Qué sale vacacionar en la Costa Atlántica y en Punta del Este


Qué sale vacacionar en la Costa Atlántica y en Punta del Este

Más allá de que aun no hay cifras oficiales, se habla de un comienzo “récord” de temporada tanto en la Costa Atlántica como en la ciudad esteña. Cuales son los precios en los principales lugares que la gente elige para vacacionar.

 
    M�s all� de que aun no hay cifras oficiales, se habla de un comienzo
 

En el caso de Punta del Este, el fin de semana largo que pasó será recordado como uno de los más multitudinarios de la última década.

Al margen de que este fin de semana la ciudad esteña literalmente “explotó”, en cuanto a cantidad de visitantes, quienes viven allí ya hablan de un “comienzo de temporada récord”, esperando igualmente hasta que se difundan las estadísticas oficiales.

Hubo llegada récord de cruceros este verano, 108 en particular, que trajeron una importantísima cantidad de pasajeros. El Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) pronostica un incremento de turistas en el orden del 8% en la península este verano. Mientras que el gobierno uruguayo ya habla del 10 por ciento.

El nivel de consumo llamó la atención a los comerciantes locales. Las 12 mil camas hoteleras están completas hasta el 7 de enero. Los restaurantes desbordan de gente y algunos, incluso, cerraron este fin de semana sus reservas hasta el miércoles. En los comercios de ropa en la Punta y en La Barra, hablan del “desenfreno” brasileño y en la irrestricta capacidad de gasto de norteamericanos y de europeos. En el caso de los argentinos, la gastronomía y las salidas, son los gastos que tienen prioridad.

El informe indica que los turistas argentinos aumentarán su consumo esta temporada en un 7 por ciento en relación con 2009 y los brasileños, el 15,5 por ciento.

En la temporada 2009 cada argentino gastó por día US$ 75,6, los europeos desembolsaron US$ 93,1 y la media se fijó US$ 82. En estos días, luego de que el dólar sumara en Uruguay la mayor caída en su cotización en los últimos 36 años, con casi 20 por ciento de depreciación de su valor a lo largo de 2009, los entendidos hacen los cálculos con un ojo en la inflación local y arriesgan un gasto diario promedio cercano a los US$ 100 diarios. En cuanto a la incidencia en el consumo del gasto argentino, se produjo una merma que fue del 70 al 50 por ciento en la actualidad.

Para tener una referencia de precios basta decir que, por estos días, en la Punta no se consiguen habitaciones de hoteles de tres estrellas por menos de US$ 200. En La Barra, comodidades similares cuestan US$ 350 la noche y los cinco estrellas cotizan, en promedio, US$ 1000.

En la Costa Atlántica

Según un informe publicado por un medio de alcance nacional, por ejemplo: una porción de rabas en Chichilo, en el puerto marplatense, saldrá desde $ 25 y la gaseosa, $ 6. “Toda la Costa compra el pescado en Mar del Plata, por eso en todos lados va a salir un 20% más”, afirmó Gastón Barbarino, del restorán Santa Teresita de Playa Grande.

En Pinamar, Daniel Giacomonodonato, del parador La Nueva Posta, también habló de un aumento de entre el 15% y 20% tanto en el alquiler de carpas y sombrillas como en las comidas. Un almuerzo en el restaurante del balneario estará entre $ 35 y $ 40 y un vino intermedio, $ 70. Las carpas: $ 3.600 todo enero. Ya tienen el 60% reservado. “Sólo el 17% son clientes de siempre. Tuvimos muchas nuevas consultas de gente que iba a Brasil o Uruguay, pero como está más caro, ahora pregunta precios en Pinamar”, detalló.

El intendente de Villa Gesell, Jorge Rodríguez Erneta, contó lo mismo. Y dijo que se reservaron el 50% de las carpas: “Las consultas empezaron en octubre, antes que la temporada pasada. Los valores de alojamiento no cambiaron, pero sí subieron las comidas. Es el aumento de los alimentos que hubo durante el transcurso del año”. Un ejemplo: un plato de calamares en el centro de la ciudad costará $ 30.

La comida no sólo será más cara, sino que las cámaras gastronómicas se pusieron firmes con los horarios: dicen que en el verano 2010 cerrarán entre la una y dos de la mañana porque no se adelantó la hora. “El verano pasado perdíamos el primer turno porque la gente iba a cenar muy tarde y trabajábamos hasta las tres de la madrugada”, enfatizaron en Al Buen Tallarín, sobre Chiozza, en San Bernardo.

En cuanto a mantener los precios de hospedaje, Miguel Ángel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, explicó que es una estrategia que tomaron las inmobiliarias y las empresas hoteleras ante las bajas estadísticas de ocupación que hubo el verano pasado en toda la Costa. “Debimos convencer a los propietarios de que piensen en las ganancias de toda la temporada y no por quincena o por semana”. En Mar del Plata ya hay entre 35 y 40% de departamentos y casas alquilados. “Es un 10% más que en 2008, y el 50% de las reservas se hizo por Internet”, contó.

La Secretaría de Turismo de Pinamar relevó esta semana que el 45% de los departamentos y casas están alquilados para enero. Y en Cariló es más alto. “El 50 % de los aparts están reservados. Los eligen por las actividades, los servicios de limpieza y la seguridad. Ya es una tendencia instalada desde hace años”, remarcó la directora, Rosa Boero. En Villa Gesell se reservaron entre el 50% y 60 % de los hoteles y aparts y más del 50% de casas y departamentos. En Mar de Las Pampas trepa hasta el 80%.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: