Burbuja americana: casi uno de cada tres propietarios debe al banco más de lo que vale su vivienda


Los norteamericanos aún sufren los efectos de la crisis desatada en el 2008. Conozca cuáles son las ciudades que presentan más problemas

Burbuja americana: casi uno de cada tres propietarios debe al banco más de lo que vale su vivienda
<!–

Imprimir

Enviar

Aumentar tamaño del texto

Disminuir tamaño del texto

Publicar un comentario Economía Compartir

Facebook

Twitter

LinkedIn

más

–> <!– http://www.facebook.com/widgets/like.php?href=http%3A%2F%2Feconomia.iprofesional.com%2Fnotas%2F115728-Burbuja-americana-casi-uno-de-cada-tres-propietarios-debe-al-banco-ms-de-lo-que-vale-su-vivienda-&locale=es_ES&width=610–>Uno de cada tres propietarios de una vivienda en los estados Unidos le debe al banco más de lo que vale su inmueble. Al menos, así lo demuestra un estudio realizado por la consultora Zillow, realizado con datos del primer trimestre del 2011.

Según el estudio, los dueños estadounidenses tienen este problema debido a la amplia caída del precio de las unidades desde el cuarto trimestre de 2008.

Hace un año, ese porcentaje se ubicaba en un 22%, pero la cifra se elevó hasta el 28% a finales de marzo, en paralelo a un retroceso del 8,2% en los últimos doce meses en el precio de la vivienda, según recogió Bloomberg a partir de datos de la firma.

El economista jefe de Zillow, Stan Humphries, explicó que el precio de los pisos cayó un 3% en el primer trimestre (la mayor baja desde el cuarto trimestre de 2008, cuando descendió un 3,9%) y estimó que se reducirá más de un 9% en 2011. En su opinión, no se va a tocar piso hasta 2012.

Al mismo tiempo, apuntó que se extienden las ejecuciones hipotecarias y el desempleo continúa siendo elevado.

En este sentido, la semana pasada, el Departamento de Comercio de Estados Unidos informó que se crearon un total de 244.000 empleos en abril, frente a la cifra de 185.000 que se estimaba. No obstante, debido a la evolución registrada por la población activa, la tasa de desocupación se incrementó dos décimas hasta el 9 por ciento.

La demanda sigue siendo muy anémica debido al desempleo y al hecho de que el valor de las viviendas sigue cayendo, lo que tiende a hacer que la gente sea más cautelosa a la hora de la compra. El precio de los inmuebles ha caído un 30% desde sus máximos de 2006, lo que supone que han perdido un valor total de más de u$s10 billones, incluyendo u$s667.500 millones en el primer trimestre”, sostuvo el informe.

Otros analistas también auguran más caídas a lo largo de este ejercicio. Oliver Chang, de Morgan Stanley, espera que los precios se reduzcan hasta un 11%, mientras que Robert Shiller, profesor de economía de la Universidad de Yale, estimó que podrían registrar un retroceso del 5% o el 10 por ciento.

Hay ciudades donde supera el 60%
En tanto, en el análisis por ciudades, el mayor problema se registra en Las Vegas. Allí el 85% de las viviendas con hipoteca tienen un valor de mercado inferior al del préstamo, según los datos de Zillow.

Otras localidades que le siguen en este negaticvo ranking son:

  • Reno, también en Nevada, con un 73% de viviendas en esta situación
  • Phoenix, con un 68%

De todos modos, Humphries aseguró que la situación no “va a ser tan mala como 2008” pero estimó que “va a ser peor de lo que habíamos pensado que iba a ser”.

fuente: iprofesional.com

Anuncios

Los alquileres ya se renegocian con subas del 20% para 2010


07:50|Los aumentos no son mayores porque hay más oferta, dado al parate en la venta de propiedades. Se incrementan más para las viviendas que para los locales comerciales. En promedio, un alquiler se lleva el 40 por ciento de un salario.
 

Por: Natalia Muscatelli

 

El avance de la inflación está presionando sobre el precio de los alquileres de las viviendas. Los nuevos contratos que se pactan entre propietarios e inquilinos incluyen ajustes que van del 15% al 20%.

Ocurre que, a la hora de negociar las cuotas de los alquileres, como no están permitidas las cláusulas indexatorias en los contratos, los propietarios intentan cubrirse de la inflación. Las subas “son necesarias para responder al aumento de costos que significa tener un departamento”, explican en las inmobiliarias.

A pesar de esto, la rentabilidad para los propietarios viene en caída en los últimos años: lejos del 12% que supo ser en los ’90, hoy se ubica entre el 5% y el 6% anual.

El año pasado, la renegociación de los contratos incluyó una suba promedio del 17%. Pero este año, la perspectiva es un poco más alta porque la previsión inflacionaria también es mayor.

Según Germán Gomez Picasso, de Reporte Inmobiliario, ahora el nivel de ajuste se acerca al 18%, y aclara que “el nivel es inferior a los ajustes que tuvieron los alquileres en el 2008 y 2007” cuando promediaron el 27%, aunque por entonces sus valores venían retrasados.

Ocurre que los precios -regulados por los vaivenes del mercado- alcanzaron un “techo” debido a que creció mucho la oferta de propiedades en alquiler durante el año pasado, comentó Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria (CIA).

La oferta creció “debido a que muchos propietarios que no podían vender por la recesión del mercado, volcaron sus propiedades al alquiler”, explicó el directivo. Según los datos que maneja Reporte Inmobiliario, la oferta de departamentos de dos y tres ambientes en alquiler creció 4,84% en el último año.

En relación con los precios, (más que sensibles porque afectan a la población asalariada), desde la Unión Argentina de Inquilinos (UAI) aseguran que los reclamos de la gente por los aumentos son recurrentes en los últimos tiempos. “En general, la suba entre los precios pactados entre el primer año y el segundo año del contrato es del 20%”. Pero los excesos ocurren cuando la gente tiene que renovar sus contratos. “En muchos de estos casos, las subas llegan hasta el 30 o 40%”, comentaron en la institución. Allí citaron el caso de una inquilina que pagaba hasta ahora 900 pesos por un departamento de 3 ambientes en San Martín y el propietario elevó su pretensión a $1.500.

En los registros de los economistas y de las consultoras especializadas, el rubro “alquileres” empezó a mover más la aguja de la inflación. “En febrero se registraron aumentos en los precios de los alquileres a medida que se van renovando los contratos. En el mes la suba del rubro asciende al 3,4% y al 16,6% en términos interanuales”, detalló el informe del Estudio Bein.

En tanto, según el relevamiento que hace todos los meses la consultora CDi, en enero se detectó un aumento promedio del orden del 1,41% respecto del mes anterior. De acuerdo con los valores relevados por Reporte Inmobiliario, un alquiler mensual de un departamento de dos ambientes en Barracas promedia los $1.190; en Barrio Norte, los $1.570; en Belgrano, $ 1.600; en Palermo $ 1.510 y en San Telmo, 1.290 pesos por citar algunos barrios emblemáticos de la Capital Federal, donde se calcula que hay unos 11.000 departamentamentos en alquiler. En las mismas zonas, las unidades de tres ambientes trepan a $1.420; $ 2.240; $ 2.080 y $ 1.570 pesos respectivamente.

En las inmobiliarias explican que los ajustes en los alquileres son más altos en el caso de las viviendas, porque éstos se atan a la evolución de los salarios. En cambio, los valores de los locales comerciales no pudieron seguir la misma pendiente porque quedaron “caros” respecto del menor nivel de actividad.

 fuente:clarin.com

Cuánto costará comer en Mardel


Cuánto costará comer en Mardel

Según explicaron los empresarios del sector gastronómico, una cena sin demasiadas pretenciones costará entre $ 35 y $ 40 por persona. Hablan de un 10% de aumento de los precios en general. Aquellos que ya han comenzado a organizar sus vacaciones saben que un pasaje en ómnibus a Mar del Plata saldrá alrededor de $ 100 y que, en consecuencia, una familia tipo -papá, mamá y los dos chiquitos- tendrá que desembolsar $ 800, ida y vuelta. También saben que para acceder a un monoambiente se verán obligados a pagar desde $ 900 a $ 1.800, la quincena. Pero la pregunta del millón es la siguiente: ¿cuánto tendrán que gastar durante la cena? Y aquí va la respuesta: entre $ 35 y $ 40 per cápita, por lo que los cuatro tendrán que desembolsar algo así como $ 160. Así lo aseguró a Hoy el vicepresidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de la ciudad Feliz, Jesús Ozorno. Esos $ 40 incluyen entrada, plato principal, postre y alguna bebida económica, aunque está claro que los precios varían según la categoría de cada restaurante. “Es un menú para una típica familia de clase media”, explicó el empresario. En general se habla de un aumento de precios de un 10% respecto de la última temporada estival, suba que, según los comerciantes, se notará en cada uno de los rubros, entre ellos los de esparcimientos, hospedajes y excursiones. Otra suba también perjudicará el bolsillo de los que encaren sus vacaciones en auto. Según está previsto, los peajes aumentarán hasta un 20%, y todo parece indicar que sería antes del próximo verano. Así que habrá que tener en cuenta todo un presupuesto que incluye: la puesta a punto del coche (ver pág.17), el desembolso en combustible y el inevitable pago de peajes si la opción es viajar por una ruta segura y confiable. No sólo será una cuestión de plata, los turistas tendrán que tener algo de suerte y no toparse con ningún corte o reclamo en las rutas que pueda retrasar la marcha. Consultado sobre la oferta gastronómica para esta temporada, el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos, Daniel Suffradini, afirmó que “una comida en un restaurante intermedio para una familia tipo (de cuatro integrantes) cuesta alrededor de $ 40, incluyendo gaseosas o algún vino de la casa”. Agregó que “los precios de la gastronomía no tendrán un incremento abrupto, ya que no existen los precios de temporada alta o temporada baja como en los hoteles; las subas se van dando a lo largo del año y dependen fundamentalmente de la inflación generalizada, no de la temporada”. Hospedajes El hospedaje resulta uno de los temas clave a la hora de salir de viaje. Si las ganas y los recursos lo permiten, hay que saber que en Mar del Plata el alquiler de un departamento de dos ambientes va desde $ 1.120 a $ 2.000 la quincena. Si el dinero alcanza para un poco más de comodidad, un departamento de tres ambientes cuesta desde $ 1.600 hasta $ 3.600 por quincena, dependiendo siempre de las instalaciones que tenga y la zona en la que esté ubicado. Consulado por Hoy, el presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, Miguel Angel Donsini, aseguró que “hay un 30 por ciento más de consultas y un 10 por ciento más de concreción de reservas” que en noviembre de 2008. “Será una buena temporada, no infartante, pero mejor que el año pasado”, calculó. Otra cuestión relativa a la posibilidad de disfrutar de una estadía junto al mar es el alquiler de una carpa. Para quienes gusten de este habitáculo playero hay que saber que las mismas sufrieron un aumento del 13% aproximadamente, comparado con el año anterior. Si bien su valor varía según la zona del balneario y los servicios que éstos brindan, la carpa costará por temporada desde $ 3.200 y las sombrillas desde $ 2.400. Según los pronósticos para este año, se auspicia una buena temporada para la costa. Consultado al respecto, Ozorno recalcó que “hay muchas consultas este año. Veo una buena perspectiva, ya que Brasil es una opción muy cara y Córdoba, lamentablemente, fue golpeada por la sequía”. Por su parte, Donsini concluyó que “las reservas a último momento se deben no sólo a lo económico, sino también al ritmo de vida que hacemos, a la gran cantidad de trabajo que tiene la gente y al sistema de vida en general”. Muchos platenses querrán disfrutar este verano de unas ansiadas vacaciones, veremos si la plata y el ritmo frenético cotidiano lo permiten. Diario Hoy

Cuáles son las opciones inmobiliarias que ofrecen las principales playas argentinas


Cuáles son las opciones inmobiliarias que ofrecen las principales playas argentinas

Los especialistas con asiento en Mar del Plata, Cariló y Pinamar confían en que la temporada permitirá dejar atrás un año signado por estadísticas negras en cuanto a nuevos desarrollos y renta de viviendas. ¿Cuánto cuesta construir o comprar en esas plazas? ¿Qué precio alcanzarán los alquileres?

La cercanía del verano vuelve a colocar en el centro de la atención a los centros turísticos más tradicionales de la Argentina. En esa dirección, las principales ciudades de la costa bonaerense asoman nuevamente como los destinos que, a esta altura del año, ya acumulan la mayor cantidad de consultas en lo referente a alquileres y espacios de construcción.

Los especialistas del sector con asiento en Mar del Plata, Cariló y Pinamar confían en que la temporada estival les permitirá dejar atrás un año signado por estadísticas negras, como es el caso de la construcción, que en los distintos puntos cayó cerca del 40% de diciembre de 2008 a esta parte. O el descenso en los niveles de ocupación, que durante 2009 nunca superó el 65% en “La Feliz”, por ejemplo.

La receta en la mayoría de los casos es la misma: mantener los precios del 2008 en las propiedades que se rentan y, en paralelo, tratar de sostener el costo total de los desarrollos de nuevas edificaciones hasta un 20% por debajo de lo que cuesta el mismo ítem en la Ciudad de Buenos Aires.

“Lo que se está buscando es aprovechar aquello que notamos que cambió en el segundo semestre del año. Es decir, ahora hay más margen para hacer inversiones inmobiliarias. De ahí que ya comenzaron a efectuarse varios proyectos. Y se buscó mantener los valores de aspectos como la tierra”, comentó a iProfesional.com Norberto Canepa, presidente del Centro de Constructores de Mar del Plata.

“Lo malo en ese sentido, al menos en el caso de Mar del Plata, es que se siguen ofreciendo los mismos lugares. Aquí el promedio permitido, en el caso de los edificios, es de 8 pisos. Eso choca con la demanda, que pide cada vez más y mejores condiciones de habitabilidad, mayor cantidad de ambientes que den al exterior, o lugares con vista privilegiada al mar”, añadió.

¿Cuánto se modificaron los valores para construir de una temporada a la otra? Canepa fue claro: “En la zona, comparado con otros años, los precios están iguales. Sí subió la mano de obra por los aumentos salariales que se dieron a nivel nacional, y también cambió ligeramente el valor de los materiales, pero comparado con Buenos Aires empezar un edificio acá es hasta un 20% más barato”.

El ejecutivo sostuvo que, en la actualidad, un terreno en Playa Grande –la zona “más privilegiada de la ciudad”, a su entender– se cotiza a no más de u$s600 el metro cuadrado. Ya en espacios inherentes al macrocentro marplatense, Canepa aseguró que un terreno de 400 metros cuadrados “no cuesta más de 200.000 dólares”.

La escena de real estate vinculada con Cariló y Pinamar, aseguró el entrevistado, no dista demasiado del marco que muestra “La Feliz”.

“Quizás en Cariló el nivel desarrollo no cayó tanto, pero lo cierto es que se emparejaron mucho las cotizaciones entre las distintas ciudades de la costa. Hoy por hoy, el metro cuadrado construido frente al mar cuesta lo mismo en Cariló que en Mar del Plata: 2.500 dólares”.

Por el lado de Pinamar, y de acuerdo a lo explicitado por Dimas Rodal, titular de la inmobiliaria homónima, los precios en las construcciones presentan variaciones según la perspectiva. “El metro cuadrado promedio para un departamento nuevo es de u$s1.200, uno usado baja a u$s1.000, mientras que en una casa de 400 metros cuadrados el mismo indicador se cotiza a 700 u 800 dólares”, dijo.

El valor de alquilar
En el ámbito de los alquileres, el martillero Alejandro Acampora, titular de la inmobiliaria Acampora & Asociados, sostuvo que los propietarios de inmuebles apuestan a mantener los precios del 2008 a fin de que el bajo nivel de ocupación registrado la temporada pasada no tenga su correlato este año.

“En el verano pasado la ocupación en Mar del Plata no superó el 65% de la capacidad disponible. Bueno, se confía en que este año al menos se ubicará en el orden del 75 por ciento. Igualmente, vamos a estar muy lejos de las épocas en las que se pedía a las casas de familia que al menos alquilen una habitación para poder responder a tanta demanda”, expresó a iProfesional.com.

Acampora comentó que, dado el nivel de consultas recibidos hasta el momento, todo hace suponer que el verano que se aproxima mostrará una franca mejoría comparado con el período anterior.

“Hasta ahora se nota un crecimiento de hasta el 20% en lo que hace al interés por la oferta de la ciudad. También se nota un incremento en la cantidad de turistas que ya adelantaron que pasarán las fiestas en la Mar del Plata. Se espera hasta un 15% más de visitantes en este 2009”, dijo.

Cotizaciones
¿Cuáles son las cotizaciones, en término de alquileres, que ostenta “La Feliz”? Acampora señaló que en la zona céntrica de la ciudad, esto es, el área que se extiende de la avenida Colón a la avenida Luro, y de San Luis a la costa, un departamento de un ambiente durante la primera quincena de enero se cotizará a $975 más impuestos.

“Un dos ambientes, en cambio, costará poco más de 1.300 pesos. A eso siempre hay que sumarle gastos de inmobiliaria, gas y luz. Esto representa algo así como un 10% más de costo para el que alquila. Pero al ser un dos ambientes, esos gastos pueden ser divididos hasta entre cuatro personas”, ejemplificó.

El martillero adelantó, además, las cotizaciones que mostrarán las mismas plazas ya en la segunda quincena del primer mes de 2010. “Siempre es el período más caro. Ahí, un departamento de un ambiente en la zona céntrica se cotizará a 1.200 pesos. El dos ambientes, en cambio, trepará a $1.500 más los servicios, claro”, precisó.

Acampora sostuvo que estos valores “caen hasta un 50% para los que alquilan en meses como diciembre o marzo. Y también bajan hasta un 30% para los que deciden rentar un departamento en el mes de febrero”.

¿Qué sucede en el resto de las principales plazas de la costa? Miramar mantiene y mantendrá, en términos de alquileres, los mismo precios de 2008. Lo cual, para muchos, es por demás tentador: se ubican hasta un 10% por debajo de lo que cotizan las viviendas en Mar del Plata.

“En Pinamar, en cambio, está pautado que los alquileres suban hasta un 10% respecto del año pasado. En Villa Gesell y Cariló, los precios estarán dos veces por encima de los que pueden ubicarse en el mercado marplatense. Esto es lógico si se piensa en las características de cada balneario y en la oferta reducida y la alta demanda que siempre presentan los dos puntos mencionados”, concluyó.

Patricio Eleisegui
© iProfesional.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: