Hoteleros y comerciantes afirman que la temporada en Mar del Plata no es buena


Las cámaras que los agrupan y loe empresarios coinciden que no se cumplieron las expectativas generadas el año pasado

MAR DEL PLATA.- Hoteleros, comerciantes, taxistas y operadores turísticos de la ciudad costera aseguraron que no se cumplieron las expectativas en cuanto al arribo de turistas que esperaban antes del inicio de la temporada, cuando se especulaba con que sería el mejor de los veranos .

Eduardo Palena, titular de la Asociación Hotelera Gastronómica y afines de la ciudad, reconoció que en ningún momento los hoteles se quedaron sin disponibilidad de plazas. Además dijo que en el primer fin de semana largo de la segunda quincena, la de mayor arribo de turistas, la ocupación fue del 85 por ciento, siendo el pico del verano.

“La primera semana de esta segunda quincena de enero fue levemente inferior a igual segmento del año anterior”, explicó Palena a DyN. “Seguramente algunos hoteles han bajado sus costos porque las expectativas no se cumplieron”, agregó.

Según sus expectativas de lo que queda de enero y febrero, Palena adelantó: “Tendría que ir mejorando pero tiene que ver con el clima. El turista redujo sus días de vacaciones entre 3 y 5 días y reparten más sus escapadas de vacaciones en los fines semanas largo del año”.

El secretario de Turismo de la Provincia, Ignacio Crotto , coincide con esta postura. “La primera quincena de enero en Mar del Plata estuvo floja en comparación con las expectativas”, contó aunque aclaró que hay la misma cantidad de turistas que en 2012.

Crotto reconoció que hubo una baja en los alquileres durante los primeros días de enero de casi un 50%, por lo que las inmobiliarias comenzaron a bajar sus costos en un 10% cada semana con el fin de atraer más turistas de cara a la segunda quincena.

En tanto, el empresario teatral Carlos Rottemberg estimó en diálogo con LA NACION y distintos medios de Mar del Plata que al finalizar el verano las ventas de entradas a los teatros “estarán un 20% por debajo de la temporada anterior”.

“Actualmente estamos cerca de un 40 por ciento más abajo. Esto se va a achicar. Si tuviese que dar una impresión a ojo diría que la temporada va a terminar un 20% abajo, con respecto a la anterior”, explicó Rottemberg al portal 0223 .

El empresario teatral sostuvo que con las cifras registradas entre diciembre y los primeros días de enero “se hace irrecuperable para pensar que al final de marzo pueda haber una mayor venta de entradas con respecto a la temporada anterior”.

Los funcionarios municipales no coinciden con los guarismos brindados por los operadores. Según informó el Ente Municipal de Turismo (Emtur) , 1.324.000 turistas visitaron la ciudad balnearia entre el 1 de diciembre y el 12 de enero pasado, de los cuales 526.000 corresponden a los días de enero evaluados.

El presidente del organismo, Pablo Fernández, expresó: “Estamos en números similares e incluso mayores a los del año pasado, lo cual es algo muy positivo, teniendo en cuenta que el año anterior teníamos un acontecimiento tan importante como el Dakar, que trajo mucha gente a Mar del Plata”.

A pesar de esto varios comerciantes gastronómicos manifestaron que salvo los clásicos restaurantes de comidas rápidas o las rotiserías, los demás comercios venden mucho menos cubiertos que años anteriores y no registraron colas de espera como otras temporadas.

Lo mismo comentaron los taxistas y remiseros que en paradas claves de mayor movimiento, los trabajadores del volante aclararon que “trabajamos lo mismo que en invierno”, mientras que los remiseros aclararon que “en épocas escolares tenemos más trabajo que esta temporada con el traslado fijo de chicos a las escuelas”.

 

Fuente: lanacion.com

Sin mercado, ¿puede haber precios?


En concreto

Sin mercado, ¿puede haber precios?

Por Adriana Anzillotti | LA NACION

Twitter: @aanzillotti    |
Las noticias de la semana desalientan hasta el más optimista y en verdad cada vez son menos porque la realidad golpea a los ciudadanos. Y el sector inmobiliario no está exento de esta coyuntura. Los números son elocuentes: las escrituras reflejan una caída y lo mismo sucede con la cantidad de permisos para construir, de modo que no sólo este momento es crítico, sino que se advierte y anticipa un difícil segundo semestre y más incertidumbre respecto de 2013 (con muchos nubarrones en el horizonte encima de un año electoral). Planificar una obra exige mucha anticipación y las condiciones actuales lo que menos consiguen es incentivar a los desarrolladores/inversores locales para construir. Lo que implica, además, menos puestos de trabajo en la construcción, que es madre de industrias y generadora de mano de obra.

Mientras la pelea política subió de tono y se podría decir que está disimuladamente al rojo vivo, con inflación mediante y un dólar paralelo que pasó la barrera de los 6 pesos, el panorama se ha vuelto sumamente complejo. Escasea la yerba en las góndolas, pero mucho más preocupante es que falten insumos para la medicina y remedios, mientras el dólar sigue trepando…, ¿hasta dónde? ¿O acaso es una devaluación encubierta?

El mercado se frenó básicamente por las restricciones cambiarias. Pero nada positivo viene de las decisiones ajenas al propio mercado: nada puede determinarlo más que sus propias variables. De ese delicado balanceo entre la oferta y la demanda surge el precio. A mayor libertad para ese equilibrio, mejores resultados para su fluidez.

La libertad (obviamente en el sentido más amplio y en todos los aspectos de la vida como un valor supremo del hombre), pero en este caso contractual aplicada al mercado de alquileres, permite que este segmento fluya y se afiance la necesidad de negociar entre locadores y locatarios en busca de resultados que beneficien a las partes. Cualquier intromisión externa no hace más que sofocar este estilo de consensuar logrado después de muchos traspiés y no sólo en lo referido a la vivienda, sino también en los contratos comerciales.

Pero si se vuelve al dólar, protagonista total de estos días, la pregunta es si la suba continúa, ¿cómo afecta esto a los precios de las propiedades? Ni comprar ni vender… Entonces no hay mercado y si no lo hay, ¿puede haber precios?

Las dudas arrecian mientras que los bolsillos enflaquecen y la preocupación de cómo esta situación actual de la economía puede afectar a las empresas y los puestos de trabajo sigue en alza. ¿Quién despejará estas incógnitas?.

 

Cómo es el circuito de lujo en Mar del Plata


Si bien es un destino popular, también tiene lugares exclusivos para los que gustan de las vacaciones cinco estrellas

Por Pablo Badía  | LA NACION

 

 

Una de las principales características de Mar del Plata es su versatilidad. Como clásico destino de veraneo, la ciudad logró generar diferentes circuitos ajustados a cada una de las necesidades. Así es como en una misma ciudad se pueden encontrar ofertas para la gente que sale de vacaciones con la plata justa y para aquellos que quieren disfrutar de unos días cinco estrellas.

Para los interesados, y por qué no los curiosos también, se puede delinear un circuito de lujo en La Feliz.

Hoteles boutique

 

 
Foto: LA NACION / Guadalupe Aizaga

 

Para acceder a un hospedaje de primer nivel, sin caer en los hoteles cinco estrellas de la ciudad, como el Sheraton , el Costa Galana o el Hermitage, hay un crecimiento de los hoteles boutique.

El Sainte Jeanne es uno de los más exclusivos y marca tendencia en esta ciudad balnearia.

Ubicado sobre la calle Güemes, el centro comercial más distinguido de la ciudad, es una de las últimas adquisiciones al circuito premium de la ciudad y ofrece un cuidado personalizado y de primer nivel a sus pasajeros.

El hotel cuenta sólo con 27 habitaciones, con diferentes estilos (algunos más modernos y otros clásicos), pileta cubierta, spa, habitaciones equipadas con la última tecnología y con un restaurante 5 estrellas abierto al público. La noche ronda los 1300 pesos.

Tisiano

Es una de las primeras propuestas gastronómicas para comer pastas en Mar del Plata. Con un ambiente moderno enmarcado de una antigua casona de dos plantas, se presenta como un lugar ideal para tener cenas íntimas. La especialidad de este rincón premium de Mar del Plata son las pastas caseras y la pizza al horno de barro. La carta de vinos presenta una variedad ajustada a todos los gustos. Además, Tisiano se encuentra a metros de la zona comercial de la calle Güemes, una de las más pujantes de la ciudad balnearia. El precio promedio de una cena ronda los 120 pesos por persona.

Marayui

El concepto de Country Club llegó a Mar del Plata de la mano de este emprendimiento inmobiliario premium. Marayuí se encuentra a unos 20 minutos de la ciudad, en la localidad de Chapadmalal, y es uno de los destinos más exclusivos para los amantes del golf y de la vida al aire libre.

El punto más destacado de este emprendimiento es el Club House, una construcción en piedra única que data de mediados del siglo XX, y que a la vez hace de hostería, con diez habitaciones y restaurante. Esta imponente obra se encuentra en la cabecera de la cancha de golf, uno de los servicios más requeridos de Marayuí. El complejo también cuenta con una serie de dormies (apart hoteles para familias) y con canchas de tenis.

A diferencia de lo que puede parecer, los precios son muy variados y dependen de las diferentes habitaciones que se quiera alquilar. Si bien es abierto al público, la selección de los huéspedes es cuidada y hay que hacer reservaciones con anticipación. Las tarifas son comunicadas a los interesados al momento de consultar.

El anticuario

 

 
Foto: LA NACION / Guadalupe Aizaga

 

Es uno de los restaurantes predilectos de todos aquellos que gustan de pasar una velada tranquila. Ubicado en el exclusivo barrio Los Troncos, este pequeño restaurante contiene una carta gourmet compuesta por platos de cocina mediterránea, especializada en pescados y mariscos, y una amplísima carta de vinos de primer nivel.

Por casi 10 años, este pequeño reducto se convirtió en uno de los lugares más elegidos por los comensales ABC1 que visitan Mar del Plata. El anticuario cuenta sólo con 70 cubiertos, una barra bien equipada y un salón privado para 10 personas, retirado del público. El acogedor salón y la cálida atención lo hacen uno de los destinos obligados en Mar del Plata. El gasto por persona puede rondar los 200 pesos.

Estancia Santa Isabel

Este paraje se encuentra a 20 minutos de Mar del Plata, más precisamente en la zona de Chapadmalal, y es un oasis en el medio del campo. Construida a mediados del siglo XIX, la estancia se convirtió en un lugar dedicado a atender grupos empresariales o de trabajo. La estancia es una obra de arte que se abre a la contemplación de la naturaleza en su máximo esplendor.

Santa Isabel abre sus puertas a grupos desde 15 personas que quieran disfrutar de un día diferente en la costa argentina. Los servicios que presta se adecuan a los requerimientos de los visitantes. Los precios por grupo varían según la cantidad de personas y los requerimientos.

Ver Mar del Plata de lujo en un mapa ampliado.

Fuente: http://www.lanacion.com

 

Bajo la lupa Vigencia de una herramienta necesaria. Fideicomisos y un largo camino recorrido


Análisis y beneficios de su aplicación que han contribuido a dinamizar el sector desde su implementacióny que se mantiene firme pese a los momentos críticos

Por Juan Fernández Mugica  | Para LA NACION

 

 

En la Argentina, casi el 80% de los proyectos inmobiliarios se construye con la modalidad de fideicomiso en sus diferentes alternativas. Esta herramienta que alcanzó fuerte auge en los últimos años funciona muy bien a pesar de los cambios económicos, financieros e impositivos que se producen en el mercado. Con respecto a esto, en los últimos días se dieron a conocer algunas medidas que la AFIP tomaría en la puesta en práctica del plan antievasión III.

Para Mario Gómez, director de Le Bleu Negocios Inmobiliarios, “es importante señalar que el espíritu con que se promulgó la ley de fideicomisos no ha sido fomentar una nueva figura legal para darle un tratamiento impositivo más favorable a los negocios que se estructurarán a través de esta herramienta. El principal objetivo de la ley ha sido aportar un instrumento para proteger el patrimonio, con múltiples usos alternativos”. Gómez afirma: “El principio de la realidad económica se define por la ley como el acto de descorrer el velo jurídico para determinar la verdadera intención de las partes. Esto es, cuál era la operación económica que deseaban efectivamente realizar. Esta herramienta permite a la AFIP interpretar hechos e intenciones de los contribuyentes. Por otro lado existe una constante voracidad fiscal que impulsa que se dicten nuevas resoluciones para tratar de recaudar más. Han pasado cuatro años y el fideicomiso al costo se mantiene. Si bien está claro que desde el punto de vista impositivo no existen ventajas respecto de otras formas de estructuración jurídica, los inversores eligen esta figura para invertir en inmuebles en forma segura”. Y agrega: “Muchos gobiernos que han comprendido la capacidad del sector inmobiliario para incrementar la actividad económica, combatir el desempleo y disminuir el déficit habitacional redujeron impuestos ligados a la industria inmobiliaria, en especial en las etapas expansivas del ciclo económico”. Por su parte, Jorge González, presidente de la desarrolladora Baresa, dice que hoy en plaza existen tres alternativas que son las más comunes para fideicomisos inmobiliarios. Los del costo desglosado es una resultante del costo del terreno a precio de plaza, los honorarios profesionales y de la cantidad de insumos y prestaciones afectados por el precio unitario de cada uno de estos insumos y prestaciones y cuyo riesgo empresario se traslada al adquirente de una unidad por ser a su vez fiduciante del fideicomiso. Este sistema es de difícil control por parte de los fiduciantes, y depende de la trayectoria del administrador fiduciario. En cambio, en el fideicomiso inmobiliario al costo con precio predeterminado, el riesgo se le traslada al adquirente o beneficiario de una unidad por ser también fiduciante. Pero su precio se determina en el momento de adquisición pagando una proporción en ese instante y luego los saldos se incrementan según una canasta de materiales y prestaciones, o por algún índice relacionado con la construcción. Con el primer pago el fiduciante beneficiario reconoce indirectamente el costo del terreno, los honorarios y gastos previos parciales o totales, y los siguientes pagos acompañan los incrementos del emprendimiento. En el fideicomiso inmobiliario un comprador adquiere una unidad por boleto, no es fiduciante del proyecto y el precio es fijo a partir del momento de adquisición. Los riesgos los asume el desarrollador y no se trasladan al fiduciante beneficiario.

El titular de Baresa explica: “Los fideicomisos son seguros para los compradores, pues todas las inversiones componen el patrimonio fideicomitido y cualquier situación personal que pueda poner en riesgo al proyecto no afecta su patrimonio. Los ingresos deben realizarse en una cuenta recaudadora que es manejada por el administrador fiduciario. El fideicomiso es una herramienta muy valiosa que protege al adquirente siempre y cuando no se le trasladen riesgos que debería asumir el desarrollador”.

Por su parte, Gervasio Ruiz de Gopegui, gerente de New Fidu Desarrollos Inmobiliarios, explica: “El fideicomiso al costo presenta una ventaja respecto de la venta a precio fijo, ya que los aportes correspondientes a las cuotas de obra (entre un 60 y un 70% del costo total) se realizan en pesos, ajustándose por la efectiva evolución del costo. La venta a precio fijo -en general- se realiza en su totalidad en dólares”. De Gopegui explica: “Con respecto a la nueva obligación de los corredores de conocer a su cliente y reportar a la UIF cualquier anomalía que pudieren percibir al respecto, ya las fiduciarias lo realizan para los fideicomisos que administran, por lo que en este caso no habría ningún cambio. En lo que se refiere a la tributación del impuesto a las ganancias -si lo hubiere- de los fideicomisos no hay cambio alguno porque de hecho ya tributan. Lo que sucede es que al tratarse de una obra al costo el resultado es neutro, ya que el espíritu del negocio no persigue una ganancia, sino un fin que es construir un inmueble. El principal cambio sería en la obligación de adjudicar la unidad a valor de mercado. Esta situación sería preocupante, ya que en un principio denota un total desconocimiento del agente fiscal de cómo es la esencia del negocio de la construcción al costo”.

En tanto, Gustavo Llambías, director de Red Consulting & Management y a la vez actualmente vicepresidente de la AEV, comenta: “A mi juicio, tanto las medidas cambiarias como varios de los ajustes que se esperan para el año en curso complicarán los negocios en la Argentina, y los inmobiliarios no serán la excepción. No creo que la actividad entre en recesión, porque es una opción muy apreciada por el público en general, pero sufrirá por la merma en los stocks de fondos de libre disponibilidad que se dan como consecuencia directa de la probable baja de la actividad general”. Y agrega: “La figura del fideicomiso como vehículo de inversión inmobiliaria es adecuada para la inversión por las ventajas que ofrece la creación de un patrimonio de afectación a un proyecto de desarrollo en particular. Esto es independiente del tratamiento fiscal del fideicomiso, que por otra parte es idéntico al de las sociedades anónimas. Desde que la figura del fideicomiso se incorporó al derecho argentino, hace 17 años, la AFIP dictó normas e interpretaciones fiscales para los distintos negocios en los que la estructura se aplica. En la medida en que se cumpla con la ley, tanto de parte de los desarrolladores y organizadores de los fideicomisos -que muchas la infringen por interés o desconocimiento- como de parte de la AFIP -cuyo afán recaudatorio plantea a veces interpretaciones reñidas con el espíritu de la ley-, las ventajas del fideicomiso se mantendrán”. Por su parte, Sergio Bernasconi, gerente de consultoría de Toribio Achával, considera: “En los negocios al costo, la principal ventaja es que se adquieren unidades a valores por debajo de los de mercado ya que el costo no incluye el beneficio empresario. En este formato, el precio de venta está compuesto por el precio del terreno, los honorarios profesionales vinculados al proyecto, los materiales y la mano de obra de construcción”. Los fiduciantes cuando ingresan al proyecto desembolsan un aporte inicial y luego el saldo en mensualidades que acompañan el avance de las obras. La financiación es de corto plazo ya que la mayoría de los proyectos demora entre 24 y 36 meses como máximo. Las unidades de uno y dos ambientes son las preferidas de los inversores. Entre las ventajas figura la forma de pago en la que el capital requerido se aporta en cuotas, y que al final del proyecto los fiduciantes son propietarios de una unidad a estrenar por la que pagaron un precio que coincide con el valor de mercado de una unidad similar, pero usada”

 

Fuente: http://www.lanacion.com

Mardel despide lo mejor de la temporada, Este fin de semana marca el cierre de las vacaciones para la mayoría de las familias con hijos que deben rendir exámenes en febrero


Enero concluye con un balance dispar

Por Darío Palavecino  | LA NACION

 

 

MAR DEL PLATA.- No será el tiro del final, pero se le parece bastante. La hotelería tiene pocas camas libres y hay que caminar un rato para encontrar, por lo menos en zona céntrica, un departamento disponible y acorde a lo que se busca. En apenas 72 horas, hay un sinfín de espectáculos, muchos de ellos gratuitos y con grandes figuras de la música y en los principales restaurantes se ven largas filas, primero al mediodía y muchas más se esperan para la noche. Un marco ideal para vestir el último fin de semana de enero, uno de los tres más fuertes del verano y el que, con febrero y el reinicio de la actividad escolar en el horizonte cercano, empieza a marcar un quiebre definitivo en el ritmo de la temporada.

Un impulso que se comenzó a percibir entre miércoles y anteayer, con rutas más cargadas y las terminales de ómnibus y de trenes más activas, y que acompaña una tendencia de lo transcurrido desde el arribo de los primeros turistas, durante diciembre: llegan por períodos cortos, consumen con moderación y, si pueden, se harán otra escapada antes del 28 de febrero, fecha de inicio del ciclo lectivo.

“Dos de mis tres chicos están en el secundario, se llevaron materias y el lunes ya tienen que estar con el profesor particular porque rinden en dos semanas”, explicó Elizabeth Rondó, de Capital, que llegó ayer y se va mañana, a última hora. Es la segunda escala que hace aquí en lo que va del verano. “Vinimos una semana a casa de mis padres para pasar las fiestas de fin de año y volvimos porque nos habíamos prometido otro poquito de mar”, contó a LA NACION.

Se apostó y mucho a este último fin de semana de enero. De hecho, las marcas, que como nunca jugaron sus estrategias de marketing a la música, dieron forma a una gran grilla de recitales. Ayer, Claro montó su escenario en Playa Grande y brindó un show con nuevas bandas y otros destacados, como Dancing Mood, Pablo Lescano y Mariano Castro, de Dread Mar I. Anoche, Vicentico cantó en Varese con auspicio de Tarjeta Naranja. Hoy, en Arenabeach, La Vela Puerca cierra el ciclo Movistar Free Music. Y mañana por la noche, en la Plazoleta de las Américas, Darío Volonté se hará cargo de otra gala lírica a cielo abierto y, como el resto de los espectáculos, con acceso gratuito. Una gran oportunidad para la gente y un dolor de cabeza para los empresarios teatrales (ver Espectáculos).

Entre mañana y el martes se dará un importante recambio que, se estima, tendrá más egresos que ingresos. En balnearios, inmobiliarias y espacios gastronómicos se preocupan por este cierre de enero que, como el resto del mes, no termina de colmar las expectativas.

“Hacía tiempo que no teníamos un enero con estas características”, indica Néstor Gonnet, operador inmobiliario, que destaca el buen rendimiento de su rubro en estos días finales de enero. Pero advierte pronto que el resto del mes tuvo idéntico perfil, con visitantes que llegaron por pocos días y un nivel de gasto para nada espectacular.

El promedio de los clientes pide cinco días, tal vez alguna noche adicional, pero no mucho más. “Las proyecciones ya no las hacemos por quincena, sino por semana”, explicó.

Algo similar vivieron durante todo el mes en las playas. Luis García, concesionario del balneario Atlantis 21 de Punta Mogotes, ratificó que los alquileres de carpas se pidieron por cuatro o cinco días. Y como el clima ayudaba -hubo más de 25 días ideales para playa- se aseguraban alguna jornada más. “Es una temporada aceptable con pronunciados picos durante los fines de semana”, describió el empresario.

Promociones en enero

Es tan raro este transcurso del verano que en algunos balnearios, no sólo en pleno enero sino en la segunda quincena, considerada la más fuerte y casi infalible, aparecieron promociones. Dos días al precio de uno les permitió mover un poco el alquiler de carpas en el inicio de cada semana.

Sin ser un fin de semana espectacular en cantidad de gente, los prestadores de servicios confían en mejorar un poco los ingresos tibios que deja enero. Mientras tanto, atienden teléfonos y escuchan consultas para lo que viene, a partir del lunes y mediados de semana, con el cambio de mes. “Hoy, al miércoles 1°, puedo confirmar reservas del 65% de los departamentos, pero sólo para la primera semana”, señaló Gonnet.

En la hotelería, acusan reservas del orden del 50% para la primera semana, con mejor ocupación hacia sábado y domingo próximos. García, en el mismo tono, destaca con sorpresa el buen nivel de pedidos que reciben en el balneario para este arranque de febrero. “Pero hasta el 8 o 10, no mucho más”, aclaró.

Se entusiasman con que, por lo menos en esas dos primeras semanas, todavía encuentren eco en los grupos familiares que no tienen chicos, los tienen fuera de edad escolar o estudian, pero no tienen exámenes que rendir.

En todos los casos y como no podía ser de otra manera, la gran esperanza está puesta en otro fin de semana largo. En este caso largo y generado por los feriados de Carnaval. Para esos días sí la demanda está muy movida. Tanto hoteles como inmobiliarias aspiran a lograr ocupación por encima del 80% durante esos cuatro días. Una última chance, entonces sí, para una temporada que dará mucho que hablar y dejará mucho para replantear durante el resto del año.

 

fuente: LaNacion.com