Un aluvión de jóvenes, el fenómeno de esta temporada en Mar del Plata


A diferencia de temporadas anteriores, miles de chicos llegaron para disfrutar del verano en la ciudad. Los operadores turísticos destacan que, en comparación con otros años, gastan más. El taxi, lo más elegido para el traslado a la noche.

Comentarios

En fiestas electrónicas, afters beach y boliches. En inmobiliarias, paradas de taxi y balnearios. Hasta comerciantes lo destacan con sorpresa. Mar del Plata está colmada de gente, pero sobre todo de jóvenes.

Desde iniciado el año que esa afirmación aparecía entre las conversaciones con los operadores turísticos sobre el avance de la temporada. Al principio, era una observación más, un detalle que sumaba a la descripción general de un verano que ya desde los festejos por Año Nuevo arrojaba balances por encima de lo esperado. Pero con el correr de los días, el dato dejó de ser secundario para pasar a ser repetido como un mantra y señalado como uno de los fenómenos a destacar esta temporada estival.

Basta con recorrer la costa marplatense de punta a punta para verificarlo. Concentrados sobre todo en las playas del norte, Playa Grande y el sur, los mayores de 20 años y menores de 30 se ven y se escuchan.

Desde grupos de tres personas a otros muchos más numerosos los jóvenes disfrutan el día tanto como la noche. Los parlantes, un accesorio indispensable para entrar en la sintonía vacacional, se mantienen encendidos desde que salen de sus alojamientos, transitan por la calle y llegan a la playa. A la noche, quedan cargándose cuando todos se dirigen a los boliches o fiestas electrónicas que las ganas y la agenda indiquen.

4 Enero 09

Alquileres numerosos

Entre los primeros en destacar el incremento de los jóvenes en la ciudad fue el presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, Miguel Ángel Donsini, quien a durante la primera quincena de enero, en diálogo con LA CAPITAL, aseguró las complicaciones que suscitaban entre los referentes del sector el alquiler de departamentos espaciosos que, además, no coloquen “peros” ante la llegada de veinteañeros.

“Vino más gente joven, pero el agente inmobiliario no tiene otra opción a veces que esquivarlos. No por los chicos, que pueden ser muy cumplidores, sino por la dinámica de vacaciones que tienen, que suele chocar con los propietarios de todo el año y genera muchas quejas por parte de los consorcios”, señaló Donsini, al tiempo que aseguró que esta situación “complicaba la ubicación en algunos edificios que prefieren no alquilar a grupos numerosos”. “Igualmente tenemos reservados edificios que no están muy poblados para, justamente, esos grupos, que salen a bailar a las 2 de la mañana y vuelven a las 7”, indicó.

De todas maneras, para Donsini no es casualidad que Mar del Plata haya sido elegida como destino de vacaciones para la juventud. “Hay muchos boliches y una buena agenda de espectáculos que atraen. Pero todo debe estar organizado para que el disfrute se desarrolle con tranquilidad”, señaló, y apuntó a la importancia de evitar el “descontrol”.

4 Enero 34

El gasto

Uno de los puntos donde la juventud se ve, incluso, desde varias cuadras de distancia es Playa Grande. Agrupados como hormigas, jóvenes de todos los puntos del país disfrutan de la playa hasta la caída del sol, cuando el boliche ubicado en La Normandina acompaña con música y show de luces al ritmo que marque la canción de moda.

Una recorrida de LA CAPITAL por los locales de ese sector costero de la ciudad arrojó un dato más: los jóvenes que vienen gastan. Y algunos mucho. “Se nota que hay muchos chicos que vinieron a Mar del Plata y que gastan”, señaló uno de los vendedores de un local de licuados de la zona que aseguró que, de tarde, “no da abasto” ante la fuerte demanda. Las cervecerías y chiringos colocados en la zona, después de las 17, no tienen mesas ni sillas libres. Una mirada rápida confirma lo que muchos destacan: son casi todos menores de 30 años.

Juan Salvi, integrante de la Cámara de Empresarios de Balnearios, Restaurantes y Afines y responsable de balnearios en las playas del Norte, Varese y Playa Grande, también coincidió en el análisis que destaca la llegada de los jóvenes a la ciudad. “Percibimos muchísima gente joven que ha elegido Mar del Plata para pasar sus vacaciones. Y eso es muy positivo”, señaló con entusiasmo a principios de enero. El panorama se mantiene hasta hoy.

Nada a pie

Donde más puede percibirse el aluvión de jóvenes es en la noche marplatense. Y allí, además de la mirada de los empresarios de las discotecas locales, entran en escena los choferes de taxis, encargados de llevar y traer a quienes buscan la diversión en la madrugada y poder ingerir alcohol sin estar al volante.

“Hay muchos jóvenes de clase media alta, que se manejan especialmente de noche y en las zonas de diversión, como Playa Grande. Los afters son ahí y las fiestas electrónicas en las playas del sur”, aseguraba a LA CAPITAL un conductor.

La información fue confirmada por el titular de Servitaxi, Raúl Vicente, quien destacó sorprendido el fenómeno. “A la noche, en Playa Grande y en el parador de fiestas electrónicas Mute son filas y filas de chicos. Llegué a levantar pibes en Mogotes, que venían caminando desde allá”, señaló y cerró: “Se está trabajando bien y mucho tiene que ver la juventud que vino”.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: