“Patitos de la boda” del cepo al dólar: inmobiliarias, casas de cambio e importadoras bajan persianas y despiden personal


 

03/07/2012 Sufren de lleno el cepo cambiario y la inesperada “sintonía fina” del Gobierno. Negocios que antes florecían, ahora se van marchitando. También se ven afectadas firmas alimenticias, que no pueden colocar productos en otros países, que aplican la Ley del Talión” en respuesta al bloqueo de Moreno
Por Mariano Jaimovich
Última actualización: 03/07/2012 10:07:00 am

La fría sensación térmica que trajo junio es acorde al presente de varios rubros de negocios y uno de ellos es, sin lugar a dudas, el desolador panorama que presentan las casas de cambio.

Las mismas en las que, tiempo atrás, se observaban extensas filas tratando de canjear pesos por dólares y que hoy dejaron de ofrecerse.

Hoy todo ha cambiado en forma radical, la actividad diaria de estos desolados comercios se acota a un puñado de operaciones puntuales y la jornada laboral transcurre, entre los pocos empleados que sobrevivieron a los recortes de presupuesto, con monótonas e interminables charlas de fútbol y política, café de por medio.

Es que el negocio cayó cerca de 80%. Incluso reconocidas firmas, con extensas trayectoria en su haber, ya solicitaron la suspensión de patentes para operar.

Así, la imposibilidad de adquirir dólares que instaurara el Gobierno como parte de su “inesperada” política de sintonía fina muestra a las casas de cambio como unas de principales víctimas.

Cerca de unas 60 firmas y unos 3.000 empleados están al borde de la agonía y, de no mediar cambios, buena parte de ellas deberán ir en busca de nuevos horizontes. Por lo pronto, el proceso de cierre de persianas y achique de personal ya comenzó.

Casas “sin cambio”
Por el lado de las casas de cambio, hoy sólo pueden realizar las muy contadas operaciones autorizadas por el Banco Central y la AFIP.

Al difícil panorama que enfrentan se le suma el hecho de que deben soportar los embates de Moreno, que las acusa de fogonear el aumento de la brecha entre el blue y el oficial.

Según fuentes consultadas por iProfesional.com, el secretario de Comercio incluso habría amenazado con “meter presosa sus titulares, además de prohibirles hacer pública su delicada situación actual.

Esta parálisis en la actividad cambiaria, sumada a los altos costos operativos, ya habría generado el despido de alrededor de 200 personas, según expertos vinculados a este sector que genera en total unos 3.000 empleos.

Uno de los propietarios, señaló off the record a iProfesional.com: “Tuvimos que reducir a un tercio la cantidad de empleados que teníamos el año pasado. Los números no dan, se está trabajando al 20% de lo que se generaba en 2011″.

Incluso, se especula con la posibilidad de que el Banco Central (BCRA) comience a dar de baja muchas de las licencias para operar.

Por lo pronto, se encendió una luz amarilla en el sector cuando la entidad oficial alertó a más de 120 operadores de divisas que, técnicamente, no pueden operar si presentan déficit en sus balances.

Esta persecución es considerada por los mismos actores como una “caza de brujas“, ya que las casas de cambio sólo comercializan no más del 3% al 5% de todos los dólares que se movilizan en la Argentina.

Cabe recordar que este rubro viene afrontando diversas limitaciones a la maniobrabilidad de sus operaciones.

Por ejemplo, cuando Martín Redrado estuvo al frente del Banco Central nunca aceptó la solicitud de muchos de sus titulares que pugnaban por tener una mayor participación en transacciones vinculadas al comercio exterior.

Frente a la crisis actual, una de las alternativas que quieren presentarle al BCRA y al propio Moreno es que se cree una nueva categoría, similar a las compañías de servicios financieros que operan en Uruguay.

Mientras tanto, continúan las peleas, los desacuerdos y las disputas de poder entre Moreno, Echegaray (titular de la AFIP), y la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, sobre quién controla los dólares.

Según cambistas consultados, hoy se gana más dinero con una “cueva” que en el mercado legal, ya que no afronta los controles y regulaciones del Estado y sus costos operativos son menores.

Sin embargo, “la ley penal cambiaria dice que no se puede comprar ni vender dólares fuera del mercado único de cambios“, recordó en declaraciones radiales Alicia López, ex titular de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF).

Inmobiliarias y constructoras, otros perjudicados
Las inmobiliarias también son parte de la lista que incluye a los grandes perdedores del cepo cambiario.

Es que los interesados en comprar prefieren esperar y, mientras tanto, optan por “sentarse sobre sus dólares”.

En tanto, los dueños no quieren saber nada con recibir pesos y, si aceptan una parte, en general no mayor al 30%, reclaman “dólar celeste” en algunos casos y “dólar Montevideo” en otros (ver nota: “Dueño directo” vende: ¿A qué valor toman hoy el dólar los propietarios de viviendas que aceptan parte en pesos?)

De modo tal que, de no mediar cambios en el actual contexto, se espera una apreciable baja de persianas de inmobiliarias de barrio que -al igual que lo sucedido con las casas de cambio- ya comenzaron con su proceso de desvinculación de personal.

“Colegas míos ya comenzaron a achicarse. Es de lo que se habla hoy en el mercado. Y la realidad es que sé de varias que ya cerraron“, asegura a iProfesional.com Luis Ramos, presidente de LJ Ramos.

En su caso, señala que las operaciones vienen cayendo desde que se instalaron los controles al dólar -a fines de octubre del año pasado- aunque la baja se acentuó en los últimos dos meses, con caídas del 30 por ciento.

“El panorama actual me hace recordar la difícil situación que tuvimos que enfrentar en 2001. Cuando empezás a perder durante uno, dos, tres meses, sostener la operatividad se te hace carísimo. Si esto no cambia, la realidad es que no sé cuánto más podremos aguantar“, alerta.

Asociado a este rubro, y en lo que se refiere a datos provenientes del sector de la construcción el panorama dista de ser alentador.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el sector sufrió la peor baja en casi diez años, al desplomarse 8,8% en mayo.

En este sentido Armando Pepe, presidente del Servicio de Ofertas Múltiples (SOM) y fundador de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), relevó a iProfesional.com: “En noviembre del año pasado había 500.000 trabajadores en el sector. A este paso, si se siguen paralizando las nuevas obras y se concluyen las ya iniciadas antes del cepo podemos asegurar que habrá 300.000 obreros en la calle para fin de año“. (La nota copleta aquí).

Importadores y productores
La lista de los grandes perjudicados por el “nuevo modelo K” también está conformada por los importadores y despachantes de aduanas que se dedican casi íntegramente a traer artículos del exterior.

“Hay una gran heterogeneidad de casos. Incluso, esta disparidad se presenta dentro de un mismo rubro. La norma es que no hay norma. No está fácil”, sintetiza Miguel Ponce, gerente de Relaciones Institucionales de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), a iProfesional.com.

Este vocero observa que el Gobierno “corre detrás” de los problemas.

Ponce comenta que algunos importadores llevan ya varios meses sin poder ingresar productos y que no pueden seguir soportando esta situación.

Por ende, y al igual que en los casos mencionados anteriormente, varias de firmas del rubro comenzaron con sus procesos de reestructuración.

En tanto, muchos de los empresarios que exportan están pagando los “platos rotos” de las represalias de otros países a las medidas proteccionistas de Guillermo Moreno.

La lista de “damnificados” sigue
Los casos anteriormente mencionados no son los únicos.

Por cierto, en la lista se anotan también las alimenticias, lácteas, frigoríficos, olivícolas. Y este preocupante panorama se extiende a la actividad vitivinícola.

Incluso, otras áreas también se ven afectadas -como la textil, automotrices y la de artículos electrónicos, antes estrellas del modelo K- que ahora, ante la nueva política de sintonía fina, no les queda otro remedio que achicar estructuras y suspender personal.

La alarma ya se encendió. La consultora Tendencias Económicas estima que durante mayo se registraron más de 5.000 suspensiones y cerca de 4.900 despidos, números muy superiores a los registrados en meses anteriores.

Y, entre todos los sectores, habría unos 50.000 trabajadores con problemas de empleo.

A ello se suma que existen 30.000 empleados que están siendo asistidos por el Estado a través del programa Repro, según palabras de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Y, lo más preocupante es que, en todos los casos mencionados, no se observa un cambio que vaya a mejorar la situación en el corto plazo.

Fuente: iprofesional.com

“Dueño directo” vende: ¿A qué valor toman hoy el dólar los propietarios que aceptan una parte en pesos?


19/06/2012 Sin dudas, el mercado del ladrillo es el que más está sintiendo los efectos del “corralito cambiario”. Para saber más allá de las voces de inmobiliarias, iProfesional.com investigó sobre las condiciones que imponen los titulares de inmuebles que mantienen unidades a la venta lejos de intermediarios
Por Mariano Jaimovich
Última actualización: 19/06/2012 10:06:00 am

El corralito cambiario establecido por el Gobierno viene generando más polémica cada día que pasa.

No es para menos, habida cuenta de la historia que tienen los argentinos con el dólar, que siempre ha sido visto como el “amigo fiel” al que se recurrió en momentos de incertidumbre.

Y este viene a ser, justamente, uno de ellos.

Más aun. El “corralito” despertó más polémica, desde que la AFIP “sin anestesia” quitara la opción de “atesoramiento”.

Ahora, esa alternativa quedó “camuflada” bajo el rubro “otros no especificados”, en la cual se debe aclarar si se quieren para ahorro, aunque esto sólo sirve para que el pedido quede bajo análisis.

A la hora de identificar el sector más golpeado, el inmobiliario es -sin lugar a dudas- aquél que viene sintiendo el impacto con mayor vehemencia.

Es que repetidas crisis que tuvo el país, escenarios de alta inflación y pérdidas en el valor de la moneda local acostumbraron a los argentinos a manejarse en divisas estadounidenses.

Ahora, sin ese “lubricante”, toda la actividad luce atascada.

“Los propietarios retiran sus inmuebles de la venta, al no querer aceptar pesos, y los potenciales compradores prefieren sentarse sobre sus dólares”, afirma Armando Pepe, una de las voces más escuchadas del sector, desde su rol de fundador de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

“Dueño directo” vende
Con un “corralito cambiario” que llegó para quedarse, iProfesional.com investigó para saber las pretensiones de los pocos propietarios que aún mantienen sus unidades a la venta de modo directo. Es decir, sin inmobiliaria de por medio.

Para ello, contactó a titulares de inmuebles que publican en el portal solodueños.com o en avisos clasificados.

La idea era saber si éstos estaban dispuestos a aceptar una parte del monto en pesos y en qué condiciones.

Se realizaron más de 30 consultas y los resultados han sido contundentes.

“Muchas gracias pero no estoy interesado en recibir pesos”. “Podría considerar hasta un 20%, pero no al valor oficial”. “Te lo puedo tomar pero al dólar ´Montevideo´“, fueron algunas de las respuestas recibidas.

Lo cierto es que las palabras “pago todo en dólares” parecen ser la única “llave maestra” que abre la puerta para mantener “animada” la conversación y que el titular ahonde en aportar más detalles sobre el inmueble.

“Necesito sólo dólares, porque me mudo a un lugar más grande y es lo único que me aceptan para escriturar”, expresó una señora que posee un dos ambientes en Barrio Norte al que cotizó en u$112.000.

En algunos casos, este medio encontró a interesados en aceptar una parte en moneda local, quizá por tener una mayor urgencia en vender.

Y, en estas situaciones, la conversación comenzó a recorrer los “vericuetos” de cuánto era dicha parte y la cotización que debería considerarse.

La parte “pesificada”
Tras varias consultas, este medio fue encontrando a particulares interesados en recibir una parte en moneda local

“Es un momento de transición. Quiero dólares, pero puedo aceptar una parte en pesos”, expresó el propietario de un departamento tres ambientes en el barrio de Almagro, valuado en 120.000 dólares.

“Lo que sí, habría que charlar la cotización. Al valor oficial no los puedo tomar”, aclaró inmediatamente.

iProfesional.com avanzó un paso más en las tratativas y empezó a indagar cuál sería ese “valor mágico” que habilitaría a concretar la operación.

“Le puedo aceptar hasta un 20% en pesos a conversión de $5,50″, aclaró el propietario del inmueble.

Al igual que él, otros titulares convalidaron esa cifra, corroborando de alguna manera la entrada en escena del “dólar celeste”.

Es decir, un intermedio entre el oficial ($4,50) y el blue (casi $6), como un “guiño” para avanzar en la operación.

En el barrio de Congreso, un propietario de un tres ambientes (u$s125.000) expresó: “Le puedo aceptar un 30% en pesos tomado a $5,70 el dólar. Menos no”.

Una mirada particular se escuchó del dueño de un 4 ambientes ubicado en la misma zona porteña (u$s150.000) que calculó el volumen de dinero que representa el traspaso a moneda local: “Prefiero que la venta sea en dólares para no andar con un Juncadella encima. Podría aceptarle en pesos hasta u$s40.000 del total, pero a una cotización de $6″, especificó.

La “buena noticia” llegó cuando un particular, con un monoambiente en la zona de Belgrano -valuado en u$s82.500- se mostró interesado en recibir la mitad en moneda local: “Puedo tomarle hasta un 50% en pesos”, señaló.

La “mala noticia” se escuchó cuando aclaró el precio del billete. “Podría ser, pero a ´dólar Montevideo´“, aclaró, al tiempo que remarcó que esa cifra era de $7,10.

También, a partir de lo afirmado en varios otros casos, se fue verificando que cuanto mayor es el porcentual de moneda local aceptado, mayor es el valor pretendido en la conversión.

Para un inmueble en Caballito el titular mostró el mismo requisito: “La venta es para alguien que tiene dólares. Hasta el 40% se puede hacer en pesos pero tomando como referencia el tipo de cambio de Montevideo. Sino prefiero todo en dólares y evitar diferencias”.

Por lo pronto, algunos casos -no todos- de quienes aceptan una parte en pesos no consideran el valor en el mercado paralelo argentino sino el que se exhibe cruzando el charco.

En buen romance, las propiedades se encarecieron para todos aquellos con no tienen dólares en el colchón.

Con billetes verdes en mano, el precio baja
Como contrapartida, quienes cuentan con dólares guardados encuentran condiciones más favorables para concretar una operación. Más aun si el titular está urgido por vender.

En estos casos, al decirse que se disponía de todos los billetes verdes, muchos propietarios se mostraron dispuestos a realizar un interesante descuento de entre un 10% y 15%.

Curiosamente, este porcentual resulta similar a la devaluación que se espera en el mercado para la divisa oficial en el año. En buen romance, parecería ser que compensan esa baja con el repunte previsto para el billete verde.

Un ejemplo lo dio el propietario de un departamento de un ambiente (45 m2) en pleno Palermo Viejo, cuyo edificio tiene 10 años de antigüedad y su anuncio clasificado lo ofertaba a 89.500 dólares.

“Con los billetes en la mano puedo aceptar 79.500 dólares”, argumentó.

El mismo descuento se escuchó para un inmueble en Villa Devoto, valuado en 165.000 dólares.

Pesificados, con dólar alto “oculto”
Aunque fueron contados con los dedos de la mano, llamó la atención encontrar algunas propiedades usadas tasadas íntegramente en moneda local.

En estas “rarezas”, iProfesional.com indagó el por qué de esta decisión.

El argumento en los anuncios tenía un hilo conductor: “Necesito vender para pagar una deuda en pesos”.

Averiguando, este medio comprobó en dos situaciones que tales anuncios eran una suerte de “anzuelo”, ya que la unidad tenía un dólar “oculto” de $6, habida cuenta de que el monto total pesificado resultaba ser de hasta un 30% más elevado a la cotización del metro cuadrado en esas zonas y respecto a propiedades comparables en esos barrios.

 

Fuente: iprofesional.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: