Se viene el falso verano: se esperan temperaturas cercanas a los 26° en la ciudad


Las cálidas temperaturas se sentirán a partir de mañana. El miércoles y el jueves, los días más calurosos.

El pronóstico para la próxima semana en Mar del Plata invita a revolver el cajón y recuperar algunas de las prendas que no ven la luz desde mediados de abril. Remeras manga corta, pantalones livianos y hasta algún que otro short podrán conformar en los próximos días el vestuario cotidiano de muchos vecinos que, empujados por la llegada de un “falso verano”, buscarán escapar a las altas temperaturas que vivirá la ciudad en pleno final de agosto.

Lejos de los habituales 12° grados promedio de máxima en el invierno marplatense, y más distante aún de la leve nada que cayó en la madrugada del 13 de este mismo mes, el pronóstico extendido del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anunció que la máxima podrá llegar incluso a unos veraniegos 26°.

Según indican los especialistas, el clima agradable comenzará a sentir mañana, con una temperatura que oscilará a lo largo del día entre los 12° y los 22° y un cielo que permanecerá toda la jornada algo nublado. El calor irá incrementándose, por eso el martes se espera la máxima llegue a los 24°, aunque la nubosidad aumentará de igual manera. El miércoles y el jueves, en tanto, serán las jornadas en las que el “verano de agosto” se sentirá más fuerte: en ambos días la temperatura mínima será de 17° y la máxima de 26°, y la nubosidad irá de parcial a casi completa.

Las consecuencias del golpe de la masa de aire frío y caliente llegarán el viernes, con una baja brutal de la temperatura (se espera una oscilación de 10° a 16°) y lluvias por la mañana.

La leyenda de Santa Rosa

De todas maneras, las temperaturas cálidas y primaverales no son del todo inesperadas para esta época del año. A fines de agosto o parte de septiembre, se tornó habitual en la ciudad el desarrollo de un fenómeno natural que, en la jerga cotidiana, se lo denomina: la tormenta de Santa Rosa. Días antes de la fuertes lluvias, llega el calor y la humedad.

El fenómeno suelde darse los 5 días anteriores o posteriores al 30 de agosto, fecha correspondiente a la festividad católica de Santa Rosa de Lima, santa patrona de las Américas. La expresión tiene su origen en una leyenda que atribuyó a los poderes místicos de Isabel Flores de Oliva una fuerte tormenta que impidió que piratas holandeses atacaran la ciudad peruana de Lima. Según los meteorólogos, el evento no tiene la regularidad que el imaginario popular le atribuye, e imputan su ocurrencia al choque de las primeras masas de aire cálido que comienzan a incidir sobre los frentes fríos al acercarse la primavera.

Desde el sector inmobiliario reconocieron una “recesión”


“Cuesta mucho hacer una operación, pero la última devaluación demostró que los ladrillos siguen siendo la mejor inversión”, opinó Miguel Donsini.

Aunque desde el sector inmobiliario reconocen que también se ven afectados por “la recesión” que se extiende a casi todas las áreas económicas del país, sostuvieron que “los ladrillos siguen siendo la mejor inversión”.

“Estamos en una recesión, cuesta mucho hacer una operación, como en casi todos los sectores, pero la última devaluación demostró que los ladrillos siguen siendo la mejor inversión”, opinó el presidente del Colegio de Martilleros local, Miguel Donsini.

Y, en ese sentido, ejemplificó con que “en 2001, un departamento de un ambiente costaba 8 mil dólares, hoy ese mismo departamento cuesta 60 mil dólares”.

“Vengo de un congreso de desarrolladores en Buenos Aires -añadió- y hubo récord de asistencia. Una de las conclusiones allí fue que la mejor inversión es el ladrillo y ésta es una de las tantas crisis que tuvo el país”.

En ese sentido, analizó que “en el mercado inmobiliario, el mejor momento para comprar es una crisis, porque se puede regatear, es una época de oportunidades. Siempre ha sido así”.

En cuanto a los datos oficiales dados a conocer por el Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, en cuanto a la caída de las escrituras, explicó que “lo nuevo no se escritura automáticamente, puede llevar algunos años” y apeló al ejemplo con lo que sucede en Rumencó, donde pocas unidades del barrio privado están escrituradas.

Momentos difíciles para la construcción


La actividad en Mar del Plata está sostenida por la obra privada, según destacan desde la Uocra. Aunque también admiten la importancia de algunas iniciativas públicas en la ciudad y la zona.

El secretario general de la delegación local de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), César Trujillo, consideró que actualmente el gremio está “puchereando” aunque destacó que “el que tiene oficio está trabajando”.

Haciendo equilibrio entre las épocas de pleno empleo o de crisis total, el delegado de los obreros de la construcción en la ciudad aseguró que “estamos pasando momentos difíciles y sosteniendo el empleo con la obra privada”, aunque reconoció que siguen demandando mano de obra algunas iniciativas públicas como “la ampliación del aeropuerto Astor Piazzolla, el Parque Eólico (en las inmediaciones de Miramar) y el gasoducto en la zona de Las Armas”.

Asimismo, el gremialista describió que “la estamos puchereando, es un momento difícil” y sostuvo que “estamos preocupados y esperando que los gobernantes tengan cuidado con todo esto y piensen en sostener el trabajo, que es lo que necesitamos”.

“Está difícil -reiteró Trujillo-, nosotros la estamos puchereando, no estamos en la cresta de a ola pero estamos con trabajo. El que tiene oficio está trabajando”.

Desde hace 13 meses las escrituras en la ciudad siguen en caída libre


La compra-venta de inmuebles en la ciudad viene cayendo desde hace 13 meses, situación asemejable -para algunos- a lo sucedido durante el cepo instaurado en 2011. Mientras que en el gremio de la construcción describen que “está difícil”, en el sector inmobiliario reiteran que “está duro, pero el ladrillo es la mejor inversión”.

Desde hace más de un año, el registro de escrituras en la ciudad describe una curva descendente debido especialmente a la caída de los créditos hipotecarios, con una baja interanual del 50 por ciento: de enero a julio del corriente año se labraron 3.586 mientras que en el mismo periodo de 2018 fueron 7.243, de acuerdo a los datos proporcionados por la Delegación Mar del Plata del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires.

El pasado julio se registraron “518 operaciones de compra venta y 24 hipotecas, lo que significa un 40 por ciento menos con respecto al mismo mes de 2018, cuando hubo 864 operaciones de compra venta y 119 hipotecas”, describieron los números oficiales proporcionados por la delegación local del Colegio de Martilleros.

En tanto, la caída interanual fue del “50 por ciento. De enero a julio de este año hubo 3.586 actos de compra venta y en el mismo periodo de 2018 fueron 7.243”. El descenso fue aún mayor en el caso de las hipotecas: pasaron de 2.542 a 185, un 93 por ciento menos, durante los primeros 7 meses del corriente año.

“La curva descendente viene desde junio del año pasado, pero más allá que los números son malos, es importante destacar que los inmuebles no tuvieron la depreciación que la semana pasada tuvieron el peso, los títulos públicos y las acciones”, opinó el presidente de la delegación Mar del Plata del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, el notario Juan Manuel Area.

El último mes con buen nivel de registros en Mar del Plata fue junio del año pasado, mientras que el pico de operaciones de compra-venta se consignó en marzo de 2018, con 1.277 escrituras.

Regresos

Más allá de las vicisitudes de la economía nacional, la caída de los contratos de compra-venta se debió “a la inexistencia de crédito hipotecario. Las propiedades, históricamente, tienen su valor en dólares mientras que los sueldos están pesificados y el peso se devaluó”, analizó Area.

A su entender, la inversión en ladrillos es “segura y la gente busca inversión segura y a largo plazo. Incluso, en muchos casos ven un incremento en su patrimonio debido a la suba que tuvieron las propiedades en los últimos 10 años”, señaló el escribano.

Area 04

Si bien la caída interanual ya lleva 13 meses consecutivos, el profesional evitó comparar los registros con los de 2001 aunque los asemejó “a lo sucedido durante el cepo, en 2011, instaurado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner”.

Inaccesible

Como el mercado inmobiliario forma parte de la economía nacional, las perspectivas en el corto plazo no son alentadoras. “La veo difícil para el sector, porque hay incertidumbre desde el punto de vista económico”, opinó el presidente de la delegación local del Colegio de Escribanos y reiteró la necesidad de “recuperar el crédito hipotecario y, para eso, se necesita un dólar estable y condiciones favorables, como bajas tasas de interés y largos plazos”.

“Hoy, con el valor del dólar -añadió-, acceder a la vivienda propia para el trabajador es inaccesible, porque las propiedades están en dólares y el sueldo pesificado”.

Por su parte, el Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires informó que el mercado inmobiliario bonaerense cerró en julio pasado “6.771 operaciones de compra venta”, lo que representa una caída del “29 por ciento con respecto al mismo mes de 2018”.

En lo que respecta a la comparación de julio contra junio de este mismo año, se registró un incremento del “4,4 por ciento en la cantidad de escrituras (en junio pasado se habían registrado 6.487), pero en el interanual de los primeros 7 meses del año la contracción fue del 40 por ciento”, añadió el informe.

En tanto, durante los primeros 7 meses de 2019 se registraron “40.920 operaciones de compra venta mientras que en el mismo periodo temporal del año pasaron fueron 68.818”.

El descenso se explica, principalmente, por la menor cantidad de hipotecas, que pasaron de “23.306 en enero-junio de 2018 contra 3.587 en el mismo periodo de este año”, una caída del 85 por ciento.

Fuente: Diario La Capital

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: