El metro cuadrado crece al ritmo de la soja”


·
MDP PANORAMICA

Las inversiones en desarrollo inmobiliario están generando un crecimiento sostenido en el valor del ladrillo.

Mario Gómez, director de la firma Toribio Achával, opina que “el flujo de ingresos que seguirían sosteniendo la construcción sería el excedente del sector agroexportador”.

“Muchos expertos señalan un vínculo cada vez más estrecho entre la industria de la construcción y la soja”, explican los periodistas de Iprofesionales Fernando Gutierrez y Maria Candia.

Con una cotización en torno de u$s500 por tonelada y con una cosecha esperada récord, la expectativa es que el “sojaducto” siga lubricando al sector de la compraventa de propiedades en todo el país.

El artículo explica que los argentinos buscan desprenderse de todo lo que tenga “olor” a riesgo soberano y refugiarse en un lugar seguro -a resguardo de devaluaciones, intervencionismo estatal, confiscaciones, pesificaciones y otras situaciones que modifiquen las reglas de juego.

Y en la Argentina, esa virtud sólo la cumple un único candidato: el ladrillo.

“Si los precios de las viviendas suben es porque alguien los paga”, afirman desde el sector inmobiliario. La cuestión es que, para muchos argentinos, la compra de un departamento se transformó en la forma de asegurarse una renta jubilatoria.

Néstor Kreimer, desarrollador inmobiliario, dice que “el país tiene un sojaducto por el que entra esa materia prima y salen ladrillos, utilizados como refugio de valor”.

El circuito de construcción, compra, y venta de inmuebles también puede notarse en Mar del Plata, donde los inversionistas buscan la solidez del ladrillo para mantener seguro su capital.

“La situación ha llegado a tal nivel que hay quienes afirman que las propiedades se han convertido en el verdadero sistema bancario argentino, entendiéndose como tal aquél que cumple las veces de canalizar el destino de los ahorros de la sociedad.”

“El dólar pasó a ser reemplazado por el metro cuadrado como moneda de reserva” señala Domingo Speranza, socio director de la inmobiliaria Binswanger-Giménez Zapiola.

Para este directivo, “los argentinos ahorran en metros cuadrados; porque le tienen más confianza a esos metros que a la moneda en sí que, además, resulta más riesgosa guardarla”.

Prensa Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios de Mar del Plata

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: