Mar del Plata volvió a ser el destino más elegido por miles de turistas


mardel paseo por la costa

Mar del Plata volvió a ser el destino más elegido por miles de turistas

 

Las nubes, el frío y un pronóstico poco alentador no desalentaron a los miles de turistas que desde el vernes arribaron a la Costa Atlántica. Las rutas de acceso se mostraron más cargadas a media mañana, cuando circulaban unos 1.500 vehículos a la atura de Samborombón.

 

Del total de viajeros, se estima que el 60% se hospedó en Mar del Plata, la ciudad que según los operadores turísticos fue la más elegida para disfrutar del fin de semana largo. Aunque las Cataratas del Iguazú, Entre Ríos, Mendoza y Bariloche también recibieron muchos visitantes.

 

La cantidad de viajeros que aprovechan el feriado del 25 de mayo se duplicó en tres años, ya que pasó de 564.000 en 2009 a más de un millón este año. “Es un fin de semana largo tranquilo. La gente encontrará precios muy accesibles, y una oferta difícil de comparar con otro destino”, aseguró el encargado de un restaurante.

 

Las reservas hoteleras apenas superaban el 50% en la semana, pero el viernes el porcentaje se incrementó levemente con el arribo de aquellos que llegaron a última hora sin anunciarse.

 

“Cuando es así, hay mayor espontaneidad”, dijeron desde el Ente de Turismo de General Pueyrredón. Los fines de semana “normales” llegan unas 30 mil personas a la “Ciudad Feliz”, pero a esta altura se sabe que para éste ya llegaron más del doble.

 

Se preveía un mejor clima para el comienzo del fin de semana largo, pero las condiciones variaron. El viernes el termómetro trepó hasta los 14 grados y este sábado la niebla y el cielo cubierto le dieron otra fisonomía a la ciudad.

 

En tanto que para el domingo la inestabilidad irá en aumento según el Servicio Meteorológico Nacional, y por eso tal vez el regreso para algunos sea bajo la lluvia.

 

Fuente: puntonoticias.com

Hay desconcierto en el mercado inmobiliario por el dolar paralelo


La semana pasada llegó a pagarse $ 6,20. Operadores consideran que se trata de una situación coyuntural que no va a durar demasiado. Desde que la AFIP implementó restricciones para adquirir dólares el número de negocios se redujo; no obstante, persiste el interés de los potenciales compradores.

El cepo impuesto por la AFIP para la adquisición de la divisa estadounidense sumado a la fuerte suba que recientemente experimentó la cotización del dólar paralelo -la semana pasada el que se conoce como “blue” llegó a pagarse $ 6,20- han alterado el desenvolvimiento del mercado inmobiliario que, en un marco de desconcierto, aguarda la estabilización de la situación financiera.

A partir del momento en que el Gobierno -hace ya varios meses- implementó restricciones a la compra de dólares en Bancos y/o casas de cambio, el número de operaciones de compra-venta de propiedades comenzó a reducirse; el impedimento de adquirir libremente moneda extranjera -algo que se acentuó notoriamente en lo que va de este mes-, provocó una importante suba del dólar negro o informal; esto hizo que, ante la posibilidad de que el mismo no haya llegado aún a un “techo”, la mayoría de los que disponen de billetes verdes no estén dispuestos a desprenderse de los mismos.

Al abordar el tema con LA CAPITAL, el presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos, Miguel Angel Donsini dijo que “entiendo que estamos ante un problema coyuntural; teniendo en cuenta lo que está pasando con el dólar, el mercado está expectante; da la impresión de que habrá que esperar unos días para ver qué es lo que ocurre; las operaciones se paralizaron bastante porque tanto los potenciales compradores como los que quieren vender sus propiedades están observando con detenimiento lo que pueda ocurrir”.

Tras señalar que “el inmobiliario es un mercado que se regula en función de la oferta y la demanda” anticipó que “es lo que va a volver a suceder una vez que esta situación se resuelva; personalmente creo que no hay que dramatizar ya que esta coyuntura no va a durar mucho tiempo; la gente sabe que la mejor inversión es el ladrillo; en estos momentos el problema no lo tiene sólo el comprador ya que el que vende puede ser que no sepa qué hacer con los dólares que obtenga”, señaló.

Al referirse al alto precio de los inmuebles Donsini sostuvo que “es lógico que hayan subido ya que durante todos los años en los que la cotización del dólar no se movió, en pesos hubo mucha inflación”. Más tarde, expresó que “una de las cosas que me llama la atención es que casi todas las operaciones que habían sido pactadas en dólares a través del pago de una seña, siguieron normalmente su curso; seguramente es gente que tenía en su poder los billetes norteamericanos; si bien los departamentos terminados se venden en dólares, los edificios que están arrancando en el pozo con la figura del fideicomiso se están vendiendo en pesos, con cuotas ajustables por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción”.

Otra opinión

 

Juan Carlos Reverter, responsable de la firma inmobiliaria Ledesma y Cía. dijo por su parte que “estamos viviendo un momento muy particular del mercado inmobiliario; aunque se advierte que hay desconcierto, algunas cosas llaman la atención y nos permiten mantener cierto optimismo; una es que, a pesar del aumento del dólar paralelo, tal vez porque la oferta se achicó, persiste el interés de potenciales compradores; da la impresión de que lo que estamos atravesando es una situación coyuntural que no va a durar demasiado; no hay que olvidar que aquel que dispone de dólares no tiene muchas alternativas de inversión”, afirmó.

Dijo luego que “teniendo en cuenta la inflación real, no hay dudas de que, ante las dificultades para conseguir dólares, los valores de los inmuebles en pesos van a subir; el mercado no se va a parar porque así como hay gente que ahorra, otros están construyendo; si no pueden vender en dólares, lo van a hacer en moneda argentina; el hecho de que el mercado pueda llegar a pesificarse no significa que los precios vayan a estabilizarse”, expresó. Más tarde sostuvo que “los que tienen dólares tampoco están muy tranquilos ya que la emisión que ha hecho los Estados Unidos, al igual que lo que ocurre en Europa con el euro, es brutal; es probable que ese sea el motivo por el cual, a pesar de lo que está ocurriendo, la demanda no haya decrecido tanto como otras veces”.

Finalmente sostuvo que “así como aquel que vende una propiedad terminada quiere dólares, hay que decir que el que está construyendo, en la medida que los vaya a utilizar para comprar materiales, puede aceptar pesos”.-

 

fuente: diario la capital

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: