Nuevo “round” del dólar contra el euro: ¿qué dicen los analistas sobre el futuro de las monedas?


La divisa comunitaria alcanzó sus máximos niveles frente a la estadounidense en los últimos 15 meses. Los especialistas consultados por iProfesional.com señalaron los motivos que explican esta suba. Además, describieron el nuevo escenario y detallaron las principales perspectivas del mercado

Por Rubén RamalloiProfesional.com

<!–Por Rubén RamalloiProfesional.com–>

Nuevo "round" del dólar contra el euro: ¿qué dicen los analistas sobre el futuro de las monedas?

Al cierre de una semana muy especial, el euro tocó los u$s1,443 por unidad, por lo que alcanzó los máximos niveles de los últimos 15 meses.

Si bien las razones que lo llevaron a ese tope son variadas, las más destacadas son:

  • La suba de las tasas de interés dispuesta por el Banco Central Europeo, tras un largo período en el que se mantuvieron en mínimos históricos del 1 por ciento.
  • Las expectativas de futuros movimientos alcistas, que la podrían llevar al 1,75% hacia fines de este año.
  • El incremento de las operaciones de “carry trade”, por las cuales el inversor toma deuda en monedas de bajas tasas (dólar, yen) e invierte en otras que ofrecen mayores rendimientos.
  • La fuerte demanda de euros proveniente de los fondos soberanos de Oriente Medio y de Asia.
  • La dura pelea política en el Congreso de Estados Unidos que amenazó con un freno a la actividad pública de ese país.

La suma de todos estos factores hace que, en el orden internacional, los grandes jugadores sigan especulando a favor del euro contra el dólar, porque el crédito en Estados Unidos es barato y pueden aspirar a buscar rendimientos más elevados.

“Estamos viendo ventas generalizadas de dólares, especialmente contra monedas que ofrecen retornos más favorables”, dijo Agustín Cramo, analista de mercados.

Para Gabriel Holand, CEO de HRGlobal, “la razón es sencilla: no se sabe cuánto durará la política actual de bajas tasas de la FED, aunque yo creo que la mantendrán así por un tiempo, y el billete verde seguirá débil”.

Desde el punto de vista de los mercados, los grandes fondos de inversión -en especial los más agresivos- apuestan a que el euro seguirá subiendo por un lapso relativamente largo. Sin embargo, la mayoría sostiene que se producirá una corrección en los próximos meses.

Carlos Risso, director de ZonaBancos, sostuvo que “en el corto plazo no se prevé que suceda nada diferente a lo que se observa por el momento: la divisa comunitaria continuará su rally ascendente, que tendría un techo natural en u$s1,5 por unidad“.

“En los mercados, el coqueteo de comprar euros sigue latente y ello se ve en la demanda”, agregó Risso. “Eso sí, no todo es para siempre”, concluyó el analista de ZonaBancos.

La dispersión de las políticas monetarias de Europa y EE.UU.
Las expectativas de futuras subas de las tasas de interés en el Viejo Continente contrastan con la incertidumbre reinante en Estados Unidos.

En Europa se prioriza la batalla contra la inflación (por eso encarecieron el costo del dinero) y en la principal potencia se elige impulsar el crecimiento económico (por eso mantienen los tipos de interés en valores casi nulos).

Es así como, al contrario de lo decidido por el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, su par estadounidense, Ben Bernanke, mantiene niveles de referencia prácticamente en cero.

El viernes pasado los comentarios de Charles Plosser, presidente de la FED de Philadelphia, implicaban una terminación inminente de la “época del dinero barato”, con una suba de las tasas de interés en un futuro próximo.

James Bullard, el presidente de la FED de Saint Louis, también se siente escéptico sobre una continuación de las inyecciones de liquidez. Y aseguró que le gustaría ver un final prematuro.

Por otro lado, Eric Rosengren y Dennis Lockhart, presidentes de la entidad de Boston y de Atlanta, respectivamente, afirmaron públicamente que, por el momento, Estados Unidos no sufre ninguna amenaza grave de inflación. Y el foco está puesto en incentivar el crecimiento de la economía.

En este contexto, el especialista en finanzas de LCG Consultores, Gastón Rossi, consideró: “Lo que se puede observar es que pese a las dificultades de la economía real, el BCE está atendiendo a los problemas inflacionarios de la región mientras que los Estados Unidos mantienen una política monetaria laxa“.

Los expertos señalan, además, un factor que está incidiendo en la relación entre las dos divisas: el comportamiento de los países productores de petróleo, que ante un incremento de sus ingresos por el aumento en el precio del commodity, están cambiando su estrategia de inversión.

Douglas Borthwick, estratega de Faros Trading, analizó así la coyuntura: “Cuando el euro avanza frente al dólar, se debe a que los gestores de las reservas de países árabes están diversificando el dinero recibido de las alzas del petróleo”.

¿Cuál es el futuro de esta contienda?
Para el economista Luis Palma Cané, el avance del euro sobre el dólar “es el reflejo de este movimiento ascendente de las tasas europeas sin una corrección en igual sentido de su par estadounidense”.

“Como consecuencia, la brecha se expande por los arbitrajes que aplican los operadores“, sostuvo Palma Cané. Sin embargo, alertó que este repunte de la moneda común puede tener “fecha de vencimiento”.

“En cuanto a lo que pueda ocurrir en el mediano plazo, la tendencia será que el dólar recupere valor frente al euro, salvo que se espere que Europa crezca más que Estados Unidos y que, en conjunto tiene más productividad que ese país, lo que es poco creíble”, concluyó el analista.

“En cuanto al euro, es evidente que persisten los problemas estructurales y las asimetrías hacia el interior del la región. Ello marca un factor de riesgo adicional, por lo que se deberá estar atentos al nivel de desempleo de los países periféricos“, señaló Rossi desde LCG Consultores.

En este contexto, la pregunta del millón de euros (o de dólares) es cuándo comenzará a subir el billete verde.

“Todo indica que recién a finales de este año o principio del próximo, los Estados Unidos comenzarán a abandonar los bajos niveles actuales de tasas y sólo a partir de ese momento será factible una corrección ascendente de la moneda”, sostuvo Rossi.

El reflejo en la Argentina
En el mercado doméstico, y pese a que en lo que va del año la divisa comunitaria ganó un 10% en pesos (pues trepó de $5,32 a $5,86), la demanda minorista en casas de cambio y bancos del microcentro prácticamente no se vio alterada.

De acuerdo a los operadores consultados por iProfesional.com, las compras se destinan casi en su totalidad a viajes y turismo y sólo en una mínima proporción a reserva de valor.

Desde ABC Mercados de Cambios señalaron que “en el mercado local, la demanda del euro se mantiene estable, pese a que en el mundo llama la atención la suba que elevó su precio a un récord de los últimos 15 meses”.

Carlos Risso, analista de ZonaBancos.com, coincidió respecto de la actitud del público, agregando que “a la hora de ahorrar en moneda extranjera, sólo se piensa en dólares“.

“A ello debe sumarse que quienes alguna vez apostaron al euro, sufrieron los vaivenes que tuvo la moneda en años anteriores y ello le quita cierto atractivo”, concluyó

fuente: iprofesional.com


 

Cuáles son las causas por las que no hay crédito hipotecario accesible en la Argentina


El Banco Nación y el Hipotecario, tres entidades privadas, dos especialistas del sector inmobiliario y un ex presidente del BCRA explicaron a lanacion.com por qué es tan difícil acceder a la vivienda

Viernes 01 de abril de 2011 |

Por Francisco Jueguen
De la Redacción de lanacion.com
fjueguen@lanacion.com.ar | @fjueguen

Pese a que hoy existen algunas opciones en el sistema financiero, el crédito hipotecario “atractivo” y “accesible” es un bien escaso para muchos argentinos que tienen el sueño de dejar de alquilar y comprar la casa propia.

Las razones por las que los bancos privados o públicos no otorgan préstamos para viviendas o lo hacen plazos y tasas que no los hacen accesibles para la mayoría de los argentinos son variadas. Pero entre las principales se destacan los salarios deprimidos en relación con el valor del metro cuadrado, la alta inflación y las tasas negativas para el ahorro, y la desconfianza histórica en la economía local.

Estas son las conclusiones que surgen de un relevamiento realizado por lanacion.com entre el Banco Nación, el Hipotecario, un ex presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), tres importantes bancos privados y dos analistas del mercado inmobiliario. La actual administración del BCRA, que conduce Mercedes Marcó del Pont, prefirió no responder a las consultas de este medio.

Por otro lado, y a pesar de los rumores que surgieron en marzo sobre la posibilidad de que el Gobierno presentara créditos hipotecarios a tasas subsidiadas como forma de seducir a la clase media en un año electoral, desde las filas del oficialismo aún no se ha confirmado nada concreto que ilusione a los argentinos.

A pesar de los rumores sobre que el Gobierno presentaría créditos hipotecarios a tasas subsidiadas aún no se ha confirmado nada concreto que ilusione a los argentinos.

No obstante, -después de varios intentos fallidos que terminaron en denuncias, como el Plan Inquilinos- un crédito lanzado por la presidenta Cristina Kirchner el año pasado es hoy la mejor oferta del mercado. Se trata de la línea Casa Propia del Banco Nación (BNA), que presta hasta $ 600.000 para vivienda única y permanente a una tasa fija del 12,75% anual durante los tres primeros años. Luego se vuelve variable y ajusta por la tasa Badlar -la que rige en el BCRA para depósitos de más de 1 millón de pesos- pero con un techo marcado por el índice salarial del Indec.

“No es para comprar departamentos a estrenar en Recoleta sino que está orientado a la gente del interior”, dijeron desde el BNA cuando lanacion.com preguntó sobre si esa línea era accesible para todos los argentinos. Igualmente, aclararon que actualmente se están prestando alrededor de $ 50 millones por semana. Junto al BNA, el Banco Ciudad y el Hipotecario son los más activos en el mercado de créditos para la vivienda.

Las causas. Los problemas que conducen a que el mercado financiero no apueste al crédito hipotecario –como sí lo hace con las líneas al consumo o la producción- son variados. Aquí un repaso de ellos:

* Precio del m2 en dólares y sueldos en pesos: Según un informe de la consultora abeceb.com tras la devaluación del peso en 2002, los precios de las viviendas en Capital Federal crecieron un 460% y los salarios se expandieron un 270%. “El factor fundamental es la relación salario-metro cuadrado, que complica el nivel de ingreso necesario para poder acceder a un valor de crédito que alcance para comprar una vivienda”, señaló a este medio el economista en jefe de un importante banco privado. “Al haberse generado una fuerte corriente de ahorro canalizado a los inmuebles, sobre todo en los últimos años, la evolución del metro cuadrado ha sido firme a partir de 2003. La gente llega a pagar un alquiler en un barrio determinado pero para afectar el mismo ingreso a una cuota tiene que resignar fuertemente la calidad a la que aspira en materia de zona”, agregó. De la misma manera, opinan en el Banco Hipotecario, una entidad de capitales mixtos. Allí estimaron que “si bien en los últimos años el salario ha recuperado en términos reales su poder de compra, la relación ingresos de los sectores medios y valores de la vivienda todavía se mantiene desfasada, sobre todo en los grandes centros urbanos”. Esta visión es compartida, por lo menos, en otras dos instituciones privadas y en el Banco Nación, en el que también recalcaron el vigoroso incremento de los metros cuadrados en dólares. “Con los inmuebles nominados en dólares y los salarios en pesos, la cuota que se debe pagar es relativamente alta. Además, con el ingreso de un asalariado es muy difícil calificar para pagar una cuota hipotecaria”, concordó Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario.

“Si bien en los últimos años el salario ha recuperado en términos reales su poder de compra, la relación ingresos de los sectores medios y valores de la vivienda todavía se mantiene desfasada”.

* La inflación: “La Argentina no tiene una unidad de cuenta que permita prestar a largo plazo porque el Gobierno tiene una política económica pro inflacionaria”, señaló a lanacion.com el ex presidente del BCRA Martín Redrado. “Al no tener perspectivas de reducir la tasa de inflación, debe trabajarse en generar alternativas en moneda local ajustable por uno o varios índices”, completó. El economista indicó que el más adecuado para el desarrollo del crédito hipotecario sería una variación acorde con el índice salarial. El alza de los precios, negado por el Gobierno, fue de entre un 25% a 27% en 2010 según estimaron consultoras privadas y organismos estadísticos provinciales. La inflación tiene un efecto nocivo para todos los que cobran un salario o jubilación, muchos de ellos interesados en un crédito hipotecario. “La inflación disminuye la capacidad de ahorro de la gente”, explicaron en otro banco privado que pidió anonimato total. “La alta inflación hace que las tasas, en la medida que sean reales, resulten muy altas para los potenciales clientes”, explicó, en tanto, el arquitecto y consultor inmobiliario Damián Tabakman. “Y dar préstamos a tasas negativas respecto de la inflación, es algo que los bancos [privados] no quieren hacer porque implicaría un subsidio, y las entidades financieras no son organizaciones de bien público”, completó.

“La inflación disminuye la capacidad de ahorro de la gente”.

* El alza de precios y su impacto en el ahorro: Pero la actual inflación –y su historia en el país- golpea también en la cultura de ahorro de los argentinos, que siempre prefirieron el dólar y el ladrillo (impulsando así fuertemente el valor de las viviendas y orientando la construcción –la oferta- hacia el departamento con finalidad inversora). En tanto, el argentino se desprende rápido del peso, lo que trae como consecuencia una reducción de la liquidez de los bancos y, por ende, de la capacidad de préstamo a largo plazo. “La incertidumbre en materia inflacionaria más un masa de depósitos colocada en promedio a menos de 60 días pone presión sobre la prima de riesgo de los créditos a largo plazo -y sobre las tasas de interés- entre ellos los hipotecarios obviamente”, explica el economista en jefe del banco de capitales foráneos. En el Hipotecario encontraron una explicación similar pero sin mencionar la inflación: “Para que el crédito hipotecario en la Argentina crezca en forma sostenida se necesita un incremento del ahorro en moneda local de largo plazo. Para eso, es necesario generar las condiciones económicas y culturales para que los distintos actores ahorren en pesos y a más largo tiempo”. En rigor, con los actuales aumentos de precios, el ahorro bancario (a través de un plazo fijo, por ejemplo) termina “licuado”, ya que la tasa de interés pasiva, la que da el banco, es menor a la variación anual de los precios. Es por eso, que muchos economistas privados encuentran -a través de ese fenómeno- una explicación para el boom de consumo en bienes durables (electrónicos, electrodomésticos, autos, entre otros) que se da en la actualidad.

Pero los bancos y expertos señalaron además otras variables que, quizás con un menor impacto que los anteriormente mencionados, minan la posibilidad de generar una oferta mayo de créditos hipotecarios.

Entre ellos citaron, por ejemplo, la obsesión argentina por la tasa fija, algo que se entiende con los fuertes cimbronazos económicos y políticos que vivió históricamente el país. “La gente tiende a rechazar, y de manera racional, las ofertas a tasa variable, y buscar la tasa fija que le de la ansiada certeza en materia de cuota. Quieren estar seguros de que, de mínima, la relación cuota-ingreso se mantiene en el tiempo”, indicaron desde un banco.

“La gente tiende a rechazar, y de manera racional, las ofertas a tasa variable”.

Por otro lado, desde otra entidad financiera privada citaron también el problema de “la economía informal”. Básicamente implica que las personas no bancarizadas quedan fuera de la oferta de los productos que se ofrecen, pero también que el dinero que ellos aportarían al sistema de intermediación es una liquidez con la que no se cuenta actualmente.

“Además debido a este desfasaje entre el valor de las propiedades en dólares e ingresos en pesos, la cuota hipotecaria para comprar un inmueble duplica o triplica la del alquiler para la misma propiedad”, sentenció, sumando una nueva variable, Gómez Picasso. Esta realidad choca justamente con la cultura argentina de ahorro en ladrillos y con la sensación de inseguridad que produce el alquiler.

En la actual coyuntura económica de alto crecimiento con inflación -no reconocida oficialmente-, los analistas creen que será difícil que el crédito hipotecario prospere en el corto plazo, a excepción de que el año electoral depare alguna nueva sorpresa.

Fuente: la nacion.com

El sueño de la casa propia: ¿para quiénes se construye en la Argentina?


Las dificultades para acceder a una vivienda condicionan la oferta, que hoy se orienta a suplir esa falencia con propiedades destinadas al alquiler, al tiempo que se resguardan ahorros; por otro lado, se construye para el segmento de altos ingresos

Viernes 08 de abril de 2011 | 08:22  (actualizado hace 2 días)
El sueño de la casa propia: ¿para quiénes se construye en la Argentina?

Por Luján Scarpinelli
de la redacción de lanacion.com
mscarpinelli@lanacion.com.ar | @lujanscarpi

Las dificultades de la clase media para acceder a la primera vivienda tienen su correlato en el mercado inmobiliario: cada vez se construyen más edificios con departamentos pequeños destinados a alquileres.

En un momento en que las posibilidades de acceder a un crédito hipotecario escasean para ese público, las inversiones orientadas a ese tipo de inmuebles también se relacionan con los precios. En el sector señalan que las propiedades pequeñas son “más fáciles de colocar” por estos días, en que los costos de las propiedades se mantienen en niveles récord.

Especialistas consultados por lanacion.com, coincidieron en que además, son una manifestación del hábito argentino de usar a los ladrillos como refugio de valor. Esa práctica se extendió tras la crisis de 2001 por la desconfianza en el sistema financiero. Aunque también en el tiempo que duró el cimbronazo este mercado sufrió con una importante desvalorización de las propiedades, desde hace algunos años, resguardar el dinero de este modo resulta más seductor que otras opciones consideradas más riesgosas para aquellos que cuentan con un capital.

Hoy en medio del proceso inflacionario, esta alternativa cobra nuevo atractivo, a pesar de que a través de un alquiler no se obtenga una renta extraordinaria, indican los especialistas.

Acorde con las dificultades para comprar, el mercado produce inmuebles que sirven de primera vivienda -sin llegar a ser propia-, a aquellos que no pueden adquirirla. “Se está generando oferta para alquilar y no tanto para vender, orientada a gente joven, a parejas que cuentan con moderada ayuda familiar y para quienes la posibilidad de tomar un préstamos hipotecario es mas enunciativa que real”, analizó Damián Tabakman, consultor en negocios inmobiliarios y presidente de la Asociación Argentina de consultores y profesores de real state (APPI). Según detalló, se trata de edificios de departamentos en zonas que no son tan caras y se caracterizan por estar bien comunicadas.

Para algunos. La segunda corriente de inversión destacada por los expertos se relaciona con la construcción de productos Premium, que apuntan al segmento de alto poder adquisitivo. Es decir, a aquellos que acceden más fácilmente al crédito hipotecario, o a un público con excedente suficiente como para volcarlo en propiedades con comodidades mayores.

En su análisis, José Rozados, director del sitio especializado Reporte Inmobiliario, consideró que el motivo por el cual “se está haciendo foco sobre todo, a la construcción de departamentos chicos, para inversores pequeños, y a construcciones Premium (de 4 ambientes en adelante) para un usuario final de alto poder adquisitivo”, es un bache en el funcionamiento del mercado.

El experto lo graficó en su relato como un círculo vicioso: “Desde la oferta, falta un producto que pueda desarrollarse para la clase media pensando en constituir la primera vivienda. Eso ocurre porque la demanda no existe, porque esos sectores no lo pueden pagar. Entonces, la oferta no responde”.

La ciudad de Buenos Aires sirve de maqueta para ejemplificar las dos tendencias del mercado. Las cifras oficiales correspondientes a 2010 muestran que los permisos de obra solicitados para la construcción de unidades de un ambiente totalizaron 5180, y de dos, 3789. Los números son significativamente más bajos para edificación con tres, cuatro y más ambientes, según se desprende de los datos. En términos porcentuales, los permisos de los más pequeños alcanzaron, entre las unidades de uno y dos ambientes, el 78,91% sobre el total en la categoría.

En el caso de las construcciones de espacios de pocos ambientes, afirmó el experto de Reporte Inmobiliario, responde a una lógica: al reducirse la superficie, se reduce precio final, y el inversor puede ir pagando en forma mensual mientras avanza la obra.

El especialista indicó que la demanda hoy es “selectiva” y está constituida por aquellos que poseen recursos propios. “Una vez resuelto su problema habitacional, la búsqueda de una segunda vivienda se concentra en tener mayores comodidades, en espacios dotados de amenities, mejor localización, vistas y seguridad”, explicó Rozados.

Respecto de la localización de esas construcciones, Tabakman, amplió: “Se concentran en los lugares más clásicos de la ciudad, con altos costos, que también obedecen a la presión de la demanda de parte del segmento de ingresos más altos de la población”. “Eso -indicó- imposibilita el acceso de la clase media” a una propiedad.

Fernando Haehnel, gerente de real estate de Deloitte, aportó una mirada retrospectiva que justifica la elección de ambos lados del mostrador: “Los inmuebles de lujo fueron los que menos se devaluaron en la crisis. En términos relativos, las pérdidas fueron menores. Por ejemplo, si el precio de una propiedad en Almagro cayó 70%, el de una en la avenida Alvear cayó sólo 20%”, precisó.

El territorio porteño se está cubriendo con este tipo de productos, ubicados generalmente en torres. “Se está alcanzando un nivel de saturación en norte que genera oportunidades en otras zonas que habían quedado más relegadas, como el sur y el oeste de la ciudad”, graficó el analista de Deloitte.

Apuesta de largo plazo. Para los inversores que son, desde otro punto de vista, “ahorristas en ladrillos”, si bien el escenario no es de lo más favorable, la última crisis mundial pasó casi por el costado justamente por la escasez de crédito, sin generar colapsos en los precios de las propiedades como en otras economías donde el endeudamiento superaba la mitad de las operaciones.

El negocio de quienes deciden poner en alquiler su segunda propiedad supera los límites de ese contrato. “La renta por alquiler, que ronda un 5% anual, es baja por la amplia disponibilidad. Pero también se apuesta a otra renta por diferencia de valor, que tiene que ver con la revalorización del inmueble”, analizó Mariano Lamothe, economista jefe de la consultora Abeceb.com.

En ese sentido, Tabakman señaló que “como los precios se encuentran en máximos históricos, la apuesta es a que se mantengan”.

El ahorro en ladrillos, contra otras opciones, sigue siendo atractivo: “Invertir en real estate sigue siendo una forma de reservar valor en dólares. Eso no se ha caído. Hay que tener en cuenta que en una economía con un 30% de inflación orientada al consumo, quien ahorra con un depósito a plazo fijo pierde”, amplió Alejandro Bianchi, de Invertir Online.

Como instrumento para canalizar el ahorro, Haehnel destacó la posibilidad de formar parte de un fideicomiso al costo para ahorristas que posean, por ejemplo, un monto de 50.000 dólares, insuficiente para comprar un inmueble en Puerto Madero. Esta opción posibilita pago inicial y cuotas mientras se realiza el desarrollo. Luego, existe la opción de quedarse o irse”.

Escenario de incertidumbre. Rozados pronostica una contracción de la oferta que se viene manifestando con un descenso en la actividad a lo largo de los años desde el pico de 2007. “Por el aumento de costos que genera el encarecimiento de la tierra, de los insumos y la mano de obra, no hay una rentabilidad acorde a los riesgos. No es el mejor momento del negocio, porque es complicado planificar un valor de venta a dos o tres años en medio de un proceso inflacionario”.

Además, por el escaso acceso a créditos, no hay un apalancamiento de la demanda que colabore a colocar el producto. El año pasado, sólo un 6% de las operaciones de compra en la ciudad se efectuaron por medio de créditos hipotecarios. “Eso genera más incertidumbre”, concluyó Rozados.

Para Haehnel, la actividad sigue siendo rentable, aunque la expectativa inflacionaria preocupa a los constructores. Los valores se van ajustando a los costos. “Ante la falta de opciones, sigue siendo atractivo en el largo plazo”, aclaró, quien augura un típico período de transición con una posible “desaceleración” en este año de elecciones.

fuente: la nacion.com

Crece la preocupación en Punta Mogotes por las construcciones en el barrio


Crece la preocupación en Punta Mogotes por las construcciones en el barrio

11 abril, 2011

por Luna

Los vecinos de esa zona de la ciudad expresaron su desagrado ante la no inclusión del barrio en el listado de zonas que quedarán protegidas de las edificaciones con altura que anunció esta semana el intendente Pulti

Desde tiempo atrás, en 2010, muchos vecinos de Punta Mogotes viven con preocupación el tipo de expansión de la industria de la construcción que se ha dado en infinidad de lugares de Mar del Plata y que amenaza con llegar a ese barrio sureño de la ciudad.

Un grupo autoconvocado de residentes de esa zona presentó meses atrás ante el Concejo Deliberante el proyecto Punta Mogotes, Pulmón Verde y Cultural de la Ciudad, en el cual se articulan espacios culturales en la costa y su preservación junto a la Reserva Natural Puerto Mar del Plata, el Bosque Peralta Ramos y, sobre todo, un barrio con edificaciones de baja altura.

Mientras ese proyecto se encuentra varado en la Comisión de Obras; esta semana, el intendente Pulti anunció la elevación de un proyecto de regulación en la construcción en diferentes barrios de Mar del Plata. Punta Mogotes quedó excluido.

Por si fuera poco, existe otro proyecto en danza del concejal Artime que sí se trataría el próximo martes en la mencionada Comisión de Obras, acerca de los llamados “amenities” en los edificios, que; según los vecinos de la zona, invalidaría la abolición de la promoción mediante la cual se podía construir un 30% más de superficie, tal cual asegura el proyecto que elevará Acción Marplatense anunciado con bombos y platillos por el intendente Pulti.

Para los residentes de Mogotes, “es un disparate plantear que éstos amenities no sean considerados pisos, porque de ese modo, un edificio podría respetar el número de pisos de acuerdo a las ordenanzas vigentes, pero gracias a estos amenities superarían por mucho la altura permitida originalmente sin que estos pisos de más se cuenten como tales ni representen una infracción, constituyéndose en una verdadera burla al espíritu de las ordenanzas en cuanto a regular la altura; eso sí es progreso”.

Así las cosas, por las mismas razones que el proyecto invoca para otros barrios, más la condición turística de la zona, los vecinos del lugar solicitan incluir a Punta Mogotes y a los barrios del Sur en ese listado dado a conocer días atrás y que solo incluye los barrios Chauvin, San José, La Perla, Nueva Pompeya, Villa Primera, Estación Norte, Bernardino Rivadavia, Plaza Peralta Ramos, Peralta Ramos Oeste, Lomas de Stella Maris, Leandro Alem, el Centro y Playa Grande.

Desde Alerta Mogotes, según se autodenominó la organización vecinal que pugna por que Punta Mogotes continúe con su estilo arquitectónico de casas bajas, “creemos que la construcción en altura no es sinónimo de progreso sino, por el contrario, que progreso es el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos que ya viven en una determinada zona y respetar su derecho a mantener esa forma de vida. Más escuelas, mejores transportes, mejores pavimentos, playas para todos, bibliotecas, reinstalar la sucursal bancaria que cerró hace mas de un año”.

El reclamo se extiende a la solicitud de incluir a los vecinos en las mesas de trabajo que realiza el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime; a fin de que lo que se acuerde sobre la zona sea legítimo.

Convocatoria

Paralelamente, la Asociación Civil Marplatenses Defensores del Patrimonio arquitectónico y urbano realizó en forma reciente un pedido de unión de voluntades y preocupaciones en relación a la necesidad generalizada de evitar la destrucción de los tipos de calidad de vida que cada zona de Mar del Plata tiene, seguir evitando la pérdida de las vistas al mar que tienen aún algunos barrios, impedir el ensombrecimiento de cuadras enteras y logar que no se pierda la tranquilidad y las virtudes turísticas de ciertas jurisdicciones de La Feliz.

Por estas y otras razones, se moviliza a los vecinos e interesados a participar de la convocatoria abierta que elaborará un documento que reúna las preocupaciones de los vecinos de Mar del Plata.

Fuente : http://www.diarioelatlantico.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: