramente el mercado irá arbitrando valores, formas y monedas de pago, y encontrando un nuevo equilibrio. Este es un mercado que se maneja libremente entre la oferta y la demanda, y sin intervenciones irá encontrando sus nuevos equilibrios una vez superada esta transición complicada”.

Goldszer coincidió: “A corto plazo vemos un mercado amesetado y con la aparición de algunas oportunidades puntuales generadas por la incertidumbre económica tanto a nivel global como local. Sin embargo, a mediano y largo plazo creemos que el mercado inmobiliario sigue siendo una gran opción en términos de ahorro que permite huir de la volatilidad de la moneda y de la crisis que todavía está impactando en las economías desarrolladas”. Wasserman tuvo una mirada similar: “Creemos que estamos antes una situación circunstancial. Nos da la impresión de que de alguna manera esto cambiará de rumbo. El cepo cambiario no podrá sostenerse eternamente, y tal vez el mercado del dólar deberá sincerarse de una vez por todas”.

Para finalizar, Walenten aportó un punto de vista más crítico: “De persistir con el cerrojo y los controles, no veo una salida para esta situación. En la medida en que no se flexibilice el mercado cambiario no hay soluciones a la vista. Es necesario volver a un mercado de libre acceso para que la actividad inmobiliaria vuelva a encontrar una dinámica como la que tenía hasta octubre último”.

11%

De caída en las operaciones

Es lo que se registró en el primer cuatrimestre de este año comparado con igual período de 2011 en la ciudad de Buenos Aires

Pesificación

En medio de esta situación tan enrarecida, en los últimos días comenzó a circular con fuerza la versión de que el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, está impulsando una iniciativa para pesificar la operatoria inmobiliaria, o lo que es lo mismo, llevar a que todas las transacciones que se hagan se realicen en moneda nacional. En ese sentido, inmobiliarios y desarrolladores coinciden en que ésa no aparece como una solución al problema. Lo sintetiza Walenten: “Creo que una pesificación no va a ser la solución, porque en un mercado con un dólar tan volátil como el que estamos viendo por estos días, la gente no va a saber cuál es el verdadero precio de las propiedades, por lo cual ni compradores ni vendedores se van a animar a realizar transacciones. Y no sólo eso, sino que quien recibe pesos inmediatamente va a querer posicionarse en dólares, con lo cual la presión sobre el mercado de cambios será mayor. Lo mismo sucede para quien recibe dólares: o los guarda o los trata de colocar en el mercado, con lo cual la presión también subirá”..

 

Posteado por: rodrimdq | 26 mayo 2012

La llegada de la F-1 a Mar del Plata no está confirmada


 

f1 trazado playa grande

La llegada de la F-1 a Mar del Plata no está confirmada

El dueño de los derechos de comercialización de la Fórmula 1, el británico Bernie Ecclestone, aseguró que no ha visto ningún contrato para albergar un Gran Premio en Argentina a partir de 2013.

 

No obstante, funcionarios del Ministerio de Turismo y del EMTur se encuentran en Europa para definir esta posibilidad.

 

En marzo pasado se había realizado el anuncio durante un acto que encabezó la presidenta Crstina Fernández y se había señalado que en mayo se iban a firmar los contratos para que la máxima categoría del automovilismo internacional retornara al país por un periodo de tres años.

 

Incluso se difundió un circuito callejero entre Playa rande y la Base Naval de la ciudad de Mar del Plata.

 

“No he visto ningún contrato”, aseguró Ecclestone a la agencia de noticias DPA en Mónaco, donde esta fin de semana se realiza una nueva fecha de la temporada 2012 de la F-1. “No hay nada firmado. No tengo ni idea”, agregó.

 

El anuncio del Gran Premio había sido realizado por la presidente Cristina de Kirchner en Casa de Gobierno, en el mes de marzo, cuando detalló que se correría en un circuito callejero en la ciudad de Mar del Plata a partir de 2013 y por los siguientes dos años.

 

En aquella oportunidad, el ministro de Turismo, Enrique Meyer, contó que aproximadamente hace un año había comenzado una negociación “silenciosa” para lograr que la Fórmula 1 regrese al país.

 

A fines de ese mes, el funcionario nacional estuvo en Mar del Plata y anunció que en mayo se iba a plasmar la firma de acuerdo con los organizadores del evento para que se corra en Argentina la categoría más importante del automovilismo mundial.

 

En las últimas horas, una comitiva de del Ministerio de Turismo de la Nación de la cual toman parte autoridades del EMTUR de Mar del Plata viajaron a Europa para definir, entre otras cosas, la posibilidad del regreso de la Fórmula Uno a nuestro país.

 

No obstante, Ecclestone, de 81 años, afirmó que ni siquiera tiene claro quién es su interlocutor en las negociaciones. “¿Con quién tengo que hablar para conseguir ese contrato?”, inquirió el británico.

 

En el momento del anuncio, Cristina se identificó como seguidora del automovilismo. “Pues dígale que me llame”, pidió Ecclestone al reportero.

 

Fuente: puntonoticias.com


24/05/2012 De manera sigilosa, el fisco recolecta datos e información de todos aquellos que participan en una transacción y los utiliza para potenciar los controles. Qué papel juega la UIF en el mercado. Conozca los regímenes existentes y los impuestos que intervienen en una operación
Por Gonzalo Chicote

Comprar un inmueble no es una tarea fácil.

Y, hasta el argentino más paciente, puede terminar confundido y estresado al momento de elegir entre casa o departamento, el barrio donde vivir o la cantidad de ambientes, por citar sólo algunos aspectos.

Esto, sin contar los trámites que debe hacer en los bancos si, para obtener los fondos, debe recurrir a un préstamo hipotecario o tiene que enfrentar el “traumático” sistema de la AFIP, que valida o no la obtención de dólares para pagar la transacción.

Lo que no todos conocen, es que el organismo de recaudación no sólo se encarga de aprobar la venta de billetes verdes, sino que, además, se ocupa de recolectar todo tipo de datos a medida que se avanza en una operación inmobiliaria.

De manera sigilosa, el fisco nacional, a través de un amplio número de regímenes de información, se nutre de aquello que le proporcionan, por ejemplo, los escribanos, bancos e inmobiliarias.

Así, a través de un simple cruce de datos, la AFIP puede detectar inconsistencias que pueden derivar en notificaciones o en las “temidas” inspecciones.

Al respecto, Valeria Cardinale, directora de Tax & Legal de KPMG, destacó que “la implementación de estos regímenes, además de la fiscalización y control de las operaciones inmobiliarias, permite al fisco -a través de controles cruzados- medir el nivel de ingreso y resolver recategorizaciones de oficio“.

Del mismo modo, advirtió que le facilita la tarea para “verificar ‘prima facie’ la procedencia o no de las declaraciones presentadas por los sujetos involucrados en las operaciones aludidas”.

Como consecuencia de estos controles, fueron conocidas numerosas notificaciones que el organismo fiscal envió a los contribuyentes “en las cuales se les ‘informaba’ que, de acuerdo al cruce de datos que realizó con distintos organismos, relacionados con la posesión de bienes inmuebles, entre otros, podrían ser posibles contribuyentes del Impuesto a las Ganancias y Bienes Personales“, ejemplificó Cardinale.

Cuáles son los regímenes de información
Los especialistas de KPMG consultados por iProfesional.com destacaron que existen dos importantes regímenes de información de la AFIP, al que debe adicionarse uno de la Unidad de Información Financiera (UIF).

En efecto, el organismo a cargo de Ricardo Echegaray impone los siguientes obligaciones para quienes intervienen en operaciones inmobiliarias:

1.COTI: el Código de Oferta de Transferencia de Inmueble fue creado por la RG 2371, y establece la obligación de obtener este código en forma previa a la negociación, oferta o transferencia a título oneroso de bienes inmuebles o derechos sobre ellos, cuando el precio consignado sea igual o superior a $600.000 (o u$s134.000).

A través de él, el fisco se hace de todos los datos de la operación, como ser tipo del bien, ubicación del mismo, superficie y el destino, así como el nombre y apellido, el CUIT, CUIL o CDI de quien adquiere y la valuación del inmueble.

¿Quiénes deben informar los distintos datos?. La norma establece la obligación de las inmobiliarias que actúen en las operaciones descriptas (negociación, oferta o transferencia) para que detallen su participación en la operación, la existencia e identificación de inmobiliarias asociadas, su desvinculación de la operación y la confirmación de la transferencia, entre otros.

De igual forma, se establece la obligación de los Escribanos Públicos que intervengan en la celebración de escrituras traslativas de domino o de derechos sobre bienes inmuebles a verificar la autenticidad y vigencia de la constancia del COTI.

Por último, impone la tarea a los responsables por deuda propia y ajena en los impuestos y a los sujetos que actúen como representantes legales de sujetos residentes en el exterior.

2. ROI: este régimen, que nació a través de la RG 2820, creó el Registro de Operaciones Inmobiliarias.

En él deben inscribirse, de manera obligatoria, aquellos que actúan en forma habitual en operaciones de intermediación y/o compraventa y/o locación de bienes inmuebles.

Además, extendió la aplicación para los sujetos que asumen carácter de locadores, arrendadores o cedentes de bienes inmuebles.

Esta norma incluyó también a los inmuebles urbanos, rurales, desarrollos de emprendimientos inmobiliarios (loteos, urbanizaciones, subdivisiones, o similares), espacios o superficies fijas o móviles -exclusivas o no- delimitados dentro de bienes inmuebles (como locales comerciales y stands, entre otros).

La importancia de cumplir con la entrega de esta información, radica principalmente en que es un requisito obligatorio para obtener certificados de créditos fiscales, constancias de situación impositiva, previsional y/o aduanera, entre otros.

Al respecto, Cardinale precisó que “ante el incumplimiento al régimen de información de la RG 2820, la AFIP denegará cualquier solicitud que, a tales efectos, presenten los sujetos involucrados”.

Otro de los aspecto que hace importante al régimen es que obliga a los agentes de retención de la RG 830 a verificar la autenticidad de las constancias de cumplimiento al régimen de información y, en caso de que no se hubiere cumplido con el mismo, o que de dicha constancia entregada surgieran defectos o inconsistencias (en relación a la consulta efectuada por el agente de retención), se deberá aplicar la mayor de las alícuotas que corresponda en función del tipo de operación, sin considerar el monto no sujeto a retención.

De esta manera, la AFIP se nutre de datos que les proporcionan todos los actores intervinientes en una operación de compraventa y los cruza con los que posee en su base para detectar evasores.

Pero, además, existe la posibilidad de que requiera información a otros organismos, tales como la UIF.

Cardinale explicó que, en efecto, el organismo a cargo de José Sbattella, a través de las resoluciones 21 y 41, obligó tanto a los escribanos como al Registro de la Propiedad Inmueble a reportar operaciones que consideren sospechosas de lavado de dinero o financiación del terrorismo.

Gustavo Consoli, senior manager de la División de Impuestos de Ernst & Young, explicó que el escribano interviniente deberá identificar a las partes intervinientes teniendo en cuenta:

Nombre y apellido.
• Fecha y lugar de nacimiento.
Nacionalidad.
• Sexo.
• Estado civil.
• Nombre del cónyuge.
Ocupación.
• Número y tipo de documento de identidad.
• CUIL, CUIT o CDI.
• Domicilio real y laboral o comercial (calle, número, localidad, provincia y código postal).
• Número de teléfono particular y laboral o comercial.
• Actividad principal realizada y dirección de correo electrónico.

El especialista indicó que “cuando las transacciones superen la suma de $200.000 deberá requerir una declaración jurada sobre la licitud y el origen de los fondos“.

Asimismo, aclaró que “si la misma supera los $500.000, deberá requerir documentación respaldatoria“, tal como copia autenticada de escritura, certificación de origen de fondos extendida por Contador Público o documentación que acredite la venta de bienes muebles, inmuebles, valores o semovientes.

Qué impuestos se pagan en la compra de inmuebles
Otro de los factores que pesan a la hora de potenciar una notificación, intimación o inspección, es el pago de impuestos, que proporcionan información directa de quienes realizan las operaciones.

En efecto, el fisco se vale de todos estos informes para detectar con qué tributos cumple el contribuyente y en cuáles esta en falta.

El número de gravámenes que pesan sobre estas operaciones variará de acuerdo con el tipo de comprador que intervenga, sea que se trate de una persona o de una sociedad.

Al respecto, Ileana Nicastro, gerente de Impuestos del estudio San Martín, Suárez & Asociados, explicó que si la persona destina el inmueble para su habitabilidad, la venta “estará gravada con el Impuestos al Valor Agregado (IVA) a la tasa del 10,5% sobre el valor de la construcción, ya que la porción del terreno no está alcanzada”.

Por el contrario, la alícuota será del 21% en caso de que el destino del bien sea el uso comercial.

“A su vez, la tenencia del inmueble, deberá ser informada por el titular como parte de su patrimonio al 31 de diciembre de cada año, quedando el mismo gravado en Bienes Personales en la medida en que éste posea bienes que excedan los $305.000 (o unos u$s68.000). Si ese fuera el caso la tasa variará dependiendo el valor del patrimonio, la cual oscila entre 0,5% y 1,25%”, destacó Nicastro.

Y aclaró que “en el caso en que el titular del inmueble sea una empresa deberá tributar Ganancia Mínima Presunta” en lugar del mencionado gravamen.

Asimismo, señaló la experta, “si abordamos este tema desde la óptica de la venta de inmuebles, se debe considerar que correspondería tributar el Impuesto a las Ganancias si el titular del inmueble objeto de la venta es una sociedad, en cuyo caso la tasa de imposición sería del 35%“.

“En cambio si se trata de una persona física, la operación de venta queda alcanzada por el Impuesto a la Transferencia Inmueble (ITI) -en tanto ese bien no tenga como destino final el de vivienda única- a la tasa del 15 por mil”, sostuvo.

La especialista hizo mención que “no corresponde tributar el Impuesto sobre los Ingresos Brutos en la medida en que la operación no constituya el objeto principal de la actividad, dado que si ese fuera el caso corresponderá gravarlo a la tasa de la jurisdicción respectiva”.

Por último, Nicastro indicó que “no hay que dejar de considerar la incidencia del Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios, ya que el banco interviniente efectúa la percepción a la tasa del 6 por mil en los distintos movimientos de fondos”.

Este impuesto constituye un costo, salvo por el importe que se permite computar contra el Impuesto a las Ganancias o Mínima Presunta que representa el 34% de los Créditos”, concluyó la especialista.

La “odisea” de obtener dólares
De esta manera, con todos los datos recolectados de todos los regímenes de información como los que provienen de los obligados a pagar los distintos impuestos, el organismo de recaudación alimenta sus bases.

Así, con ese gran potencial, realiza los cruces y, además, se vale de ellos para denegar o convalidar la compra de dólares.

En este escenario, el especialista de Ernst & Young explicó cuáles son los pasos que deben cumplir aquellos que están interesados en adquirir billetes verdes.

Al respecto, Consoli señaló que “el adquirente deberá concurrir a las entidades autorizadas a operar en cambios por el Banco Central (casas de cambio y bancos) y estas últimas consultarán y registrarán la operación en el sistema informático provisto por la AFIP en su página web”.

A tal efecto, los mencionados obligados deberán informar en el sistema:

• CUIT, CUIL, CDI o tipo y número de documento del adquirente.
• El tipo de moneda a adquirir y el destino a otorgar a la misma.
• El importe de la operación en pesos argentinos y el tipo de cambio aplicado.

Con ellos, el organismo de recaudación efectuará controles en tiempo real, utilizando los datos que posee, y dará una respuesta.

“En este sentido, comunicará si los datos se han ‘validado’ y asignará un número a la transacción o informará que hay ‘inconsistencias’, detallando los motivos del impedimento. En este último caso, el adquirente deberá dirigirse a la agencia del fisco en la cual se encuentra inscripto o bien, si no lo está, a la dependencia que le corresponda según su domicilio”, explicó Consoli.

Además, puntualizó que “si el motivo de la inconsistencia que emana del sistema fuese ‘insuficiente capacidad económica financiera’, el adquirente del inmueble podrá regularizar su situación presentando un Multinota -conforme lo previsto en la Resolución General 1128-, acompañando la impresión de la respuesta emitida por el sistema y la documentación fehaciente que acredite el origen y cuantía de los fondos a utilizar para el pago de la compra de la moneda extranjera”.

“Con esa información, la AFIP le informará al comprador si procede o no lo que está solicitando”, sostuvo el experto y aclaró que “los demás motivos de inconsistencia también podrán igualmente subsanarse, aportando la documentación que, según sea el caso, corresponda”.

Y concluyó: “El potencial adquirente del inmueble podrá consultar de antemano si está habilitado a comprar moneda extranjera. Para ello, deberá acceder previamente al servicio denominado ‘Consulta de Operaciones Cambiarias’ en el sitio web del organismo de recaudación para lo que deberá contar con ‘Clave Fiscal'”.

 

fuente: iprofesional.com


23/05/2012 El panorama que describen los dueños de inmobiliarias mete miedo. Los propietarios de inmuebles no quieren vender, para no quedar “pesificados”. Los que antes querían comprar, ahora prefieren “sentarse sobre los billetes”. ¿Caerá el precio del metro cuadrado, arrastrado por las menores operaciones?

Por Patricio Eleisegui

Como nunca antes en la última década, dueños de inmobiliarias, analistas y desarrolladores de nuevos emprendimientos muestran caras de extrema preocupación y predicen un futuro signado de malos presagios.

Sucede que, producto del asfixiante control sobre el dólar impuesto por el Gobierno, la compraventa de inmuebles para esta primera mitad del año ya arroja una cifra que resulta ser la peor desde el 2002 a la fecha.

A muy poco de concluir mayo, los actores del sector anticiparon a iProfesional.com que el mes cerrará -en lo que hace al total de transacciones- con una baja de al menos un 30 por ciento.

Esta proyección no hace más que profundizar el declive registrado en el primer trimestre.

La imposibilidad de hacerse de dólares viene dejando una huella tan preocupante como profunda en “ambas veredas”.

Por el lado de los propietarios, crece la reticencia a vender.

Por el lado de los compradores, prefieren conservar los billetes y no largarlos.

“Quienes estaban interesados en comprar ahora están esperando sentados arriba de los dólares”, afirma Armando Pepe, miembro de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

Y agrega: “Hay incertidumbre en la gente, miedo colectivo. No se sabe a dónde se quiere llegar con este cierre total del mercado cambiario”.

Según Pepe, “aquel que quiere comprar dólares para ir ahorrando y así luego pensar en adquirir una propiedad, ahora se le hace imposible”.

El directivo de la Cámara Inmobiliaria califica de “disparate” la idea de pesificar las operaciones y que el Estado designe a una entidad financiera pública como “veedora” para que apruebe una operación.

Más allá de la abrupta caída en el nivel de operaciones, el “corralito cambiario” redujo de manera sustancial la cantidad de inmuebles dispuestos para la comercialización.

En efecto, según dan cuentan los titulares de las distintas inmobiliarias de Capital y Provincia de Buenos Aires a una de cada cuatro viviendas ya sus propietarios le retiraron el cartel de “venta”.

“Muchos de ellos, ante el temor que les genera el no poder hacerse de dólares, optan por sacar el inmueble del mercado y así viene bajando la oferta de manera permanente”, asegura Jorge Toselli, director de la inmobiliaria homónima.

En igual sentido se expresa Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario: “El sector siempre se motorizó por inversores, que son los mismos que hoy se muestran reticentes a vender. Prefieren quedarse con el bien y ponerlo en alquiler en vez de intercambiarlo por pesos”.

Dueños que retiran sus unidades y potenciales clientes que optan por “sentarse sobre sus dólares”, no hacen otra cosa que ir reduciendo paulatinamente el total de operaciones a sus registros más bajos de los últimos años.

“Justamente es esta combinación la que explica por qué este primer cuatrimestre fue el peor desde el 2002″, señala Picasso, al tiempo que agrega que “en los próximos meses la caída se hará más marcada, de no mediar cambios”.

Este mes, según el titular de Reporte Inmobiliario, cerrará con una baja del orden del 30 por ciento en el total de operaciones.

Para el experto, la perspectiva del mercado del “ladrillo”, en el corto plazo, es todavía más alarmante. Y basa su afirmación en que a la falta de dólares se le suma el “efecto” inflación.

“El ritmo inflacionario no se detendrá y los valores de construcción seguirán mostrando fuertes aumentos. Al no cambiar los precios, y al estar los costos cerca de sus valores de reposición, esto dará lugar a una retracción aun mayor”, asegura.

El peso, cada vez más rezagado
Tal como diera cuenta iProfesional.com, la irrupción casi forzada del peso logró cobrar cierto vuelo, pero sólo en las obras desde pozo.

En este caso, los desarrolladores fueron flexibilizando su postura y comenzaron a convalidar un “menú mixto”.

Es decir, muchos ahora aceptan una parte del cobro en dólares (en general cerca de un 30%, para cubrir el valor del terreno) y el resto en moneda local (para afrontar gastos de materiales y mano de obra).

No obstante, en el caso de viviendas terminadas -usadas o a estrenar- el billete verde sigue siendo el protagonista excluyente.

“La situación actual es clara. Los propietarios ven cómo se está disparando el blue y más que nunca quieren dólares. Como no hay, en la mayoría de los casos rechazan las ofertas en pesos”, señala a iProfesional.com Diego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Propiedades.

Martin Dapelo, director de J Dapelo Negocios Inmobiliarios, sostiene que el sector se quedó con muy poca “materia prima”.

Así como para los bancos dicha materia prima el flujo de dinero que entra y sale, vía depósitos y créditos, para el sector de ladrillo lo es la cantidad de unidades dispuestas a la venta. Esta oferta, según precisa el experto, se desplomó.

“En el caso de las usadas, hay gente que quiere y puede comprar sólo en pesos, pero el titular del inmueble no los acepta”, recalca.

Santiago Zorraquin, presidente de Estancias del Pilar, advierte que el actual escenario de freno e incertidumbre va a persistir “mientras continúe la sensación de pánico”.

Y agrega que todo lo que está pasando no sólo afecta la compraventa de unidades sino, además, desalienta a muchos desarrolladores para encarar nuevas obras.

Las estadísticas parecen darle la razón: durante el primer cuatrimestre del corriente año, los permisos de construcción en la Ciudad de Buenos Aires se derrumbaron un 40 por ciento en comparación con el mismo lapso de 2011.

“El que tiene dólares no se va a deshacer de ellos justo ahora”, señala el experto Carlos D’Alessio.

Derrumbe interior
Este cimbronazo y derrumbe del 30% que experimenta el sector inmobiliario en la Ciudad de Buenos Aires también se hace extensible al interior del país.

“Hay una baja de un 30 a un 40 por ciento en las operaciones que se cierran. Y las consultas cayeron un 60 por ciento. Esto va a sentir incluso más fuerte en el mes de junio”, resalta a iProfesional.com Juan Martín Dahan, presidente de la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Córdoba (Cacic).

“Los productores rurales de la zona tienden a comprar propiedades en la ciudad de Córdoba. Pero con las actuales restricciones no pueden hacerse de divisas y tampoco están dispuestos a convalidar el valor del dólar paralelo. Eso hace que se frenen todas las ventas, incluso las de campos”, añade.

Salvador Distéfano, especialista de Real Estate en la ciudad de Rosario, aporta un enfoque más pesismista: “El mercado inmobiliario está parado”.

“Al observar que cada vez es mayor la distancia entre el dólar oficial y el blue, al ver que no hay un plan para reducir la brecha y evitar que el billete navegue con dos precios diferentes, aquellos que pueden conservan la propiedad lo hacen, porque además saben que no se descapitalizan”, añade.

En tanto, en Mendoza, los agentes de esa provincia estiman que de octubre a esta parte las operaciones inmobiliarias también acumulan una baja superior al 30 por ciento.

“El que tiene dólares hoy está pensando que si los invierte en un proyecto inmobiliario, no sabe si los va a volver a recuperar. Eso hace que se demore en la toma de decisiones”, indica el presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de la provincia, Santiago Debé.

El experto sostiene que, en Mendoza, el déficit habitacional alcanza las 140 mil unidades y que el problema “se viene agravando”, por lo que resaltó que “hay que tener mucho cuidado con la intervención estatal”.

“Cuando el Estado quiere controlar todo, termina distorsionando toda la economía”, concluye.

El precio del metro cuadrado, inmutable
En 2009, el total de escrituraciones se derrumbó casi un 40%, por el temor que imprimía la crisis mundial. Sin embargo, el precio del metro “ni se inmutó”.

Ahora, todo indica que sucederá algo similar, al menos en todas aquellas zonas de alta demanda.

“Los valores no han bajado”, asegura D’Alessio, del Colegio de Escribanos de la Ciudad.

Picasso, de Reporte, sostiene que la falta de necesidad de desprenderse del bien por parte de los propietarios es lo que también justifica la ausencia de variaciones en la cotización de los inmuebles.

“Los precios van a seguir estables. En primer lugar, porque el ladrillo sirve de refugio y los titulares no tienen ningún apuro para vender, pero además por el hecho de que los costos de construcción treparon demasiado y están muy cerca de los de reposición. Los inversores está muy informados de todo esto y eso también incide para que no baje el metro cuadrado”, indica.

“Las propiedades no caerán” pronostica Distéfano.

Y sustenta sus dichos en que “la gente que compró lo hizo como resguardo de valor y no aceptará modificaciones. Además, nadie tiene necesidad de vender ya mismo. Estamos en una aparente transición hacia un sistema con moneda local que pretende imponerse. En el camino, todos esperarán a que aclare sin hacer demasiados movimientos”, concluye.

 

Fuente: iprofesional.com


El nivel de reservas hoteleras hasta ayer no superaba el 40 por cuento.

A pesar de que el feriado del 25 de Mayo este año cae viernes, las expectativas turísticas para este fin de semana prolongado pueden ser consideradas dentro de un rango que va de moderado a bueno (en el mejor de los casos).

En cuanto al nivel de reservas hoteleras hay que decir que hasta ayer no superaba el 40%; sin embargo es probable que se incremente en la fecha; a ello habrá que sumar la demanda espontánea que se generará a partir de mañana cuando se produzca el arribo de visitantes que llegarán a la ciudad sin haber adoptado previsiones en materia de alojamiento.

En diálogo con este medio, el titular del Ente Municipal de Turismo, Pablo Fernández, afirmó que “desde nuestro punto de vista, teniendo en cuenta que estamos en mayo, las expectativas son buenas, razón por la cual esperamos que los hoteles logren un interesante nivel de ocupación; no vamos a poder comparar con lo que pasó el año pasado ya que en 2011 no tuvimos este fin de semana prolongado; de cualquier manera somos optimistas y esperamos que el tiempo acompañe por cuanto sabemos que es una circunstancia que a la hora de tomar decisiones influye mucho en lo que tiene que ver con los ingresos espontáneos”, expresó.

Otra opinión

Rolando Dominé, miembro de la Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica, dijo por su parte que “este 25 de Mayo, si bien es un feriado que parece atractivo porque se distanció un mes de los anteriores, hasta el momento no generó demasiadas reservas hoteleras; estamos por debajo de los niveles que acostumbramos tener; es probable que a raíz de que estamos cerca de fin de mes y de lo que está pasando a nivel económico, la posibilidad de gasto de los argentinos se haya frenado un poco; de cualquier manera, estamos convencidos de que el paseo por una o dos noches se va a dar a partir de decisiones de último momento; en consecuencia, a pesar de que seguramente las estadías van a ser más cortas que otras veces, es probable que la ciudad, que entre otros atractivos va a ofrecer espectáculos artísticos y un interesante torneo internacional de póker en el Casino Central, llegue a contar con un aceptable movimiento turístico”.

 

Fuente: diario la capital


turistas por la costa

Estiman que más de un millón de turistas se movilizarán este fin de semana

Casi 1,2 millón de turistas se movilizarán entre la tarde de este jueves y el domingo próximo en todo el país, con motivo del fin de semana largo que comienza el viernes, informaron fuentes oficiales.

 

Según el Ministerio de Turismo de la Nación, durante este feriado extendido en que se conmemora la creación del primer gobierno patrio, el 25 de mayo de 1810, “se movilizarán 1,141 millones de turistas, que generarán un gasto turístico de 1.051,9 millones de pesos”.

 

Se esperan unas 3,8 millones de pernoctaciones, con estadías promedio de 3,4 noches y un gasto medio por turista de 921 pesos de base, de acuerdo al cálculo de esa cartera, cuyo titular, Enrique Meyer, sostuvo que “el sector turístico juega un papel central en el desarrollo económico de Argentina”.

 

El informe sostiene que el 91% de los turistas viajará dentro de Argentina, donde la mayor receptividad se registrará en las provincias de Buenos Aires, del centro y del litoral fluvial.

 

En tanto, Mar del Plata, el principal centro turístico del país, tenía un buen nivel de reserva de alojamiento en hoteles y departamentos, según el Ente Municipal de Turismo (EMTUR) de General Pueyrredón.

 

El titular del organismo, Pablo Fernández, consideró que para el fin de semana “las expectativas son positivas, porque ya hubo movimiento de reservas de alojamientos”.

 

Según Ramiro Manzo, un operador inmobiliario local, las reservas de alojamiento “son mayoritariamente de turistas del Gran Buenos Aires y Capital Federal” ya que del resto del país llegan “generalmente cuando los fines de semana son más largos, es decir de cuatro o cinco días”.

 

Fuente: puntonoticias.com


21.05.2012 | A pesar del momento que atraviesa el dólar en nuestro país, el presidente de la Cámara de Desarrollo Inmobiliario de Mar del Plata, Luis Silva, destacó que el sector mantiene la cantidad de operaciones, pero destacó que “el inmueble se transformó en la única opción de ahorro posible”.

Los problemas que atraviesa el dólar con la aparición de una divisa paralela, empieza a crear rumores en los distintos sectores productivos de nuestra economía, pensando en lo que puede pasar de aquí en más.
El negocio inmobiliario, a pesar de todo, parece ser un ámbito en el cual las cosas se mantienen estables a pesar de los pronósticos catastróficos que se pueden escuchar. Esta mañana, en el programa “Noticias & Protagonistas”, el presidente de la Cámara de Desarrollo Inmobiliario de Mar del Plata, Luis Silva, dio precisiones sobre la actualidad del sector. En principio indicó: “para analizarlo tenemos que dividirlo en dos situaciones: las operaciones entre privados y las operaciones con las empresas constructoras que están haciendo edificios, ya sea con fideicomisos o venta directa. En el mercado entre personas, el que viene a comprar está posicionado en dólares, nadie tiene ahorros para comprar en pesos, entonces la operación se hace en dólares directamente. El comprador va a querer sacar una ventaja por el valor, pero generalmente se están haciendo con normalidad. Las empresas constructoras, en cambio, tienen que pagar jornales, materiales, todo tipo de contratos y no tiene ningún inconveniente en recibir pesos para cancelar la operación, a pesar de que se haya fijado el valor en dólares. Lo que queda por definir es a qué valor se toma ese dólar o ese peso”.
Más allá de ese planteo, la normalidad en las operaciones se adueñó del mercado. “Las empresas no quieren recibirlo a 4,50 y el comprador quiere entregar su dólar a 5,50 que es el valor del paralelo. Como consecuencia, se están haciendo operaciones tomando un promedio entre ambos. Esto ocurre porque el que tiene dólares, sabe que no es una divisa de reserva de valor importante a nivel internacional, por lo que los bienes también seguirán aumentando en dólares por la apreciación de la moneda”, argumentó.
La dimensión de lo que pasa con el dólar es difícil de medir, según expresa Silva: “todas las monedas tienen debilidad y por ello es difícil apreciar la depreciación del dólar, porque se tendría que comparar con el euro, que está peor. Nadie quiere que su moneda se aprecie, porque no puede exportar y demás; lo que quieren es que se deprecie para poder comerciar y seguir funcionando. ¿Contra qué podemos comparar esa inflación? Si la comparamos con el oro, hubo una devaluación del dólar tremenda; si la comparamos con los inmuebles, hay que ver lo que pasa en todos los países cercanos. En Uruguay, Chile, Perú y los países de la zona, el valor de la propiedad subió al orden de los 4.000 dólares el metro. Si vemos lo que pasa en Brasil, los inmuebles en San Pablo están llegando a 10.000 dólares el metro cuadrado y en Río de Janeiro, 15.000 dólares. No es una situación donde se puede decir que está caro acá y bajará la propiedad en dólares por problemas internos de Argentina, sino que el valor del inmueble es por la depreciación del dólar a nivel internacional”. Como consecuencia, señala, “el inmueble se transformó en la única opción de ahorro posible. El inversor común tiene la opción del inmueble que en Mar del Plata, además, se disfruta”. También dejó en claro que el inmobiliario no es el más rentable del mercado: “la propiedad nunca es la mejor inversión de todas, siempre hay alguna que técnicamente es mejor, pero lo importante para el inversor común es que le mantenga el dinero y sea una buena inversión. Por eso se siguen haciendo operaciones”.
A pesar de todo lo que sucede con el dólar, Luis Silva destacó: “la incertidumbre es el único inconveniente que tiene la gente. En la actividad inmobiliaria hemos pasado momentos muy difíciles y siempre se hicieron operaciones. Cuando salió este primer corralito a fines del año pasado, parecía que se caía el mundo y solamente hubo problemas en las operaciones que se estaban realizando. Si comparamos 2011 con 2012, el año pasado fue muy bueno para la inversión inmobiliaria, y en este año, la cantidad de operaciones es prácticamente la misma”.
Por último se refirió a lo que está sucediendo en España con la denominada burbuja inmobiliaria: “sucede esto porque los bancos aportaron dinero para que se construyan unidades y dieron crédito. Eso sabemos que en Argentina no existe, no hay nada que se haya hecho con crédito bancario, atrás de cada propiedad hay alguien que es dueño y le costó hacerlo. No la venderá a valores menores del costo, querrá tener una pequeña ganancia de su patrimonio por lo que no hay una burbuja inmobiliaria, acá no sería posible. Esto hace que se amortigüe todo y los valores se mantengan como hasta ahora”, concluyó.

 

Fuente: noticiasyprotagonistas.com.ar


Un buen nivel de reserva de alojamiento en hoteles y departamentos se registró en Mar del Plata para el fin de semana largo, por el feriado del 25 de Mayo, informaron fuentes del sector turístico.

El titular del Ente Municipal de Turismo (EMTUR), Pablo Fernández, consideró que para el fin de semana “las expectativas son positivas, porque ya hubo movimiento de reservas de alojamientos”.

Para Fernández, “el hecho de tener programados los fines de semana nos da previsibilidad y nos ayuda para programar con tiempo y para promover a la ciudad, y por ello Mar del Plata hace una campaña publicitaria previo a los fines de semana largo de todo el año”.

En tanto, el operador inmobiliario Ramiro Manzo indicó que las reservas de alojamiento “son mayormente de turistas del Gran Buenos Aires y Capital Federal” mientras que del resto del país “se da generalmente cuando los fines de semana son más largos, es decir de cuatro o cinco días”.

El Servicio Meteorológico Nacional prevé para el viernes y sábado jornadas soleadas, con una temperatura máxima de 19 grados, y algo nublado para el domingo y lunes con una máxima de 21 grados.

 

Fuente: Telam.

Posteado por: rodrimdq | 21 mayo 2012

15 imperdibles de Mar del Plata


Por Guillermo Villarreal

Historia, arquitectura, compras, vida nocturna, ecoturismo, aventura, playas, bosques y sierras: con su importante oferta cultural y natural, la ciudad se deja disfrutar todo el año. De cara al mar, una selección de los mejores paseos para toda la familia.

Mar Del Plata. Corresponsal – 20/05/12

Lejos de la postal que la muestra invadida, con playas llenas y largas filas en las salas de teatro y restaurantes, la del profuso y lento tránsito; lejos de la multitudinaria ciudad del verano, Mar del Plata, a 400 kilómetros de Buenos Aires, invita, en estos días, a ser redescubierta en un tiempo de placidez, sin prisas.
La cronología de su crecimiento, los testimonios de su desarrollo desde principios del siglo XX hasta estos días, palpables en documentos y en su disímil arquitectura, en fotos sepia y en los rasgos culturales que fue asimilando de tanta visita –de tanto visitante que se enamoró y resolvió quedarse, de los inmigrantes que la poblaron–, legaron una ciudad heterogénea, moderna e ilimitada en su oferta.

Es momento, entonces, para recorrer sus museos y las casonas centenarias, de respirar el aire limpio de las sierras y de sentir la revitalizante sensación de caminar por las mañanas a orillas del mar. Mar del Plata, en otoño, es imperdible.

Cada uno guardará en sus recuerdos, seguramente, su postal favorita de la ciudad, esa imagen, ese lugar al que querrá volver una y otra vez: la Plaza Colón y las aguas danzantes de la Plaza del Milenio, la vista imponente de los edificios gemelos del Casino y el tradicional NH Gran Hotel Provincial, los lobos marinos, la Rambla y la Bristol, la peatonal San Martín, las barrancas verdes derramándose sobre la costa, la movida de los bares de Playa Grande y la avenida Constitución, los sentimientos que genera el monumento de Alfonsina Storni de cara al mar, el verde y las múltiples actividades del Parque Camet, las residencias del barrio Los Troncos o los paseos por Chapadmalal.

A continuación, una selección de 15 propuestas para redescubrir y disfrutar de la ciudad.

1. Torreón del Monje

Emblemático, el Torreón del Monje invita a conocer su singular leyenda y a un relajante momento de cara al mar. Abierto al público, el edificio de estilo medieval construido en 1904, fue recuperado y remodelado “respetando su estilo e historia, aunque adaptado a las nuevas tendencias”, explica el concesionario Domingo Parato. El Torreón fue donado a la ciudad por el empresario Ernesto Tornquist, quien supuso que al edificio “le faltaba alma” y quiso dotarlo de un aura romántica y misteriosa. Por eso le encargó a su amigo el escritor chileno Alberto del Solar una historia que se convirtió en la leyenda del monje. Para instalarla, dijeron que el escrito que la narraba había sido hallado por un picapedrero italiano, en un cofre oculto entre las piedras, junto a un mapa y cincuenta monedas. La leyenda, que dicen es de 1695, puede conocerse en una visita a este ícono de Mar del Plata. Se puede almorzar ($ 50, plato principal, postre y café) o cenar un viernes y disfrutar de un show de piano y saxo frente al mar. Se recomienda reservar al 0223 4519467.

2. Puerto

Clásico insoslayable, el puerto de la ciudad se caracteriza por su pintoresca banquina de pescadores donde amarran las lanchas. El paseo está señalizado y hay paneles fijos que revelan datos e ilustraciones sobre las diferentes especies que se capturan en el mar, los tipos de embarcaciones y las artes de pescar y manejar redes y aparejos. Se desemboca en la banquina por una callecita con pescaderías donde proveerse de los pescados más frescos. Si está de viaje, pida que se los preparen y los llevará con hielo seco en una conservadora. Saliendo, a unos 400 metros y en la entrada del barrio portuario, se encuentra el Centro Comercial del Puerto, con más de cuatro mil cubiertos entre sus diferentes restaurantes, todos especializados en frutos del mar. Los precios varían de acuerdo con la categoría de los restaurantes. Para darse una idea: cazuela de mariscos, $ 60; paella para dos, $ 82; tabla marinera (rabas, cornalitos, calamaretis fritos), $ 82; porción de rabas, $ 47; filet de pescadito a la plancha, $ 45. La comida es buena en todos, sea cual fuere el que elija.

3. Aquarium

¿Se sumergió en aguas pobladas de tiburones? Es una experiencia que hará sentir cómo fluye la adrenalina: en el estanque junto al mar el visitante está protegido por una segura jaula de acero. Si no se anima, puede nadar en un piletón colmado de peces. A los shows con lobos marinos y delfines, y su vasta oferta de atractivos, el oceanario ubicado al pie del faro de Punta Mogotes sumó alternativas como la de convertirse en entrenador por un día. Aquí también funciona el Centro de Rehabilitación de Animales Marinos. Tortugas, lobos y pingüinos son rescatados, sanados y liberados. Vale tener en cuenta que a partir del 6 de julio y hasta fines de ese mes abrirá todos los días. Hasta entonces, sólo abre viernes, sábado y domingo de 10 a 18. La entrada para los mayores cuesta $ 105; los menores de 3 a 10 años y jubilados pagan $ 78. Menores 3 años, gratis La compra de entradas online ofrece descuentos (0223 467-0700/1; informe@mdpaquarium.com.ar; http://www.mdpaquarium.com.ar).

4. Villa Victoria

Fundadora de la revista Sur, Victoria Ocampo pasaba los veranos en esta casa que heredó en los años 20 y la convirtió en un lugar de puertas abiertas para escritores y amigos. La visitaban Jorge Luis Borges, Gabriela Mistral, Adolfo Bioy Casares, Waldo Frank y Eduardo Mallea, entre otros.
La casa llegó en un transatlántico en 1912 desde Inglaterra, armada sobre una estructura de hierro. Los once cuartos de Villa Victoria y sus salas de estar son de inconfundible estilo inglés. En sus diferentes espacios, durante todo el año, se pueden apreciar exposiciones temporarias y conciertos. Desde 1981 funciona como Centro Cultural municipal (Victoria la donó en vida a la Unesco, entidad que decidió rematarla y fue adquirida por la comuna). Una vez que conozca el lugar, querrá reiterar la experiencia de tomar el té una tarde de domingo, delicadamente servido en su impresionante jardín. La casa está en Matheu 1851 y la entrada cuesta $ 8; los miércoles el ingreso es gratuito. Está abierta de 12 a 18. Los martes, cerrado. Para informes: teléfono 0223 4922193.

5. Pesca deportiva

Desde la playa o las rocas, los muelles o los acantilados, sea de día o de noche, al ritmo de la tabla de mareas y siempre que las condiciones del mar lo permitan, la pesca deportiva es casi una industria local. En distintos puntos de la costa hay bajadas náuticas habilitadas y a tiro de caña, clubes de pesca que ofrecen servicios al pescador; casas especializadas donde proveerse de carnada (“La lombriz de mar”, yendo hacia el norte, por la costa antes de llegar a Camet, por ejemplo) y también de los aparejos específicos que requiere la pesca de cada especie.
En el Puerto y en el Club de Motonáutica pueden contratarse servicios para realizar capturas en altamar, navegando en embarcaciones modernas y seguras que posibilitan llegar a los mejores bancos de peces. Los servicios como los que ofrece Mako Team (www.makoteam.com.ar; cuesta $550 la salida de media altura; $700 la salida de pesca de altura) incluyen limpieza y conservación de las piezas y –si se quiere–, se puede degustar la captura lograda en La Bita, un restaurante con una excelente vista al mar.

6. Museo Juan Carlos Castagnino

Como si se tratara de un castillo del Valle del Loira en Francia, esta bellísima residencia marplatense corona la cima de la loma de la tradicional avenida Colón. Se la conoce, en realidad, como Villa Ortiz Basualdo porque es donde, justamente, esta familia porteña veraneó entre 1910 y 1970.
En el primer piso, una exposición permanente evoca los usos y costumbres de los primeros veraneantes que llegaban a Mar del Plata, y se exhibe una selección del mobiliario y equipamiento original de la residencia. Hoy es, además, sede del Museo de Arte Juan Carlos Castagnino en homenaje al maestro de la plástica nacido en esta ciudad balnearia. La colección Castagnino reúne las obras que donaron sus familiares: pinturas, dibujos, grabados, esculturas y fotografías de artistas argentinos integran la colección general y es posible encontrar trabajos de Carlos Alonso, Berni, Soldi, Forner, Cogorno, Bruzzone, Presas y Butler, entre otros. El museo está en Avenida Colón 1189 y la entrada cuesta $ 8 (jubilados, $ 5). Abre todos los días, de 15 a 20 (teléfono 0223 4861636).

7. Torre Tanque

Tras subir los 194 escalones de la torre, se llega al mirador, desde donde se obtiene una fabulosa panorámica: el océano, la zona de quintas detrás de la arboleda frondosa del Bosque Peralta Ramos, las desigualdades arquitectónicas de los barrios de la ciudad y el cinturón serrano al oeste. La Torre Tanque está en el punto más alto de la Loma de Stella Maris, en las calles Falucho y Mendoza, a 40 metros sobre el nivel del mar (el mirador está a 75 metros). Es un edificio de Obras Sanitarias Mar del Plata y parte de un enorme depósito de agua para abastecer a los barrios que la rodean. La terraza, a la que se accede en ascensor, tiene capacidad para 50 personas. Entrada gratuita (www.osmgp.gov.ar).

8. Villa Mitre

Este chalet neocolonial construido en 1930 está ubicado en la calle Lamadrid 3870. Allí funciona el Museo Histórico de la ciudad y es, a la vez, archivo, museo y biblioteca-hemeroteca, conformada por una colección de diarios locales y nacionales y revistas. Hay imágenes en placas de vidrio, fotografías, diapositivas y negativos flexibles antiguos y únicos que permiten viajar en el tiempo y sumergirse en la historia de Mar del Plata. El museo está abierto de lunes a viernes de 8 a 17; sábados y domingos de 14 a 18. La entrada cuesta $ 8; jubilados y estudiantes pagan $ 5. Informes: (0223) 495-1200.

9. Anamora

Con sus 30 metros de eslora, 6 de manga y tres cubiertas, Anamora es la única embarcación turística con casco de acero que zarpa desde el puerto local. El crucero se promociona como “la mejor platea de Mar del Plata”. Los recorridos, aunque supeditados a las condiciones climáticas, suelen durar una hora y diez minutos y ofrecen un perfil diferente de la ciudad. Fuera del puerto, el barco navega en aguas de Playa Grande, Playa Chica, Cabo Corrientes, Varese, Torreón del Monje, Las Toscas, Casino y Punta Iglesias. En temporada baja zarpa sábados, domingos y feriados. Cuesta $ 79 para los adultos y los menores de 10 años pagan $ 40 (www.cruceroanamora.com.ar).

10. Bosque Peralta Ramos

Quienes lo visitan por primera vez pueden extraviarse en sus calles, que llevan nombres de flores y pueblos originarios, como si se tratara de un laberinto. El Bosque Peralta Ramos es una reserva forestal semiurbanizada de 450 hectáreas, ubicada a cinco minutos de las playas del sur y a quince minutos del centro de la urbe. En los últimos años se establecieron aquí coquetos alojamientos muy bien equipados y diseñados para aprovechar las características de la vegetación exuberante, de la paz y de la energía que, dicen quienes viven en la zona, fluye positivamente y asegura calidad de vida.

11. Centro Comercial Güemes

Sobre la calle Güemes, fueron desapareciendo los vistosos chalés y rápidamente se los reemplazó por locales comerciales. Hoy hay más de quinientos negocios en un lugar donde hace 15 años sólo había panaderías, verdulerías y carnicerías. En la docena de cuadras que ocupa este enclave comercial, se aglomeran tiendas de ropa de las principales marcas, restaurantes, el Teatro Güemes, hoteles boutique, centros de estética, bancos, librerías, casas de deportes y más. El fenómeno comercial se derramó hacia las calles que la cruzan, como también a Olavarría y Alvear –paralelas a Güemes– sobre las que se abrieron elegantes pubs. Es ideal para hacer shopping y caminar en un entorno agradable.

12. Restaurantes con tradición

Mar del Plata cuenta con un menú muy amplio de posibilidades a la hora de degustar los sabores que la caracterizan: la buena parrilla de Perales (0223 4726971), especializada en lechones; el acento mediterráneo de El Anticuario (0223 4516369) o el primer Antares Brewpub del país (Córdoba 3025) donde la buena música acompaña sus clásicas y ricas cervezas artesanales (no se pierda una pinta de Barley Wine). Como un “homenaje a la cocina de autor”, Sarasanegro (0223 4730808) es el restaurante que los chefs Fernanda Sarasa y Patricio Negro abrieron en 2003 y donde el menú incorpora desde los mejores quesos de Tandil hasta el salmón del Pacífico y langostinos y centolla del sur.

13. Museo del Mar

Uno de los acuarios reviste toda una pared y allí pueden observarse los ejemplares que habitan el Mar Argentino. El Museo del Mar, ubicado en Av. Colón 1114, tiene varios acuarios y cada uno alberga diferentes especies. Posee teatro y una estación meteorológica con juegos interactivos “para exploradores sin fronteras”, talleres creativos, espectáculos de títeres y programas que distan mucho de la sobriedad que depara su título de museo. También cuenta con una exposición única: más de 30 mil caracoles de 3.300 especies recogidos en todos los mares del mundo. Puede conocerse allí la historia del hombre que reunió, en sus viajes, semejante colección. Informes: (0223) 4519779; http://www.museodelmar.com

14. Circuito de Canteras

El verde paisaje de quintas del riquísimo cinturón frutihortícola que rodea la ciudad contrasta con las estribaciones de rocas del macizo de Tandilia, de donde se extrae la cuarcita, conocida como “piedra Mar del Plata”. La extracción de las rocas deja hondonadas profundas en el terreno donde luego se forman lagunas permanentes. Alrededor se instalaron complejos educativos agroturísticos, como la “Granja La Piedra” (0223 4642546), que elabora quesos de cabra y ofrece una huerta orgánica, y el ecoparque “El encanto” (0223 4642373), con caminatas, aventura. En sus instalaciones ofrece cabañas y camping. El circuito de canteras está a minutos del centro, camino a Batán, con accesos por ruta 88.

15. Sierra de los Padres

El plan puede ser pasar un día o un fin de semana. Sierra de los Padres cuenta con infraestructura para proveerse de lo que se necesite. El barrio residencial, entre huertas sobre colinas, tiene a las Sierras de los Padres como telón de fondo, y desde la cumbre vistas panorámicas de Mar del Plata, el valle y la Laguna de los Padres. Excelentes asadores, un campo de golf, trekking, zoológico, circuitos para 4×4, parapente, complejos de agroturismo y terapias naturales, son parte de las posibilidades que despliega la arista serrana de Mar del Plata. Está a 15 km del centro, saliendo por la avenida Luro.

 

Fuente: clarin.com

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: