El turismo volvería a crecer en 2010


 

El sector registraría un incremento de actividad del 3% en 2010 tras las fuertes bajas de 2009 por la crisis y la gripe A, pero estaría lejos de alcanzar los niveles récord de 2008

Así lo indicó la consultora privada Ecolatina, que señaló además que el movimiento de turistas a nivel global sufrió una fuerte contracción este año por la explosión de la crisis.

Más de 50 millones de personas cancelaron sus planes para visitar otros países y los ingresos derivados del turismo internacional cayeron casi 8 por ciento.

Las restricciones crediticias, la caída de la actividad mundial y los efectos de la gripe A fueron los principales factores explicativos de esta retracción.

La caída del turismo mundial es la mayor desde que la Organización Mundial del Turismo comenzó a relevar estas estadísticas en 1950.

La Argentina no estuvo exenta de este contexto adverso y la entrada de turistas extranjeros se redujo 19 por ciento, entre enero y septiembre.

Los visitantes de Chile y Brasil, que explican un tercio del total, cayeron 40 por ciento.

Esa situación impactó significativamente en los ingresos del sector, ya que sus gastos diarios superan ampliamente a los de los turistas provenientes del resto del mundo.

Sin embargo, en un marco de menor incertidumbre y recuperación económica global, se prevé una suba de 3 por ciento en los arribos internacionales de turistas a nivel mundial para 2010.

Si bien la caída en el turismo interno fue menor respecto al internacional, también se observó una fuerte contracción.

La cantidad de viajeros locales hospedados en el país hasta septiembre acumularon una merma de 10 por ciento, lo cual remarcó la baja al 12 por ciento.

Los factores que explican la caída del movimiento interno son similares al derrumbe de la actividad a nivel mundial: pérdida de poder adquisitivo, crisis, incertidumbre, aumento del desempleo y epidemia de Gripe A.

El menor turismo interno, en conjunción con la abrupta caída de la entrada de viajeros extranjeros en los primeros nueve meses del año, demuestra la fuerte contracción – que puede incluso superar el dígito- que sufrió el turismo en el país.

Se trata de una mala noticia porque la actividad engloba diversos servicios asociados (hotelería, restaurantes, comercio, excursiones) y representa cerca de 8 por ciento del PBI.

En este contexto, no sorprende que la inflación del rubro se haya desacelerado en 2009.

Según el IPC Ecolatina, la suba de precios en alojamiento trepa 14 por ciento este año, mientras que el año pasado alcanzó 22,5 por ciento.

fuente Infobae.com

Anuncios

Verano 2010: El alojamiento no aumentó, pero la comida subió un 20%


COSTA ATLANTICA
Hoteles e inmobiliarias cumplieron con el compromiso de mantener los precios de 2009. En cambio, los restoranes sí los ajustaron, al igual que las carpas. Las reservas anuncian una buena temporada.
Por: Guillermina De Domini
Fuente: COSTA ATLANTICA. ENVIADA ESPECIAL
1 de 2
Mar del Plata/ Pinamar

Faltan dos semanas para el verano y los empresarios turísticos están convencidos de que la temporada 2010 será mejor que la anterior. Dicen que la Costa se volvió más competitiva que Brasil y Uruguay y que, por eso, las perspectivas son muy buenas.

En un recorrido por estas ciudades costeras, Clarín constató lo que había anticipado hace dos meses: hoteles, aparts e inmobiliarias cumplieron y mantuvieron las tarifas de 2009. Pero la comida subió un 20%, un porcentaje similar al que se incrementó el alquiler de carpas y sombrillas en Mar del Plata, Pinamar, Villa Gesell y el Partido de la Costa.

También lo confirmaron desde las secretarías de Turismo de cada ciudad. Por ejemplo: una porción de rabas en Chichilo, en el puerto marplatense, saldrá desde $ 25 y la gaseosa, $ 6. “Toda la Costa compra el pescado en Mar del Plata, por eso en todos lados va a salir un 20% más”, afirmó Gastón Barbarino, del restorán Santa Teresita de Playa Grande.

En Pinamar, Daniel Giacomonodonato, del parador La Nueva Posta, también habló de un aumento de entre el 15% y 20% tanto en el alquiler de carpas y sombrillas como en las comidas. Un almuerzo en el restaurante del balneario estará entre $ 35 y $ 40 y un vino intermedio, $ 70. Las carpas: $ 3.600 todo enero. Ya tienen el 60% reservado. “Sólo el 17% son clientes de siempre. Tuvimos muchas nuevas consultas de gente que iba a Brasil o Uruguay, pero como está más caro, ahora pregunta precios en Pinamar”, detalló.

El intendente de Villa Gesell, Jorge Rodríguez Erneta, contó lo mismo. Y dijo que se reservaron el 50% de las carpas: “Las consultas empezaron en octubre, antes que la temporada pasada. Los valores de alojamiento no cambiaron, pero sí subieron las comidas. Es el aumento de los alimentos que hubo durante el transcurso del año”. Un ejemplo: un plato de calamares en el centro de la ciudad costará $ 30.

La comida no sólo será más cara, sino que las cámaras gastronómicas se pusieron firmes con los horarios: dicen que en el verano 2010 cerrarán entre la una y dos de la mañana porque no se adelantó la hora. “El verano pasado perdíamos el primer turno porque la gente iba a cenar muy tarde y trabajábamos hasta las tres de la madrugada”, enfatizaron en Al Buen Tallarín, sobre Chiozza, en San Bernardo.

En cuanto a mantener los precios de hospedaje, Miguel Ángel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, explicó que es una estrategia que tomaron las inmobiliarias y las empresas hoteleras ante las bajas estadísticas de ocupación que hubo el verano pasado en toda la Costa. “Debimos convencer a los propietarios de que piensen en las ganancias de toda la temporada y no por quincena o por semana”. En Mar del Plata ya hay entre 35 y 40% de departamentos y casas alquilados. “Es un 10% más que en 2008, y el 50% de las reservas se hizo por Internet”, contó.

La Secretaría de Turismo de Pinamar relevó esta semana que el 45% de los departamentos y casas están alquilados para enero. Y en Cariló es más alto. “El 50 % de los aparts están reservados. Los eligen por las actividades, los servicios de limpieza y la seguridad. Ya es una tendencia instalada desde hace años”, remarcó la directora, Rosa Boero. En Villa Gesell se reservaron entre el 50% y 60 % de los hoteles y aparts y más del 50% de casas y departamentos. En Mar de Las Pampas trepa hasta el 80%.

Todos, claro, tienen buenas expectativas porque recibieron entre un 25% y 30% más de consultas que en el mismo período del año pasado. Y coincidieron en que “quienes eligieron Brasil, Uruguay u otro destino durante los últimos años, este verano están optando por volver a la Costa porque les saldrá menos”. Aún así, lo aclaran de antemano: las tarifas estarán sujetas a la oferta y la demanda de la temporada. Funcionarios y operadores detallan que pueden llegar a subir entre un 10% y un 15% la segunda quincena, y probablemente en febrero bajen del 30% al 40% respecto de la primera quincena de enero. Otro cambio: todos aseguran que el alquiler mínimo será por una semana, mientras que en el verano anterior fue por tres días.

fuente diario clarin

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: