Venta de inmuebles: creció un 10% pero los precios subieron casi un 30%


 Entre los primeros 8 meses del 2011 y mismo período de 2010

26.09.2011 | 08:27 hs.
El Parque San Martín, rodeado

Así lo confirmaron desde el Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires. Aseguran que el mercado inmobiliario “se va consolidando como una alternativa atractiva y confiable de inversión”

Para el mercado inmobiliario, la segunda mitad del año registra históricamente un incremento en la compraventa de propiedades. De acuerdo con las autoridades del Colegio de Escribanos bonaerense, a pesar de que entre agosto del 2010 y el mismo mes del 2011 los precios subieron casi un 30%, el número de transacciones creció cerca de un 10%, lo que ratifica que la venta de inmuebles continúa consolidándose como una inversión “atractiva” y “confiable”. Los operadores locales confirmaron que las cifras también se ven reflejadas en Mar del Plata.

Debido a la importancia que tiene en el rubro el segundo semestre de cada año, recién a fines del 2011 podrá trazarse un balance general para evaluar si se trata de una tendencia hacia el aumento de las transacciones, o bien de un caso puntual que se presentó durante el período señalado.

Sin embargo, los operadores inmobiliarios mantienen el optimismo y aseguran que la compraventa de inmuebles “se va consolidando como una alternativa atractiva y confiable de inversión”.

Las cifras difundidas por el Colegio de Escribanos bonaerense dan cuenta -parcialmente- del presente por el que atraviesa el sector. Para los primeros ocho meses de 2011, los números indican de que se han concretado 78.341 transacciones que, comparadas con el mismo lapso del 2010 -en el que sumaron 71.084- implica un incremento del total de las operaciones superior al 10%.

Las autoridades del Colegio indicaron además que “los montos pagados en los primeros ocho meses de este año superan un 30% a los del mismo período de 2010, hecho que da cuenta del aumento en el precio de las propiedades, aún descontando la inflación”.

En cuanto al aumento registrado, desde el sector esperarán hasta fin de año para “constatar si la tendencia al aumento en los precios del metro cuadrado confirma su inclinación actual”, tal como se ha venido manifestando en lo que va del 2011.

Para analizar la evolución de este período el presidente del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, Carlos Agustín Sáenz, dijo que “se están confirmando las tendencias que hemos venido observando en los meses anteriores”.

En esa misma línea, el representante de la entidad aseguró que el mercado inmobiliario se encuentra “consolidado” y “saludable”, y aclaró que por el momento “no registra sobresaltos”. Al mismo tiempo, se confirma la elección de los inmuebles como una alternativa atractiva y confiable de inversión”, añadió.

LA SITUACIÓN EN MAR DEL PLATA

Las inmobiliarias consultadas por El Atlántico confirmaron que las cifras difundidas por el Colegio de Escribanos coinciden con el presente por el que atraviesa el mercado local. Los operadores convinieron en que durante los últimos meses se registró un alza en el número de compraventas y ratificaron que las propiedades incrementaron su valor en el transcurso del último año.

Para los empresarios del rubro, después de un 2009 “nefasto” en el que “se sintió la crisis financiera internacional” y de un 2010 de “lenta recuperación”, el 2011 presenta “un escenario más alentador” en el que “las propiedades vuelven a ser consideradas como una inversión confiable a largo plazo”.

Por su parte, el presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata, Miguel Ángel Donsini, dijo que “las cifras son correctas”, pero instó a analizar el detalle de las cifras debido a que, según precisó, refieren a “escrituraciones que, en algunos casos, tienen uno o dos años de antigüedad”.

La antesala de la temporada estival, el transcurso del verano y los meses contiguos constituyen el período de mayor actividad para el rubro inmobiliario local en lo que refiere a alquileres. Sin embargo, el verdadero desafío pasa por incrementar y mantener el número de transacciones en cuanto a la compraventa de inmuebles.

Así, “este año hubo un repunte que puede andar por el 10% en relación año pasado, a pesar de que los valores subieron un poco”, indicaron desde una inmobiliaria ubicada sobre la calle Corrientes. “Comenzó el año con muchas consultas y después se fueron dando operaciones, fundamentalmente de departamentos de uno y dos ambientes”, completaron desde otra empresa.

“El año pasado estuvo todo mucho más parado. Y ni hablar del 2009. Pero este año viene mejor, se nota un repunte y se siente la inversión. La idea es que esto se mantenga, pero acá nunca se sabe porque hace tiempo que el mercado no está estable”, señalaron desde otra inmobiliaria situada sobre la calle Bolívar.

Sin embargo, entre los operadores marplatenses también se ha sembrado la misma duda que entre los empresarios del resto de la provincia: esperar hasta fin de año e incluso hasta los primeros meses del 2011 para comprobar si la tendencia se mantiene.

No obstante, el mercado inmobiliario local se conserva expectante y optimista. La postura, en general, es la misma: mientras durante los próximos meses no se produzca ningún desbalance financiero relevante que afecte a los inversores, todo indica que la tendencia en alza sobre la compraventa de inmuebles en Mar del Plata podría sostenerse, al menos en el corto y mediano plazo.

Redacción El Atlántico

Bicicleta inmobiliaria: los créditos hipotecarios en pesos crecen de la mano de los dólares que salen del colchón


Tomar deuda en moneda local, cuota fija, y volcar ese dinero a un activo dolarizado atrae a muchos particulares de clase media alta. Apalancan 20% de la operación y luego repagan la deuda con un alquiler. Así, se registra un “llamativo” repunte de estos préstamos. ¿Que ganancia logran?

Por Ruben Ramallo

Es sabido que el dólar, el ladrillo y -en menor medida- el plazo fijo son las inversiones que concentran el mayor interés de los argentinos.

Y que buena parte de la sociedad se mantiene alejada de la apuesta por bonos y acciones, si bien muchos de estos papeles han dado, en 2010, enormes alegrías a quienes participan en estos mercados.

Prueba de esto último es el bajo volumen negociado por ejemplo, en la bolsa porteña, en comparación a otros países.

Sucede que, por cuestiones de tradición y costumbre, los ahorristas tienden a refugiarse en puertos menos riesgosos.

Así, el verde billete, pese a que durante mucho tiempo corrió por debajo de la suba de precios, sigue siendo considerado como el instrumento más adecuado para ponerse a resguardo de los vaivenes de la economía argentina.

Esto queda reflejado en la elevada fuga de capitales durante los primeros ocho meses del año (u$s15.000 M), que es un 30% más que la de todo el 2010.

El hecho de que el billete verde haya quedado barato, frente a subas salariales del orden del 30%, revitaliza el interés de dolarizar activos y, además, ofrece cobertura ante futuros ajustes cambiarios que puedan darse, una vez transcurridos los comicios de octubre.

En tanto, otorga otras ventajas, como la de su uso ampliamente aceptado en transacciones comerciales, la mínima brecha entre sus valores de compraventa y, fundamentalmente, su gran liquidez.

A su vez, estos atributos son los que convierten al dólar en el trampolín ideal para dar el gran salto a otro mercado, que siempre ha funcionado como un imán para los particulares: el inmobiliario.

Y esta fuga de dólares y su posterior traspaso al ladrillo queda en evidencia si se repasa el “llamativo” incremento registrado en el otorgamiento de nuevos créditos hipotecarios en estos últimos meses.

Desde las entidades reconocen este repunte.

Y destacan el mayor interés que viene generando el apalancar una operación, contrayendo una deuda en pesos, a tasa fija, y traspasando ese dinero a la adquisición de un activo que se mide en dólares.

¿Quiénes están tomando préstamos hipotecarios?
A la hora de saber cuál es el perfil de los tomadores de estos préstamos, la respuesta de los directivos de bancos y desarrolladores inmobiliarios no deja lugar a dudas.

Son los particulares de clase media-media y media-alta que, con billetes verdes en el colchón -que les permiten cubrir hasta el 80% del valor de la unidad- recurren a un préstamo en moneda local para completar el 20% restante y así hacer un “by-pass” a la divisa estadounidense.

De hecho, parte de esa deuda contraída la cubren con la propia renta que les genera el alquiler, si es que deciden volcar la unidad a ese mercado.

“Por lo general, los créditos más pedidos son los de 20 años a tasa fija. El porcentaje que se solicita es del orden del 25 al 30% del valor del bien. Es la forma más buscada para apalancar una compra”, destaca Federico Sturzenegger, presidente del Banco Ciudad, la segunda entidad en otorgamiento de este tipo de préstamos, después del Banco Nación.

Y agrega: “El promedio mensual que estamos colocando es el doble que el año pasado, a razón de $100 millones por mes”.

“En el caso de que un interesado requiera u$s25.000 a 20 años, a tasa fija, la cuota es de $1.400“, afirma Sturzenegger.

Las operaciones crecieron en forma considerable. Pero lo llamativo es que, en su mayoría, se trata de inversores y no de personas que aspiran a la vivienda propia”, expresa un funcionario de alto rango de un banco extranjero.

En la misma línea, Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario, manifiesta que “se observa a una gran mayoría de particulares que apuntan a una doble rentabilidad. Compran los inmuebles para luego alquilarlos y, además, se ven beneficiados por su revalorización en dólares“.

“Claramente lo que mueve al mercado es el inversor minorista, de hasta 100 mil dólares, que toma la obligación de pagar una cuota a lo largo de unos años y compensa parte de ella con la renta que le genera el alquiler”, señala Damián Tabakman, director de Pampa Real Estate.

Este particular no invierte para mudarse, sino porque cree que el ladrillo es el mejor resguardo para sus ahorros. Y para cubrirse de la inflación”, recalca Tabackman.

El desarrollador inmobiliario agrega: “Desde ya que hablamos de empresarios, profesionales y comerciantes“.

¿Es para decir entonces, que los créditos hipotecarios mostrarán, en los próximos meses, cifras muy superiores al magro 6% del total de transacciones que exhiben en la actualidad?

Seguramente no. Porque el grupo mencionado es reducido en comparación con el grueso de la clase media, que aún encuentra dificultades para calificar para un préstamo.

Pero sí marca la tendencia de lo que está haciendo un grupo de la sociedad para avanzar en su “fuga al ladrillo“, contrayendo deuda en pesos para hacerse de activos que han venido creciendo a razón de un 10 a un 15% en dólares, si es que la unidad se emplaza en zonas de alta demanda.

“Lo interesante del caso es ver que este perfil de inversor, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, no apunta a tener una rápida ganancia de capital, ni a vender la unidad enseguida a un precio mayor”, argumenta Tabackman.

“Hace las cuentas, calcula el alquiler que obtendrá, el menor peso que irá teniendo la cuota fija en relación a sus ingresos y la potencial revalorización de esa unidad a mediano plazo”, destaca.

Esto en definitiva, evidencia un fenómeno del que ya diera cuenta iProfesional.com: muchos argentinos que, tras la desaparición de las AFJP -y al no estar seguros del haber jubilatorio estatal que recibirán- buscan en el mercado inmobiliario la tranquilidad de garantizarse una futura renta.

Los números avalan la tendencia
Las afirmaciones de los directivos consultados, que dan cuenta del repunte de estos últimos meses, quedan plasmadas en las propias estadísticas del Banco Central (ver infografía).

En efecto, las cifras correspondientes a agosto de este año muestran que se colocaron $638 millones  en concepto de nuevas hipotecas.

¿Qué significa este monto? Que se superó el pico más elevado de la serie, registrado en octubre de 2007, con $618 millones.
Para Rodrigo Benítez, economista de Alpha, esta escalada no responde a un hecho puntual, es decir de un solo mes.

“Si se compara el incremento del período enero-agosto de este año con el mismo lapso de 2010, la suba es del 90 por ciento“, destaca.

En efecto, el total prestado para nuevas hipotecas pasó de $1.790 millones a $3400 millones (esto es, “dinero fresco” canalizado para nuevos créditos).

El repunte del mercado inmobiliario
Este incremento viene a confirmar el mayor dinamismo demostrado por el sector inmobiliario entre enero y julio de este año.

En efecto, según cifras oficiales, en el área comprendida por la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, en ese lapso se superaron las 100.000 escrituras, según datos aportados por los Colegios de Escribanos.

Dicha cifra representa un aumento de casi el 15% (volumen de transacciones) con respecto a igual período del año anterior.

En monto, se movilizaron unos u$s6.800 millones. Es decir, un 33% más en la comparación interanual.

Relacionando el monto negociado con las unidades transferidas surge:

  • Para la Ciudad de Buenos Aires: se concretaron 34.000 escriturasel nivel más alto desde 2008- por un total de u$s3.400 millones, un 18% más que en 2010. El monto promedio por transacción fue de 100.000 dólares.
  • Para el Gran Buenos Aires:  al cabo de los primeros siete meses se realizaron 66.000 operaciones, que implica un alza de casi 10% respecto a igual período del año anterior. El monto operado fue de u$s3.430 millones, que marca un crecimiento del 50% en términos anuales. El promedio de escrituración fue de 52.000 dólares.

Una cuestión de tasas
“La ecuación es muy simple. Pese a que las tasas de interés, en términos nominales, resultan elevadas, si se considera la inflación no lo son tanto y siguen siendo atractivas para el inversor particular“, remarca José Antonio López, consultor inmobiliario.

Y esto es así porque, en su visión, “apuestan al efecto licuación de la cuota, en especial si el préstamo es a tasa fija“.

Además, en el cálculo que efectúan consideran que la renta aumenta periódicamente.

A la hora de ver los tipos de interés que ofrecen las entidades más activas se observa que éstas permiten dos variantes.

  • Un conjunto de bancos otorga tasa fija, en un rango que va desde un 15% a un 23%, aunque el grueso de las mismas gira en torno del 18 por ciento. Un rendimiento atractivo, si se la mide contra la inflación.
  • Otro grupo ofrece sus créditos hipotecarios a interés variable, que se compone de la tasa Badlar, que es aquella que pagan por depósitos mayoristas -que ahora ronda el 13%- a la que le adicionan un diferencial fijo.

Siempre de acuerdo a los datos oficiales, en este último segmento se observa una brecha de más de 10 puntos entre entidades.

En el extremo inferior se ubica el Hipotecario (12%) y en el superior, el Galicia (25,5%), tal como se refleja en los siguientes cuadros:
A la hora de decidir, la tasa nominal anual (TNA) es apenas una parte de la ecuación. A la misma deben sumarse los gastos administrativos, comisiones, seguros y otros costos que conforman el Costo Financiero Total (CFT).

Sin embargo, los particulares que avanzan en este tipo de créditos, más que la tasa o el costo financiero total, lo que miran es la cuota mensual que deberán afrontar.

En este sentido, según datos aportados por zonabancos.com, surge que quien solicite un crédito de unos u$s25.000 dólares -a cinco años- pagará una cuota inicial que se ubicará entre $2.300 y $3.100, según el banco en el que lo tramite y el tipo de tasa.

Así las cosas, para una cuota que se ubique en la mitad de ese rango ($2.700 fija) el interesado deberá contar con ingresos cercanos a los 10.000 pesos.

El apalancamiento o leverage
Es un mecanismo por el cual quien cuenta con un capital inicial, y desea incrementarlo, toma un préstamo para cubrir esa expansión.

Este mecanismo (también llamado leverage) es una buena forma de incrementar el rendimiento de dicho capital, si el particular toma un compromiso a una tasa y luego coloca ese monto en un emprendimiento que le genera un mayor interés (en la jerga callejera es como hacer un “pase de manos” y quedarse con la diferencia).

En el caso de que no logre dicho diferencial y “empate”, le permite reducir el costo de oportunidad que le implica inmovilizar el 100% de los fondos propios.

En este contexto, cabe considerar -a modo de ejemplo- a quienes disponen de u$s75.000 y apuntan a comprar una unidad de u$s100.000:

  • Por el préstamo solicitado pagarán, en promedio, una cuota de u$s600, de acuerdo a los datos ya consignados.
  • Pero recuperarán parte de esa erogación con el alquiler del bien, que ronda los u$s500 mensuales, si la unidad se emplaza en un barrio de alta demanda.
  • Ahora bien, si la vivienda se revaloriza un 12% anual en dólares, habrá incrementado el valor de su activo de u$s100.000 a u$s112.000.
  • Así, estaría generando una ganancia que -descontando la diferencia entre cuota y renta- sería del 10,8% en dólares.
  • Finalmente, su deuda se habrá reducido en u$s3.630

En resumidas cuentas, y según las condiciones planteadas, con una diferencia entre la cuota del préstamo y la renta cercana a los u$s100, este “clase media” -que contaba con dólares en el colchón y se apalancó con un hipotecario- se encontrará con que habrá aumentado su capital inicial en casi un 20,8 por ciento.

De esta manera, su patrimonio dolarizado se verá incrementado inicialmente en un monto similar al del préstamo.

Y coincidirá con el precio de su propiedad, que estima se irá revalorizando.

En cuanto a la deuda, al ser en pesos, y más allá de la tasa, se supone que se irá licuando, aun considerando cierta moderación de los actuales niveles inflacionarios.

Por lo que el capital neto también se irá incrementando de forma gradual.

Cabe recordar que, aquél que realiza este tipo de inversión parte de la premisa que las cuotas se irán cancelando mensualmente, total o en forma parcial, con el dinero obtenido de la renta, siempre que mantenga la unidad alquilada en forma constante.

Desde uno de los bancos líderes en el segmento hipotecario, convalidan lo expuesto.

Mencionan que en estos últimos años los argentinos fugaron una cifra superior a todas las reservas del Central y que buena parte de este caudal de dinero encontró al ladrillo como destino.

“Al haber pocas alternativas de inversión, quienes tienen dólares en el colchón y se apalancan con un hipotecario, apostando a la revalorización de esa propiedad, lo que hacen básicamente es acotar el riesgo cambiario, porque se endeudan en moneda nacional“, destaca, off the record, el directivo del banco.

En lo que respecta a la suba de las propiedades, los expertos del sector aseguran que en las zonas de alta demanda los precios mantendrán su dinamismo, producto de que buena parte de la renta que genera el país -en el campo por la soja y en las ciudades por el boom de ventas- termina yendo al mercado inmobiliario y no se canaliza en nuevas inversiones.

Y este drenaje al ladrillo, que exacerba la demanda y termina convalidando los altos precios del metro cuadrado, es visto por muchos analistas críticos del Gobierno como una gran flaqueza del modelo “K”

Fuente: iprofesional.com

Mar del Plata evocada


por Claudia Piñeiro / Escritora

Cada vez que llego a Mar del Plata quedo atrapada en la evocación. Es que en los veranos de mi infancia y de mi adolescencia, si mis padres nos podían llevar de vacaciones, el destino siempre era ése. Recuerdo que las primeras veces, cuando teníamos una situación económica más holgada, mi padre alquilaba una casa en el bosque de Peralta Ramos, llevábamos a mis abuelos maternos y tomábamos una carpa en algún balneario cerca del faro. Después de que mi padre lidió con algunos tropiezos laborales, y fue vencido, seguimos yendo a Mar del Plata pero a departamentos de dos ambientes, en el centro, con camas y vajilla para cuatro, que él alquilaba recorriendo meticulosamente los avisos clasificados. A los cuatro, mis padres, mi hermano y yo, nos preocupaba qué podíamos encontrar al ver el lugar alquilado en vivo y en directo.

Pero aunque la decepción fuera extrema nunca decíamos nada. Cuando empezamos a alquilar en el centro, además del tipo de vivienda cambiamos las playas de Punta Mogotes por la Bristol, una playa que mi padre siempre había despreciado por la falta de espacio o el exceso de gente o ambos. Seguramente la despreciaba también cuando íbamos, pero ya no lo dijo más; parte constitutiva de su cultura de inmigrante era ponerle el pecho a la adversidad sin quejarse. El primer día, después de que llegábamos y nos instalábamos, mi padre compraba una sombrilla barata, una lona, y allá íbamos, como si nos gustara. Después de cruzar la rambla, mi hermano y yo bajábamos las escaleras y nos adelantábamos por el camino angosto de listones de madera para buscar un lugar libre, algo que no era fácil. Mirábamos a un lado, al otro y como cuando Rodrigo de Triana gritó ¡Tierra!, así nosotros gritábamos: ¡Allá!, y señalábamos el lugar a colonizar. Un cuadrado de arena de un metro por un metro, donde mi papá clavaba la sombrilla con una técnica muy estudiada (clavar, inclinar, girar en el sentido de las agujas del reloj, enderezar, tapar) que garantizaba, según él, que la sombrilla recién comprada no se volaría con el viento. Luego extendía la lona, se sentaba en la sombra con las rodillas replegadas y miraba el mar. Callado. Su cara no era de placer sino de deber cumplido, no decía nada pero era como si de alguna manera nos estuviera diciendo: ?Ahí está, ahí tienen su arena, ahora jódanse y disfruten?.

A veces me persiguen por la ruta

En Mar del Plata me es inevitable invadirme de este tipo de recuerdos. Y que esos recuerdos se instalen alrededor de mí y me vengan una y otra vez hasta el día en que me voy. A veces me persiguen por la ruta 2 y, aún de regreso, se quedan conmigo un tiempo más. Eso me pasó la semana pasada cuando fui al IV Congreso Iberoamericano de Cultura. Fui invitada junto con otros escritores a participar del grupo ?Cofralandes letras? que debía proponer temas relacionados con la literatura y la lectura para elevar a los Ministros de Cultura de cada país miembro. Allí conocí a William Ospina de Colombia, a Francisco Hinojosa de México, Rafael Courtoise de Uruguay, a Manlio Argueta de El Salvador, a Basilio Beillard de República Dominicana; y me reencontré con amigos: Sergio Olguín, Guillermo Martínez y Juan Sasturain. Nos alojamos, como todos los que fueron al congreso, en el hotel Provincial. Creo que no entraba allí desde hace treinta y pico de años. Para llegar del ascensor a las habitaciones hay que recorrer, en casi todos los casos, largos e interminables pasillos. ?¿En qué estaba pensando Bustillo cuando se le ocurrió este edificio??, me dijo alguien que entró agitado al ascensor a punto de cerrar sus puertas. El hotel, aún no reciclado en su totalidad, conserva su belleza neoclásica, su majestuosidad y, en mi caso, su gran poder evocativo. Mi padre rondaba la zona, merodeaba. Antes y ahora, cuando estuve allí la semana pasada. Al mirar por la ventana de mi habitación que daba al mar, lo vi. A él y a nosotros, como éramos algún verano, bajando entre los lobos marinos de piedra: mi padre adelante, con la sombrilla al hombro como si llevara el mástil de una bandera, mi madre unos pasos más atrás con un bolso y una heladera, y mi hermano y yo, uno a cada lado de ella, buscando con la mirada ese lugar libre en la arena para poder gritar: Allá.

 

Fuente: diario la capital

Piden precios competitivos y razonables para los turistas


Declaraciones del secretario de Turismo de la Provincia, Ignacio Crotto.

El secretario de Turismo bonaerense, Ignacio Crotto, dijo que el Gobierno seguirá trabajando en forma mancomunada con el Municipio de General Pueyrredon y el sector privado para que los precios de la próxima temporada ?sean lo más competitivos y razonables posibles?.

En Mar del Plata, el funcionario remarcó la importancia de ofrecer a los turistas valores accesibles. ?Con toda la responsabilidad que nos compete haremos el esfuerzo con todos los sectores para que los precios sean acordes al servicio que se ofrece?, enfatizó.

Crotto se mostró ?muy optimista? sobre la temporada e hizo especial mención a la partida del Rally Dakar, que se realizará el 1 de enero próximo desde esta ciudad. ?Este evento adelantará la llegada de fanáticos, lo cual estimulará al turismo?, señaló.

Además, destacó las ?inversiones que el gobierno de Daniel Scioli realizó para que los turistas disfruten de sus vacaciones en la provincia de Buenos Aires?.

Avanza plan turístico

El Plan Estratégico de Turismo Sustentable, denominado Anfitrión 2021, atraviesa su etapa de diagnóstico con un importante apoyo de los municipios participantes, en esta oportunidad los ubicados en la región de la Costa Atlántica.

En el transcurso de la semana se llevaron a cabo intensas jornadas en Mar del Plata y General Madariaga, donde se pusieron en valor la opinión, los intereses y las expectativas de los actores del sector público, privado y del ámbito académico, para potenciar el desarrollo turístico local.

En Mar del Plata, Crotto puso en valor la participación activa de los municipios en el proceso de diagnóstico. ?La descentralización de las acciones turísticas van en línea con el plan de Regionalización que impulsa el gobernador Scioli?, dijo.

En General Madariaga, donde estuvieron presentes el intendente de esa localidad, Cristian Popovich; y el subsecretario de Turismo provincial, Roberto Diego Díaz, se elaboró un diagnóstico conjunto con Tordillo, General Lavalle, Partido de la Costa , Pinamar y Villa Gesell.

En tanto, en Mar del Plata se trabajó con Mar Chiquita, General Alvarado, Necochea, Lobería, Balcarce, General Guido y Maipú.

La Secretaría continuará con las once reuniones que restan abarcando todos los municipios turísticos de la provincia de Buenos Aires.

 

Fuente: diario la capital

En sintonía con los departamentos, las carpas aumentan un 20 por ciento


Alquilar una carpa costará 20% más que la temporada pasada

Los precios oscilarán entre $5.000 y $9.500 por toda la temporada. Las playas del sur y Playa Grande son las más caras. Las sombrillas también subirán. Pese al incremento, los concesionarios esperan un buen verano. “Ya hay muchas reservas efectuadas con mayor anticipación que otros años?, dijeron en el Emtur. Algunos balnearios ya comenzaron a ser armados.

Las carpas ya comenzaron a armarse en las distintas playas marplatenses.

El presidente de la Cámara de Empresarios de Balnearios, Restaurantes y Afines de Mar del Plata (Cebra), Matías Machinandiarena, anunció ayer que el alquiler de las carpas aumentará -en promedio- un 20 por ciento la próxima temporada en relación al verano pasado, producto de la inflación.

Los precios, que varían de acuerdo a la ubicación y los servicios que ofrecen las playas, oscilarán entre $5.000 y $9.500. En La Perla alquilar una carpa durante toda la temporada saldrá $6.300; en las playas del norte más de $5.300; en Punta Mogotes entre $6.000 y $6.300; en Varese $7.900; en Playa Grande entre $9.000 y $9.500 y en las playas del sur entre $9.000 y $9.500.

El alquiler de las sombrillas también aumentará al mismo ritmo que las carpas. Los precios partirán desde $4.500 hasta $8.000, según el balneario. En La Perla costará entre $4.500 y $4.900; en Varese $5.500 y en Playa Grande entre $7.500 y $8.000.

?El aumento del alquiler de las carpas es razonable. Incluso es inferior al incremento que tuvieron el precio de las lonas y las sillas playeras?, dijo a LA CAPITAL Machinandiarena. Pese a la suba, en los balnearios son optimistas y pronostican un verano excelente. Aunque admiten que Brasil será un competidor de peso, afirman que las expectativas en el sector van de buenas a muy buenas. ?Vamos a tener una temporada espectacular?, coinciden los concesionarios.

Los ojos de los operadores turísticos están puestos en el fin de semana largo del 12 de octubre, considerado como el termómetro del próximo verano. Como sucede todos los años, los turistas aprovechan la visita para preguntar precios, hacer consultas y reservas.

El aumento de la tarifa de las carpas se suma al incremento del 18 por ciento de los alquileres durante enero sugerido por el presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos, Miguel Angel Donsini. En diciembre y marzo, en tanto, los valores deberían bajar 50% y en febrero un 30% en relación a enero. Los precios pueden variar según la calidad, el estado y la ubicación de la propiedad.

Alquilar un departamento de un ambiente (2 a 3 personas) durante una quincena de enero saldrá $1.500; uno de dos ambientes (3 a 4 ocupantes) se podrá conseguir desde los $2.000 y en el caso de los de tres ambientes (5 a 6 personas) el valor sugerido partirá desde los $3.000. En cuanto a los chalets y casas, para una propiedad de tres ambientes el precio recomendado es de $3.500.

A poco menos de tres meses para el inicio del verano, algunos balnearios ya comenzaron a ser armados. En la zona del centro y La Perla, por caso, durante el fin de semana arrancaron los primeros trabajos. ?Vamos a hacer una serie de obras en los complejos para sorprender a los turistas”, dijeron los concesionarios.

Todos los balnearios incluyen en las tarifas el uso de reposeras, duchas, baños y el resto de sus instalaciones. Los paradores de las playas del sur son los más completos en cuanto a la oferta y los más requeridos por la clientela con un poder adquisitivo alto.

Hay lugares acondicionados para familias, parejas o grupos de amigos. Allí no sólo se puede disfrutar del sol, la playa y el mar, también se organizan actividades como spinning, clases de aeróbica, hidromasaje, partidos de fútbol tenis y juegos de recreación para los más chicos. Los más exclusivos cuentan con instructores de surf y kitesurf (se practica sobre una tabla y una especie de paracaídas atado al cuerpo mediante un arnés). El atractivo extra de estos balnearios es su ubicación, entre una vegetación silvestre que se mezcla con la playa y el mar. Un lugar de ensueño para descansar y disfrutar de las olas.

Las playas, especialmente las del sur, ampliarán el abanico y ofrecerán servicios de todo tipo. Desde masajes, gimnasia, reposeras y pileta hasta spinning y peluquerías a metros de la brisa marina. Todo eso y más es la oferta sin cargo que brindarán al menos una decena de los balnearios más exclusivos y sus auspiciantes.

Con el correr de los años los balnearios se fueron transformando en lugares recreativos, en una suerte de clubes, explicaron los concesionarios. La mayoría tiene pileta y canchas de paddle y voley.

En las playas más top el verano pasado era habitual ver a los turistas haciendo aerobic o tomando una sesión de 15 minutos de masajes descontracturantes. Y en el parador Arena Beach, por caso, miles de jóvenes colmaban la playa para ver a DJ de renombre mundial sin pagar entrada.

Buenas expectativas

El presidente del Emtur, Pablo Fernández, vaticinó una muy buena temporada y aseguró que Mar del Plata está más competitiva que nunca. ?Las expectativas son excelentes. De hecho, ya hay muchas reservas efectuadas con mayor anticipación que otros años?, afirmó.

Además, el funcionario se refirió al aumento de los alquileres sugerido por el Colegio de Martilleros: ?Los turistas se van a encontrar con precios razonables, ya que la cuidad ofrece servicios para todos los gustos y bolsillos. El abanico de opciones es muy amplio, desde los servicios básicos hasta los más sofisticados”.

Según Fernández, en los últimos tiempos Mar del Plata realizó ?un gran trabajo? en conjunto entre el sector público y el privado. ?En primera instancia es para destacar la coordinación que hay entre Nación, Provincia y Municipio. Y en segundo lugar la Comuna está trabajando muy bien con el sector privado, haciendo un gran esfuerzo para mejorar día a día los servicios?. En ese sentido, aseguró que la labor está dando ?excelentes? resultados. ?Creo que hay que poner de manifiesto todo ese esfuerzo que se hace extensivo, sin lugar a dudas, a todos los servicios turísticos de la ciudad como el hotelero, gastronómico, recreación, espectáculos y deportes. Entre todos venimos trabajando por el bien de la ciudad por encima de los intereses particulares de cada sector?.

En sintonía con los departamentos, las carpas aumentan un 20 por ciento

carpas más caras. Puntonoticias

……………………………………………………………………………………………………………………………………….

Se perfilan los precios de alquileres durante la próxima temporada de verano en Mar del Plata.

A las puertas del estratégico fin de semana del 12 de Octubre, los empresarios de Mar del Plata ligados a la actividad turística ya perfilan los precios de alquiler para la próxima temporada estival.

Mientras a comienzos de la semana pasada los martilleros oficializaron los valores sugeridos para alquiler de departamentos y chalets, en las últimas horas se conocieron las tarifas para alquilar espacios de sombras en las playas.

El presidente de la Cámara de Empresarios de Balnearios, Restaurantes y Afines de Mar del Plata (Cebra), Matías Machinandiarena, confirmó que se sugieren aumentos del 20 por ciento en los valores de los servicios que se ofrecen, con respecto a la temporada anterior.

En ese sentido, alquilar una carpa o sombrilla durante toda una temporada puede llegar a costar entre 5000 pesos y 9500 pesos. No obstante, se aclaró que los valores varían de acuerdo a la zona de la costa marplatense y los servicios que cada concecionario ofrezca.

Los empresarios justifican la suba en el impacto inflacionario que se ha registrado durante el año, coincidiendo con la argumentación esgrimida por los martilleros, quienes anunciaron alquileres de inmueble con subas de un 18 por ciento.

A continuación valores referenciales de alquiler de carpas de acuerdo a la zona:

La Perla: $6.300
Punta Mogotes: desde $6.000
Varese: $7.900
Playa Grande: desde $9.000
Playas del sur: desde $9.000
.
En tanto, una sombrilla puede costar desde 4500 pesos hasta 8000 pesos, de acuerdo a la zona.

 

fuente: Puntonoticias.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: