Mar del Plata, recargada. Se reactiva el mercado después de la crisis


 

 
Si bien la oferta está muy consolidada, sobre todo en la zona céntrica y en la línea del mar, en la playa más tradicional de la costa bonaerense surgen algunas posibilidades para quienes buscan invertir. Nuevos barrios cerrados compiten con el ya consolidado Rumencó. En la zona céntrica vuelven a aparecer las obras de edificios residenciales con valores cercanos a los u$s 2.000 el m2. 
 
  Imprimir   Recomendar   
 
03:00
Después de la crisis, el mercado vuelve a reactivarse en Mar del Plata con algunos proyectos residenciales, barrios cerrados, hoteles, aparts y hasta un centro comercial en la antigua estación terminal. Aldrey Iglesias, dueño del diario La Capital, y un grupo español que trajo a César Pelli como arquitecto, se disputan el proyecto y la puja aún no se define. “En 2009 percibimos una baja del 30% en las ventas, pero los precios se sostuvieron y hasta aumentaron ahora. Si bien el primer semestre del año pasado fue muy malo, ahora repuntó. Se ven obras nuevamente”, comenta Mariano Gómez, gerente comercial de Boulevard Desarrollos. La compañía, además de terminar de vender Vistas de Playa Grande, un edificio proyectado por el estudio marplatense Mariani – Pérez Maraviglia, que ganó el primer premio en la categoría Edificio de Viviendas en la última edición del premio Bienal SCA CPAU, está lanzando Maires Punta Piedra. Ubicado en Moreno y Viamonte, será un edificio de 10 pisos “Del 1 al 5 son dos departamentos de 2 ambientes de 54 m2. Los de arriba tienen tres ambientes de 110 m2”. Además de este emprendimiento, Boulevard va a lanzar un edificio cerca de Güemes. “Será un proyecto residencial, destinado tanto al marplatense como al turista. El estudio también es Mariani – Pérez Maraviglia, tendrá 6 pisos y el m2 costará alrededor de u$s 1900”, adelantó Gómez.

En cuanto a barrios cerrados, se consolidan Rumencó y Marayuí. Además, Eidico avanza con Arenas del Sur sobre la Av. Jorge Newbery y Barrancas de San Benito en Chapadmalal. “Los dos emprendimientos, al igual que Costa Esmeralda en Pinamar, fueron desarrollados al costo bajo el sistema Eidico. Primero diseñamos y propusimos el proyecto, luego convocamos a los inversores y, una vez logrado esto último, comenzamos el desarrollo. Según este esquema, la inversión no sale de la empresa sino que es la suma de los aportes individuales de cada uno de los pequeños inversores y consumidores finales”, describe Patricio Miguens, gerente comercial de la empresa.

Arenas del Sur, en plena ejecución, es un predio de 67 ha que demandará un inversión de u$s 7,2 millones. El master plan que ordena los 429 lotes (205 en la 1º etapa y 224 en la 2º ) fue proyectado por el estudio Robirosa, Beccar Varela, Pasinato, Gonzalo, Amarante. La superficie promedio de los lotes es de 883 m2 y se cotizan en $85, valor de suscripción, y $98, valor de reventa. La entrega está prevista para diciembre de 2010.

Otro proyecto de Eidico, en el que invertirán u$s 4,8 millones, es Barrancas de San Benito en Chapadmalal, próximo a la Estafeta. El emprendimiento de 47 ha. ya está en marcha y ofrece terrenos a partir de los $62 el m2 (valor de suscripción). Los 266 lotes tienen un promedio de 944 m2 cada uno. Los estudios de arquitectura a cargo son EBA – Estudio Buenos Aires Arquitectos – y Bullrich, Cecchi & Asociados. La comercialización está a cargo de O”Reilly-Torrado & Sanguinetti y María de Tigre Inmobiliaria y la fecha de entrega está pautada para abril de 2010.

Por su parte, las 150 ha de Rumencó van tomando forma. De los 780 lotes divididos en seis sectores, ya hay cuatro en marcha: Los Pinos, Los Álamos, Los Sauces y Los Tilos. En todos los casos está desarrollada la infraestructura. “Los lotes varían entre 600 y 1200 m2. Tenmos gas natural que es un diferencial en la zona y otros barrios cerrados no tienen”, comenta Laura Barés, del departamento de arquitectura de Rumencó. El desarrollo total del barrio requerirá una inversión de u$s 14 millones aproximadamente. Los fondos son aportados por grupos empresarios argentinos, que ya vienen participando en otros emprendimientos similares, como Ayres del Pilar, en la zona norte del Gran Buenos Aires.

Proponen orientar hacia Punta Mogotes las nuevas inversiones inmobiliarias


Proponen orientar hacia Punta Mogotes las nuevas inversiones inmobiliarias

El Concejo Deliberante evalúa un proyecto que alienta la construcción de edificios en la bahía de Punta Mogotes.

imagen» Una vista de la zona de Punta Mogotes.

El concejal Fernando Rizzi presentó un proyecto de ordenanza con el propósito de fomentar las inversiones inmobiliarias de jerarquía en el frente costero de Punta Mogotes. La medida principal de esta iniciativa consiste en modificar los actuales indicadores urbanísticos de la Avenida De los Trabajadores (ex Martínez de Hoz), entre las calles Vértiz y Castro Barros, para permitir que se construyan nuevos edificios de hasta 12 pisos de altura que preferentemente, no compartan medianeras.
Según le explicó Rizzi a LA CAPITAL, en este sector de la ciudad abundan las “propiedades obsoletas, los lotes vacíos y edificaciones de escaso valor” que podrían ser sustituidas por edificios de alta gama con vista al mar. Según Rizzi, si se facilitaran las condiciones para invertir en Punta Mogotes “se aliviaría la fuerte presión inmobiliaria que existe en otros sectores de Mar del Plata como Playa Grande o La Perla” donde -en su opinión- existe una “saturación” de edificios de altura que provocan un efecto nocivo en el paisaje, lo que podría empeorar si no se generan alternativas atractivas para orientar las inversiones hacia otro sector.
Además destacó que en la bahía de Mogotes no existe el riesgo de que las nuevas edificaciones proyecten sombras sobre las playas, ya que el frente de urbanización se encuentra lo suficientemente alejado de la costa. “Desde este punto de vista no se advierten desventajas”, comentó. Actualmente en la zona se admiten construcciones de hasta 7 u 8 pisos de altura, por lo que para el concejal, ampliar ese límite elevándolo a 12 sería una decisión apropiada para atraer nuevos desarrollos. Según explicó, en su proyecto se establece que podrían obtener esa altura sólo las torres que no compartan medianeras con las propiedades lindantes, con lo que se generaría un conjunto de construcciones más armónico y estilizado.
Además se podría conceder permiso para agregar un piso más siempre y cuando se reserve uno con la finalidad de cocheras. En su opinión, con la implementación de esta medida, el resultado final sería muy similar al obtenido en la urbanización que ya existe sobre la calle Alem, entre las avenidas Paso y Juan B. Justo, frente al Mar del Plata Golf Club. “La bahía de Punta Mogotes es un punto estratégico de la ciudad que reúne condiciones muy atractivas desde el punto de vista paisajístico que no están bien explotadas. Existe un gran consenso de parte de distintos sectores de nuestra comunidad respecto de las aptitudes que tiene la zona para fomentar la construcción de nuevos edificios de jerarquía”, señaló Rizzi.
El concejal aclaró que la modificación de los indicadores urbanísticos fue propuesta solamente para el frente costero y no para el resto del barrio ya que, en su opinión, Punta Mogotes tiene una configuración edilicia con casas bajas que debe ser preservada tal y como está. Asimismo destacó que ante el eventual crecimiento de la población en la zona, se planteó la posibilidad de crear un fondo especial para ejecutar en la zona obras de infraestructura de agua y cloacas.

Avanzan proyectos de Ejecutivo en el Concejo

La comisión de Obras del Concejo Deliberante convalidó ayer el acuerdo del Departamento Ejecutivo con un grupo de empresas pesqueras de Mar del Plata que se comprometieron a aportar unos 8 millones de pesos para financiar tareas de reparación de calles e iluminación en la zona fabril del puerto local. En este caso, el bloque de la UCR se abstuvo, debido a que no comparte el criterio de la actual gestión municipal de aceptar por parte de los contribuyentes el pago adelantado de obras.
Por otra parte durante la misma reunión se aprobó un proyecto para modificar los indicadores urbanísticos del predio conocido como Canchita de los Bomberos, donde está prevista la construcción del Museo de Arte Contemporáneo. Mediante esta medida se busca autorizar en ese predio la construcción de edificaciones de altura, lo que permitirá el emplazamiento del nuevo edificio. No obstante el cambio de indicadores alcanza también a otras dos manzanas linderas. Por esa razón ayer el radicalismo votó en contra de la iniciativa.
“No es que estuviéramos en desacuerdo con el museo; lo que sucedió es que no podíamos apoyar la existencia de edificaciones de mayor altura en un predio donde no sabemos qué se va a hacer”, puntualizó al respecto el concejal Carlos Katz. Ahora ambas iniciativas deberán pasar por la comisión de Hacienda para obtener despacho definitivo.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: